1/22/2010

EL CARTÓGRAFO


Contrataron mis servicios de cartógrafo para dibujar un mapa político del planeta. Tracé las fronteras del mundo con grafito, pinté los países con lápices de colores y escribí el nombre de las naciones en unas letras Arial de cien kilómetros cuadrados, de tal manera que se vieran desde el aire. Cuando acabé el trabajo me encontraba en una zona amarillo oscuro que hacía frontera por la derecha con un país azul eléctrico y por la izquierda con otro lugar rojo bermellón. Tenía que regresar a mi casa, situada en una zona anaranjada de las antípodas, donde empecé a pintar el mapa. Caminé hasta la línea negra de la frontera, pero al intentar traspasarla choqué contra una fuerza invisible que me impidió la entrada. Cogí la goma de borrar y eliminé las rayas, los colores y los nombres de las naciones. Hoy, después de años, al fin he dormido en casa, pero un fuerte olor me ha despertado y he salido al balcón. Un hombre provisto de una manguera esparcía por todos lados pintura plástica anaranjada.

15 comentarios:

no comments dijo...

Y si te fijarás bien, el hombre de la manguera se debe parecer mucho, mucho, mucho a ti.

Un saludo indio

manuespada dijo...

En efecto, indio, cómo se parece a mí el hombre de la manguera ;)

santamaría dijo...

me gusta mucho la idea, aunque se me queda corto, creo que se le puede sacar más partido. creo que funcionaría mejor si no dices lo de escala real, porque se ve perfectamente luego.

manuespada dijo...

Pues te voy a hacer caso, santamaría, tienes razón.

Mita dijo...

Grafito y color!! :)
Besos

Pablo de la Rúa dijo...

Hola Manuel. Me ha encantado la imagen de pintar los países y escribirlos con Arial de cientos de kilómetros. Me ha gustado. Un saludo.

Belén dijo...

Siempre nos quedará el tipex, no te apures...

;)

Besicos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Que preciosidad de relato. ¡Chiquillo cómo disfruto tus relatos!
Besicos muchos.

Sinuosa dijo...

Te gusta la palabra "bermellón", ¿verdad? Me di cuenta de que la utilizas en varios escritos. Es tan sonora..., a mi también me gusta mucho.
Buen relato.
Saludos bermellones.
;)

Anónimo dijo...

Qué bueno poder borrar con goma las fronteras y expandir un país con pintura naranja. Este es de los micros de "idea",con una forma creativa de contar y hasta denunciar una situación.

Saludín.

R.A.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

es muy muy ingeniosa la idea.
particularmente me gustó mucho.

mi nombre es alma dijo...

Una goma que borra fronteras si, un mismo color para todo, no. El cartógrafo elimina líneas negras y deja que los colores se fundan no en uno, si no en un espectro multicolor. Que mapa más hemoso sería.

Un abrazo

Miguel Baquero dijo...

Muy ingenioso, sí señor. ¿Sabes? en estos días estoy escribiendo un cuento sobre el MacArthur Corrective Map, el mapamundi dibujado por un australiano y en cuya pista me puse gracias a un relato y a una imagen tuya hace varios meses

manuespada dijo...

Ah, Miguel, creo que ya sé a qué relato te refieres, el del mundo al revés. Ya me lo enseñarás cuando lo acabes, seguro que te queda muy bien, como todo lo que escribes.

Txell Sales dijo...

Un buen relato con final sorprendente y lleno de color.