2/09/2010

EL JUEGO DEL AHORCADO


El profesor de instituto se encontró una vez más su mote grabado sobre el capó del coche: “Pelao, jódete”, habían escrito. No se encontraba con ánimos de dar una clase sobre los verbos irregulares, así que planteó un juego a los chicos. –Pedro, al encerado –ordenó a un alumno. –Hoy vamos a jugar al ahorcado –explicó el profesor. –Voy a escribir una frase de dos palabras –añadió. Luego cogió la tiza y dibujó once rayas horizontales en la pizarra. –Bien, la primera letra, ¿cuál es? –le preguntó el profesor. –La “M” –respondió Pedro. No había ninguna “M”, así que el profesor puso la viga vertical del patíbulo. Tampoco dio con la siguiente letra, una vocal. El profesor colocó el travesaño horizontal de la horca. Falló de nuevo en su siguiente respuesta, por lo que el maestro puso la soga. Entonces, de manera sorprendentemente, Pedro encadenó correctamente varias letras seguidas: La “P”, la “O”, la “J”, la “D”, la “E” y la “T”. Aunque faltaban dos letras, Pedro quiso resolver de forma precipitada. –Pelao, jódete –dijo el alumno con un hilo de voz temblorosa. El maestro le pegó una tapada al taburete y un chasquido de huesos retumbó en el aula. El profesor cogió la tiza y completó la frase: “Pedro, jódete”.
Sonó el timbre y los alumnos salieron empujando a su compañero, que se balanceaba en el cadalso, frente a la pizarra.

12 comentarios:

no comments dijo...

Jajajja
Realmente fue una venganza-castigo cruel eh?
Aunque a más de uno hoy en día le vendría bien un escarmiento parecido.

Me gustó.

Un saludo indio

Raúl dijo...

Los profesores tendrán la condición de funcionario, y por lo tanto, la autoritas.
Sonrío.

Margaret dijo...

Vaya, como te has levantado hoy!
Me ha gustado mucho, aunque era un poco previsible.
En vista de como está el patio, puede ser que des ideas a unos cuantos...

Araceli Esteves dijo...

No quiero ni pensar la que le espera al profe después de ésta.

Belén dijo...

Pues mira, en el bus de vuelta del curro hay tres porfesoras que creo que harían eso perfectamente con un par de casos (por lo que han comentado)

Besicos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Muchas veces, "Esos locos vajitos" que cantó Serrat, necesitan un bofeta sin mano. Se aprende bastante de estos casos y más de uno, necesita un escarmiento.

Me ha gustado mucho.

Besicos muchos.

Jose C. dijo...

Genial, la ocurrencia del cadalso.

Mr Blueberry dijo...

Que bueno tío...La verdad es que no lo he visto venir...Pobre Pedro...

Ultimamente me sorprenden mucho tus textos...

Abrazotes

Miguel Baquero dijo...

Creo que últimamente los profesores están muy tentados de actuar como el de tu cuento.

Odiseo de Saturnalia dijo...

jajajaja... me he reído... jajajaja...

Aunque prefiero otras muertes:

"Sus labios son muy rojos
su falda muy ceñida
mi joven profesora
me seduce y me fascina"

AVIADOR DRO.

Pablo de la Rúa dijo...

Me ha gustado el balanceo en el cadalso y me ha gustado el juego del lenguaje para describir la situación en el aula. Quizá el final es previsible pero se disfruta leyéndolo. Un saludo.

mi nombre es alma dijo...

Voy a pasar de dejar comentario porque esta vivo el recuerdo de mis tiempos de profe de matemáticas, física y química en el instituto. En mi caso, hubiera utilizado algo más sofisticado como enseñarles a disociar el ácido cianhídrico, una práctica de nada.

Un abrazo