5/29/2008

LAS COSAS QUE NUNCA SE DICEN

Una compañera nos pidió ayuda para un relato sobre una historia de amor sobre cosas que nunca se dijeron pero que se quedaron con ganas de decir, y me vino a la cabeza este magnífico corto, El Columpio, de Álvaro Fernández Armero (1992) que ganó el Goya al mejor cortometraje de ficción en 1993. Está protagonizado por Ariadna Gil y Coque Malla y producido por Nacho Cano. ¿Cuántas veces nos hemos perdido cosas por no decirlas? El punto de vista del corto me parece muy interesante, un diálogo sin diálogo, se lo dicen todo sin abrir la boca. Sublime manera de contar.

6 comentarios:

Sol solito dijo...

Bueno, el corto buenisimo..Que decir...Me ha recordado a una frase que oí hace tiempo: ¿Sí supieras que te quedan 5 minutos de vida y puedes hacer una llamada, a quién llamarías y qué le dirías?..entonces, porque no lo haces ahora? Besos

Odiseo de Saturnalia dijo...

Perder cosas por no decirlas, por no hacerlas... pasar las hojas del tiempo sin deleitarse en ellas... qué triste... qué forma de esperar la no vida... y de ocultarnos al vivir.

Belén dijo...

Recuerdo el corto perfectamente y lo peor, me lo enseñó una amiga un día que me quejaba de los hombres... efectivamente me pasó eso mismo, que no hablamos... solo especulamos, es más real de lo que parece...

Besicos

Lula May dijo...

Genial. No lo había visto y ya desde el principio me parece sublime. "Si es que todo es mentira" comienza diciendo Coque, curioso que acabara protagonizando una película del propio Fernández Armero titulada "Todo es mentira", supongo que el flechazo entre los dos comenzaría con este corto.
Como la vida mismita.

Gracias y besos Manu,
Lula.

Pat Rizia dijo...

precioso corto, parece que fue ayer la primera vez que lo vi, es interesante contar sobre lo no dicho, y muy difícil, me parece a mí, porque es justo eso, emplear palabras para decir que uno se calla lo mejor. Gracias por traernos el corto, un abrazo, Patro.

El Viajero Solitario dijo...

Formidable el corto, Manu. No lo conocía.
Estas historias en las que se cuenta más de lo que se muestra me parecen muy complicadas de escribir, es fácil quedarse corto o pasarse. Me viene a la cabeza ahora el espléndido cuento Gato bajo la lluvia, de Hemingway.
O la película Lost in translation.
Todo un regalo el corto que nos has traído.
Un saludo.