2/16/2010

EL DESEO


Me dijeron que esa fuente no era como las otras, que allí los deseos se cumplían siempre. Entusiasmado, puse la mano sobre el vientre de mi prometida, llené los pulmones de aire y arrojé un céntimo de euro. Hizo una parábola interminable que fui siguiendo con la mirada. Cuando hizo chof, ella apretó los dientes, se lanzó al agua y comenzó a buscar la moneda desesperada.

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Es lo que tiene no tener en cuenta los deseos de tu pareja ;

Me has hecho sonreír en esta mañana tan inglesa, gris sobre gis sobre húmedo gris.


R.A.

Eva- La Zarzamora dijo...

Cómo se le ocurrió por los tiempos que corren tirar el dinero en Trevi?
Mama mia. Si todo el mundo sabe que Roma ya no es la cittá aperta...
Me hiciste sonreir.

Besos, Manu.

BB dijo...

¿Y, ese deseo era compartido? Porque, hombre, que no están los serafines para tafetanes y un céntimo, es un céntimo...
Un beso
BB

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

el microrrelato éste tiene un gustillo final agradable, me resultó muy simpático, aunque pierde un poco de crédito con el argumento.
En resumen, me resultó muy sugerente porque me ví en seguida en el lugar de la escena, pero el argumento me pareció algo flojo.

saludos

manuespada dijo...

Daniel, me has dejado con la duda: ¿por qué el micro pierde crédito con el argumento? Creo que el hecho de que una persona en una pareja quiera tener un hijo y el otro no es un argumento que genera un gran conflicto psicológico, pero a lo mejor no se entiende bien lo que he querido contar, pensaba que con el gesto de tocarle el vientre a la novia ya era suficiente pista de por dónde iban los tiros. No me gusta mucho explicar los textos, pero si os ha pasado a todos tendré que ser más directo.

leo dijo...

Huy: mal apaño tiene eso.
Aunque si su deseo de ser padre fuera proporcional a su generosidad quizá yo también me habría tirado a por él ;-)

Mita dijo...

Creo que dice que es "flojo" porque es sencillo. :))
Voy a curiosear al Sr. Pablo de la Rúa, bonito nombre...

manuespada dijo...

Leo, por lo menos se pilla lo del céntimo ;)

Mita, una vez un compañero actor me contó que en una clase el profesor les propuso que pensaran un conflicto para desarrollar actuando. Uno pensó en un secuestro, otro en un accidente, otro en la muerte de una madre, etc. Otro pensó precisamente en esto, en una pareja en la que uno quería tener hijos y el otro no. A la hora de interpretat, esta historia, que era la más sencilla y en teoría la menos trágica, fue la que más carga dramática desprendió. Tras lo sencillo hay grandes dramas.

Eva, creo que en Roma hay un tío que se lleva las monedas a su casa, por eso no se cumplen los deseos en esa ciudad.

BB, no era compartido el deseo, claro que no.

MANUEL IGLESIAS dijo...

Manu; Este es el camino (creo) del micro; suguerir, dejar que el lector lo termine,complete o tergiverse. Decir algo para conseguir una explosión.¿ Qué pensar de la marcha rápida y tensa al hotel para que la mujer secara no solo sus lágrimas? Saludos

Isabel González dijo...

Hola Manu, él final ( me encantó el chof) no lo esperaba en absoluto, no sé si fue premeditado ese plural del principio, "nos dijeron" que hasta el chof pensé en un deseo compartido. Por tanto, me sorprendió el final.

Daniel, ¿crédito como sinónimo de credibilidad, de creible? Si te refieres a éso, hombre hay que tener mucha cara para mostrar ese deseo ante su prometida, pero increíble no es. ¿Tienen que serlo los micros? ¿O es crédito en el sentido de valor?

BB dijo...

Discrepo con los comentarios de aquellos que parecen no entender lo obvio, como esa mano sobre el vientre de la mujer y ese deseo no compartido,que la impulsa a ella a lanzarse al rescate de la moneda y evitar que se haga realidad.
El relato es sugerente y si no lo comprenden, entonces tendrás que poner una lista de aclaraciones al margen de cada relato. O sea...
Un beso
BB

manuespada dijo...

