1/17/2017

PRÓLOGO DE "ZUM. CIENTO Y PICO NOVELAS A ESCALA" (REEDICIÓN)

Extracto del prólogo que Víctor Lorenzo Cinca ha escrito para el libro "Zum, ciento y pico novelas a escala", de Manu Espada, libro de microrrelatos que publicó en 2011 en la editorial Paréntesis y que Talentura reeditará este trimestre: 

Gran plano general con travelling lateral lento. En el horizonte, a lo lejos, se divisa un pequeño punto centelleante, un algo que asoma con timidez, que parece reclamar nuestra atención en medio de una oscura masa homogénea. Detenemos la cámara y accionamos el zum para aproximarnos a gran velocidad, diluyendo y emborronando el paisaje en los márgenes, hasta alcanzar un plano de conjunto, más cercano, menos ruidoso. Y advertimos que ese algo es ya un alguien. Y en ese alguien reconocemos a Manu Espada.
Aun estando un tanto borroso, lo primero que apreciamos -en dos de los sentidos de la palabra- es su faceta de bloguero. «La espada oxidada», su bitácora personal, fue uno de los blogs de microrrelatos más constantes y activos durante la época dorada que vivió el género en la red y también el lugar donde se gestaron y dieron a conocer la gran mayoría de los textos que componen este volumen. Para la llamada Generación Blogger, «La espada oxidada» supuso un punto de encuentro, una pequeña escuela, un taller literario, un catálogo y muestrario de minúsculos destellos. 
(...)
Mediante un plano americano, por encima de las rodillas, descubrimos que sostiene un libro en sus manos. El mismo que sostienes tú ahora.
Accionamos más el zum hasta conseguir un plano de detalle del ejemplar, y gracias a una oportuna ráfaga de viento, sus páginas pasan una detrás de otra. Escrutamos, pues, sus costuras, su interlineado, sus entrañas. Destaca, en primer lugar, la habilidad con la elipsis, ajustándose a la máxima de menos es más o a la teoría del iceberg. No todo se debe explicar porque estas minúsculas historias, como buenos microrrelatos que son, exigen la existencia de un lector activo, que participe en el hecho literario, que lea entre líneas, que relacione ideas, neuronas, que cierre el relato, que lo agrande, que lo reescriba. Un lector implicado, como por ejemplo tú.
(...)
Continúa el plano de detalle del libro. Las páginas van pasando. Una, otra, otra, otra más... Y ese es otro de los muchos méritos de este libro, la gran cantidad y variedad de historias distintas que contiene, demostración de la gran capacidad fabuladora de Manu Espada. Ciento y pico novelas a escala, pero novelas al fin y al cabo, que se amplían, crecen hasta desbordarse cuando nos acercamos a ellas, cuando accionamos el zum. No es casualidad, pues, que Manu Espada fuese incluido en la antología de Irene Andres-Suárez, una de las más importantes y prestigiosas de este género.
La ráfaga de viento hace que al fin lleguemos a la página de créditos, esa que habrás pasado sin apenas detener en ella tus ojos, y adviertas que se trata de una reedición. Una segunda oportunidad. Un acto de justicia poética. Y para que compruebes por qué este libro merece resurgir de sus cenizas y volver a alzar el vuelo, un zum inverso se aleja con lentitud hasta volver al gran plano general, con ese punto centelleante que reclama tu atención, esperándote al otro lado de la página.

Víctor Lorenzo Cinca (Balaguer, 1980) es licenciado en Filología Hispánica y profesor de Lengua y Literatura en secundaria. Ha publicado sus microrrelatos en distintas revistas y antologías. Es cofundador de la Internacional Microcuentista, revista digital especializada en el microrrelato. Mantiene un blog de creación literaria, «Realidades Para Lelos». Cambio de rasante (Enkuadres, 2015) es su primer libro de microrrelatos en solitario.

10/28/2016

TALLER DE MICRORRELATOS EN SEVILLA

El 25 de noviembre impartiré un curso intensivo de microrrelato en Sevilla. Siempre es un placer volver a la ciudad. Os dejo toda la información pinchando aquí.

9/06/2016

MICROS CON MICRO

Hemos comenzado una nueva etapa literaria conjugando los microrrelatos con el micrófono a través de un canal de Youtube. En el canal "Micros con micro" iré leyendo y acompañando con imágenes microrrelatos de autores clásicos y contemporáneos. Puedes acceder al canal pinchando en este enlace.

