9/16/2008

MÁS DEL GRITO DE TARZÁN


En realidad, el grito de Tarzán no era humano: era una creación del Departamento de Sonido de la Metro. ¡Y del propio Weissmuller que, hijo de austríacos, se basó en un grito de alegría de los pastores tiroleses! El grito definitivo creado por los técnicos de la Metro era una mezcla de los sonidos de una hiena, un camello, un violín y una soprano, más el grito Weissmuller.

Fuente: “Curiosidades, gazapos y anécdotas de Hollywood”, de Eduardo Llorente y David Erauskin

7 comentarios:

Lula dijo...

Toma castaña... jajajajajaja... no tenía ni idea...

Ayshane dijo...

Hola!!!

Hace unos días dejaste un comentario en mi blog que me gustó muchisimo, estoy de vacaciones por unos días pero en cuanto tenga la oportunidad me pasearé por tu espacio y te leeré con tiempo y tranquilidad.

Muchas gracias por visitarme
un saludo y un beso,

El Viajero Solitario dijo...

Me pregunto a qué mente retorcida se le ocurrió semajante mejunje. En todo caso, debía estar muy aburrido.
Al hilo de la noticia, pretendo escribir en una partitura los latidos del corazón y patentarlo ipso facto. Cada vez que a alguien se le ocurra bombear sangre, mi cuenta corriente se verá aumentada.
De ésta me forro.
Fijo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Jajajajajaj, esto si que es buenoooo!!!!

Belén dijo...

Me acabas de romper el mito jo...

Besicos

PriNciPeSsa dijo...

Increible... y todos intentando reproducir ese grito durante años...



....ILUSOS....

Tormenta. dijo...

Jajaja gracias Manu! esto si que es medicina, que risa por dios menuda mezcla... !jajaja, un abrazo niño!.