9/13/2011

EL DOBLADOR


Cuando murió Homer Simspson, alguien llamó a la puerta de su doblador español.
—I need to listen to you * —dijo una voz femenina. Al abrir, allí estaba ella. Marge Bouvier se echó en sus brazos y apagó la luz.

* Necesito escucharte.

24 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

No te perdono tu intento de matar a Hommer, de verdad que no.
Él nos sobrevivirá, fíjate lo que te digo. Y lo sabes.

ernesto ortega garrido dijo...

¡Qué tierno!
Me ha encantado.

La Zarzamora dijo...

:)
Sin esas voces de adentro que sería de esos personajes eh?
Besos, Manu.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Pobre doblador. De solo oir la voz de Marge, se me va la libido de vacaciones...

Un abrazo.

Rosa dijo...

Eres terrible, jajaja. Mira que matar a Hommer.
Muy bueno Manuespada.

Besos desde el aire

AGUS dijo...

Creo que la reflexión que propones es de hondo calado. La ausencia no es tanto la falta de imagen, sino el silencio.

Abrazos.

Jesus Esnaola dijo...

Por mucho que nuestra razón conozca la naturaleza de las cosas y hechos que nos rodean, el poder de los sentidos y la información que nos proporcionan es terrible.

Abrazos, Manu.

Nicolás Jarque dijo...

Genial y original. Nada doblado. Seguramente si ahora escucháramos al Homer americano no nos haría tanta gracia como el nuestro doblado.
Muy bueno Manu.

Odys 2.0 dijo...

James Stewart y su doblador al castellano tenían una voz asombrosamente parecida. Cálida y cercana, con ese timbre y esa forma de arrastrar las frases, dejándolas suspendidas en el reino de la duda.

Coincido con Agus, el relato lleva a reflexionar sobre la soledad y el silencio, la búsqueda de consuelo en los sustitutos.

Anita Dinamita dijo...

Si escuchamos la voz, olemos la colonia, una canción... es como revivir a los muertos.
Lo has contado con mucho humor.
Un abrazo

Maite dijo...

Este relato me origina muchas preguntas:

1.- Son más actores los dobladores que los propios actores

2.- ¿Puede morir Hommer?

3.- Es más importante, para el recuerdo, una grabación de voz que una fotografía?

4.- ¿Será solo oír su voz suficiente consuelo?

Me ha gustado mucho, Manu. Y a mí, no me hagas mucho caso, a fin de cuentas, tampoco sé si soy muy real :D

Araceli Esteves dijo...

Hay silencios totalmente insoportables.

No Comments dijo...

Manu de nuevo muy original. Me uno a las preguntas de Maite, jeje

Un saludo indio

Puck dijo...

jaja Pobre Hommer... pero me encanta. Por la idea y porque creo que la voz es algo fundamental. Hay voces de dobladores que identificamos plenamente con algún actor o personaje e incluso nos resultan extrañas haciendo otro.
Saludillos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Precioso, muy lindo. Algo que a muchos nos podría ocurrir, sobre todo con voces amigas y a las que admiramos.
Besicos muchos.

Patricia Nasello dijo...

Un bello cuento de amor!
El deseo de escuchar esa voz, ésa que no va a regresar, y sentir que la vida se nos va en ello...

Un abrazo

Anónimo dijo...

Buen cuento, Manu. Sólo un par de alcances: "Hommer" se escribe "Homer"; y la frase en inglés debería ser "I need to listen to you". Dos verbos juntos van generalmente con TO en el medio. Saludos, y felicitaciones.

manuespada dijo...

Thank you, Anonymous. Al resto de amigos, gracias por pasaros, encantado de leeros, como siempre.

Elysa dijo...

Jajaja, muy bueno, y mira, me uno a las preguntas de Maite porque también me las estaba haciendo.

Besitos

Citopensis dijo...

El doblador.

Al leer el título pensé en Bender, el de Futurama.

Un saludo señor Sword.

Ximens dijo...

Tengo que reconocer que apenas habré visto un par de capítulos de Homer. Trocitos muchos. Creo que es porque en mi casa dicen que soy como él. No puedo apreciar el valor de tu micro, lo siento.

Belén dijo...

Yo también lo eché de menos...

Besicos

David Figueroa dijo...

Jejeje... Genial, Manu!

Torcuato dijo...

Me encanta.
Un abrazo