11/17/2009

FETICHISMO


Se enamoró de ella un domingo durante la Eucaristía. Entró en misa convirtiendo el silencio de la iglesia en un rumor por obra y gracia de aquellos imponentes zapatos de tacón. Rojos. Brillantes como una puesta de sol en Granada. Acabados en charol. Un treinta y nueve. La punta ligeramente elevada, como una pequeña nariz a punto de estornudar. Una horma estrecha y elegante. Muy personales. Extraordinarios. Fascinantes. Han pasado diez años y aún recuerda aquel momento místico como si fuera ayer. Puro éxtasis. Ahora la observa frente al televisor. Lleva esas zapatillas de estar en casa con forma de ardilla fabricadas en felpa (made in Taiwan). Entonces piensa en la vecina, que tiene unas botas de montar que quitan el hipo, y, una vez más, se arrepiente de haber colgado los hábitos.

15 comentarios:

Belén dijo...

Si es que una vez conseguimos la presa, nos cansamos!

Besicos

Anónimo dijo...

Manu...este micro te ha quedado en su punto. Tiene lo mejor de un micro con las palabras justas y necesarias. Ni más ni menos.

Me parece muy buen micro, sinceramente.

Un saludo

R.A.

Es un homenaje a la imaginación, ¿para qué colgar los hábitos por un par de zapatos cuando durante la misa tenía la oportunidad de fantasear cada día con un par diferente? :)

Alba dijo...

Entonces no es verdad que se enamorara de ella.

Un beso

BB dijo...

Cuando lo cotidiano deja de
tener misterio, el curita lamenta
haber perdido su coto de caza
privado, donde daba rienda suelta
a sus fantasías eróticas.
Estupendo, Manu.
Besos
BB

Herman dijo...

Muy bueno, Manu. Pese a ser alérgico a las sotanas desde que tengo uso de razón, me resulta bastante simpático tu cura.
Un abrazo

leo dijo...

Genial. Las palabras justas. Excelente.

Elèna Casero dijo...

Quizás sólo se enamoró de los zapatos ...
¡Encantada de leerte!

Por cierto, ya he empezado tu libro y por lo que llevo leído, afirmo mi enhorabuena.

Hay calidad, imaginación y buen resultado.

Un beso

SUSANA dijo...

Momentico!!!

Quien lea tu "Fetichismo" puede creer por un momento que abandonamos los tacones rojos luego de nuestra conquista...y no es así! Sumamos fantasíasssss...de otras maneras!

Jajajajajajá! Gooood job Manu!!!

Besazo!

mi nombre es alma dijo...

No creo que sea exactamente de haber colgado los hábitos de lo que se arrepiente, si no de haber colgado su imaginación.

Tu si que no la cuelgas nunca.

Un abrazo

Sinuosa dijo...

Miro ese zapato y me vuelvo a preguntar: ¿cómo es posible que los hombres aún no entiendan nuestra atracción por los escaparates de zapatos?
Son divinos, ¿o no?
Ayss..., lástima que nos machaquen las lumbares...

Un micro buenísimo. Felicidades.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Y es que a veces nos equivocamos de profesión o de vocación, jejeje.

El relato es chulísimo,¡me ha encantado!!

Besicos muchos.

ÁFRICA dijo...

Como los zapatos de tacón son incómodos para caminar,
Me les pongo para estar por casa.
Un beso

Leny dijo...

Excelente micro! Continúo reafirmando que en lo bueno y en lo breve, está lo que nos atrapa.
Te seguiré leyendo

Saludos Cordiales

MariLoli dijo...

No es el primer cura, ni el ultimo, vamos. Uno es para toda la vida, y otro se arrepiente.
Saludos, Manu

MariLoli dijo...

No es el primer cura, ni el ultimo, vamos. Uno es para toda la vida, y otro se arrepiente.
Saludos, Manu