9/09/2008

DE PLANTAS

ÁRBOL GENEALÓGICO

Le di el último mordisco a la palmera y subí a la planta más alta en busca de mis raíces. Recordé las palabras de mi madre.
- Hijo, tú eres un coco, llegarás a lo más alto, pero no pierdas el tiempo, jamás lo encontrarás.
Desde allí podía ver todas aquellas manzanas, unas manzanas amarillentas que una vez fueron naranjas.
- Maldito gusano -me dije mientras hacía un agujero en la madera. Nada más entrar lo golpeé con el palo y lo rematé hincándole cuatro veces aquella hoja brillante.
- Lo siento hijo, no debí abandonaros -susurró aquel capullo.
Descendí los escalones de tres en tres y el Bronx me engulló para siempre.

6 comentarios:

Mia dijo...

Últimamente estás tu muy de fauna y flora...
¿Cómo serás tan original?
Besitos muy pecaminosos

amor es libertad dijo...

¿escrito desde el bronx, pues?

si fue para siempre...

Belén dijo...

Bueno, bueno, repasas las plabras que da gusto...

Besicos

Tormenta. dijo...

Mmmm para siempre, niño.. como dice mía, original, siempre lo fuiste..Pero sabes que..me cuesta captar lo que quieres decir, pero o es tu culpa es que estoy espesa, de verdad. Esta cabeza mía!
Espero que todo bien . Un besazo.

manuespada dijo...

Gracias a todos por pasaros por aquí. Tormenta, en realidad es sencillo. Se trata de un hombre que busca a su padre para vengarse de él porque lo abandonó, un hombre que vive en el Bronx, pero la historia transcurre entre cosas con nombres de plantas, como las palmeras de chocolate o las manzanas de edificios de una gran ciudad. Besos.

Javier dijo...

Ejemplo de microrelato??