5/08/2008

LA ESQUELA


El hombrecillo que repartía folletos habitualmente entre los transeúntes de mi calle tenía una extraña sonrisa. Por una vez, y tan sólo con el fin de saciar mi curiosidad ante el risueño gesto de aquel desgraciado, decidí coger el papel con un gesto de desdén. Se trataba de mi esquela. No podía creer que yo estuviera muerto, hacía una hora me estaba duchando, como cada mañana, para posteriormente proceder a un copioso desayuno. La gente leía la esquela y se quedaban petrificados cuando me reconocían en la foto. Cuando me acerqué al tío de los folletos para pedir explicaciones me rajó con una navaja sin mediar palabra y continuó con su mierda de trabajo.

17 comentarios:

María Narro dijo...

es muy bueno. Me gusta tu blog.

un beso.

pd. gracias por la visita.

Evan dijo...

Anticipó su muerte...

Un beso, Manu!

:)

Sol solito dijo...

Eso pasa por pedir explicaciones. Besos

Sol solito dijo...

Eso pasa por pedir explicaciones. Besos

ALBERTO LÓPEZ dijo...

¿"andeandará" Paesa?. A ver si Iker Jiménez logra descubrirlo.

manuespada dijo...

Alberto, ya lo descubrieron los de Interviú.Vive en Francia con otro nombre.

Lula May dijo...

Muy bueno el relato, Manu. Breve y redondo, como me gustan a mí y como creo (a mi modesto entender) que deben ser. Y no está en tu libro, que ya lo he mirado...
;-)

Beso, Manu,
Lula.

Belén dijo...

:O

Y no lo leyó en el horóscopo????

Besicos

Luni dijo...

Aisssssssss que daño coño!!! Quien le mandaria a él preguntar... la curiosidad... pum"" le mató!

ea
Muám

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Me encantan estos relatos. cortitos pero que te dejan paradito y pensando, ¡si señó, ma gustao un montonaso!
Besicos.

Miguel dijo...

Menudo pájaro el tal Paesa. Una biografía de ese hombre sería seguor un best-seller.

Por cierto otro pájaro de cuentas es el tío que te dio la esquela. Desonfía de los que dan esquelas porque puedan estar repartiendo la tuya. A las pruebas me remito.

Nos vemos

Cecilia Alameda dijo...

Bonito relato dentro de su concesión. Con sorpresa final, que es como dicen los expertos que han de ser los cuentos.
Un saludo

El Viajero Solitario dijo...

Un cuento muy logrado, con ese punto de desconcierto que te deja una sonrisa, primero, y cara de tonto, después, al acabarlo.

Me ha gustado, sí señor.

Por cierto, veo que La Parca ha cambiado la capucha y la guadaña por un contrato parcial, que seguramente no le reportará ni siquiera la condición de mileurista. Cómo esta la vida. O la muerte.

Saludos.

Benjuí dijo...

Brutal.
Porque puede ocurrir. Porque no le sobra ni le falta nada. Porque habla de esa muerte que nadie quiere traer a colación: la propia.
Porque tiene una atmósfera tan cotidiana que...
Joer, con el micro.

verdial dijo...

Lo bueno si breve, dos veces buenos.

Me ha encantado.

Saludos

STEVE dijo...

LA VIDA ESTE LLENA DE EXTRAÑOS MOMENTOS....
MENUDO BLOG, PRECIOSO
UN ABRAZO

Unmasked (sin caretas) dijo...

No le queda mucho

un abrazo siempre

P