Bueno, se trata de mejorar el micro con lo que ve cada uno, así que creo que el comentario de Isabel era muy acertado y he cambiado el plural por el singular. De este modo queda más patente que se trata de un deseo unilateral. Gracias a todos por las sugerencias y apreciaciones.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

creo que lo que me ha desorientado es el título, quizá si fuera más explicativo y no tan general, le daría al texto más facilidad de lectura y no una necesaria segunda o tercera.
Es mi opinión, y creo además que con otro título se convertiría en un microrrelato de esos buenos, de selección.

Me decantaría por un título que indicara esa dualidad de opiniones, ese conflicto.

Saludos, espero que sea bien encajada mi humilde opinión.

Por cierto, me gustaría unirte a mi sección de entrevistas a microrrelatistas, si no te importa más adelante te puedo mandar la entrevista.

Anónimo dijo...

Yo lo entendí

Eso sí me lo tomé por el lado menos dramático pero claro lo mismo el viaje de regreso fue tenso, con esos silencios tan incómodos.

Saludossss


R.A.

manuespada dijo...

RA, ya vi que lo habías pillado.

Daniel, seguramente tienes raón con lo del título, porque he estado dándole vueltas precisamente a uno que denotara ese conflicto, pero no he encontrado ninguno que desvelara desde el principio todo, así que le seguiré dando vueltas al título. Y claro, mándame la entrevista cuando quieras, un placer.

SUSANA dijo...

Vaya, vaya..."El Deseo" continuó en los comentarios!

O sea, me llevo valor agregado Manu y por cierto, muy simpático!! Lo "dibujaste" como una historieta al final Jajajajajá!

Besote Amigo!

Nieves dijo...

je,je, muy bueno, en tan poquitas palabras lo dices todo. Un saludo.

Isabel González dijo...

SUGERENCIAS
Contradeseo,
chof
Como la falsa monea
En defensa propia
En busca del deseo perdido
Hay deseos que matan
Embarazoso
Préñate tú
Una ofensa llamada deseo
Deséame otra cosa, amor.
Apagando su deseo

Besitos, Isa

Mita dijo...

Parábola

Belén dijo...

Si es que hay gente pa to, hijo...

Besicos de semeestáiolvidandoelvideo!

Raúl dijo...

El problema quizá resida en que el lector (a mí me pasó la primera vez que leí el relato) confunde el entusiasmo del marido, con un supuesto entusiasmo de la pareja, dado que frente al marido "entusiasmado", no se hace alusión alguna al estado de ánimo de la esposa (una mueca, un mohín, una mirada, un temblor...) y sin embargo, súbitamente la vemos lanzarse al agua.
Pero ya digo que en este caso es más un sobreentendido del lector, que un fallo del autor; por lo que con una lectura pausada se subsana de inmediato.
Buen relato, Manu.

Margaret dijo...

Si me permites mi humilde opinión, el título me parece muy adecuado al tema del microrrelato. Se capta muy bien el principio, la intención del lanzador de la moneda, pero confieso que me despisté con la segunda parte. me dió la sensación que la mujer (y perdona por esto) era un perro. no sé porqué. lo de apretar los dientes no me acaba de cuadrar, me resulta un tanto violento, demuestra rabia y no le veo la asociación con el caso. para mí hubiera sido más adecuado que con una cara o gesto de ansiedad (o sentimiento similar) se lanzara a la moneda al vuelo, antes de que hiciera chof y por lo tanto daría pie a que hubiera "menos posibilidades" de que se cumpliera el deseo.

mi nombre es alma dijo...

La idea se resume en: antes de desear, preguntar.

Un abrazo

manuespada dijo...

Bueno, debo decir que me encanta el debate literario que ha provocado un texto de apenas seis líneas en cuanto alguien ha planteado una serie de dudas. Esto me demuestra que vada uno leemos los textos desde un prisma. Es lo bonito de la Literatura.

Mita dijo...

El desacuerdo

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Jeje. A veces damos todo por hecho y la parejas es cosa de dos y no de uno, pero el micro me ha encantado.

Besicos muchos.

Esteban Dublín dijo...

Qué buen cuento, Manu, sin pretesiones, bien escrito, sencillo.

Pablo de la Rúa dijo...

Muy bueno Manuel, divertido, surreallsta, de los que me gustan. Y te lo digo saltándome los comentarios. :)
Un saludo.

Sinuosa dijo...

¿A ver si encuentra la mía?
;)