6/24/2016

BALANCE DE LA TEMPORADA

                                             (Cita del temario del máster)

En realidad, el máster en autismo ya lo tenía, la vida me lo dio gratis porque se cruzó en mi camino y se vino a vivir a casa. Ahora simplemente tengo un título universitario que me reconoce de manera oficial “Experto en el Trastorno del Espectro Autista”. Ha sido un año en el que aparte de los madrugones diarios a las cinco de la mañana, el duro quehacer diario en la redacción con estas segundas elecciones generales, el trabajo constante en casa con Daniel y las idas y venidas a la piscina y al fútbol, he podido acabar de escribir un libro que tenía pendiente, un manual de escritura creativa que se publicará seguramente en octubre, y además, he sacado tiempo de debajo de las piedras para estudiar un máster que me ha enseñado muchas cosas. Asuntos relacionados con un trastorno al que ahora puedo reconocer con tan sólo mirarlo de reojo. Nos conocemos muy bien el uno al otro. En el máster, todos mis compañeros eran terapeutas profesionales, y aunque en horas de prácticas quizá les supero, he podido aprender mucho de todos ellos. Para mí, el año se acaba con el curso y comienza de nuevo en septiembre. Es hora de hacer balance. Y aunque ha sido un año agotador, ha merecido mucho la pena. Daniel pasa a primaria en la media académica de su clase, he sacado tiempo de debajo de las piedras para volver a estudiar (aunque lo de volver a examinarme 20 años después ha sido duro), “Personajes secundarios” ha tenido un año magnífico en el que casi se agota toda la edición, he conocido a gente maravillosa que ha venido para quedarse, he tenido la suerte de entrevistar a todos los líderes políticos que se presentan como candidatos a estas elecciones históricas en la que han cambiado tantas cosas, y al fin, “Las herramientas del microrrelato” verán la luz con la nueva temporada y es muy posible que lo hagan en México. Y con Talentura, editorial a la que me une ya mucho más que la amistad con Mariano, sino toda una trayectoria vital. Y durante esa temporada que se avecina tampoco descansaremos mucho. Ya tendremos tiempo para descansar. Es hora de seguir con el tango. A vuelta de la esquina… la novela. El balance: Feliz de la vida.

4/12/2016

REVISTA MICROFILIAS

En la revista argentina Microfilias me publican varios textos este mes. Pinchando en este enlace. Gracias a Patricia Nasello.

3/21/2016

DE INSULTOS Y REFUGIADOS

Dice mi amigo el poeta Jorge Arbenz que hay dos insultos habituales que, salvando las debidas distancias entre uno y otro, ha desterrado para siempre: El primero es "hija/o de puta", un insulto cargado de prejuicios y violencia verbal machista que usan muchos hombres, y por desgracia, unas cuantas mujeres que hacen un flaco favor a tantos años de lucha que se carga de un plumazo un insulto de este tipo. El segundo insulto que Jorge no usa es "perro", porque cada vez tiene más clara la superioridad moral de los perros respecto a los humanos. "Humano", en cambio, sí le parece un auténtico insulto grave. Quién tenga dudas puede preguntar a los sirios, por ejemplo. Con motivo de la celebración del pasado Día del Padre, quería acordarme de los que no tienen mucho que celebrar, y para muestra, la foto de esta entrada.

3/10/2016

POETA HALLEY

Acojo en mi hogar
palabras que he encontrado abandonadas en mi palabrera.
Examino cada jaula y allí,
ladrando vocales y consonantes,
encuentro sucios verbos
que lloran después de ser abandonados
por un sujeto que un día fue su amo,
y de tan creído que era,
prescindió del predicado.
Esta misma semana
han encontrado a un par de adjetivos transtornados,
a tres adverbios muertos de frio,
y a otros tantos de la raza pronombre
que sueñan en sus jaulas
con ser la sombra de un niño.
Señalo entonces
a las palabras que llevan más días abandonadas,
y me las llevo a casa,
las vacuno de la rabia y las peino a mi manera,
como si fueran hijas únicas,
porque en verdad todas son únicas.
Acto seguido,
y antes de integrarlas en un parbulario de relatos o canciones,
les doy un beso de tinta
y les digo que si quieres ganarte el respeto,
nunca hay que olvidarse los acentos en el patio.
A veces les pongo a mis palabras
diéresis de colores imitando diademas
y yo sólo observo como juegan en el patio de un poema.
Casi siempre te abandonan demasiado pronto
y las escuchas en bocas ajenas,
y te alegras, y te enojas contigo mismo,
como con todo lo que amamos con cierto egoísmo,
y uno se queda en casa,
inerte y algo vacío,
acariciando aquel vocablo mudo llamado silencio,
siempre fiel, siempre contigo.
Pero todo es ley de vida,
como un día me dijo el poeta Halley:
Si las palabras se atraen,
que se unan entre ellas.
Y a brillar,
que son dos sílabas.