3/29/2010

SOMBRAS CHINESCAS


—Venderé la casa y nos iremos lejos —le dijo el hombre a su amante. —Tranquila, nunca encontrarán su cuerpo —añadió con un susurro. Tras colgar el teléfono entró en su dormitorio y encendió el flexo. La sombra de una mujer se proyectó sobre la pared del cabecero de la cama. Miró alrededor. No había nadie en la habitación, así que apagó la luz con un gesto brusco. La volvió a encender y comprobó que la silueta permanecía inmóvil en el gotelé. Puso su mano frente a la bombilla, y la sombra chinesca de sus dedos se agitó inquieta junto a la mano de la mujer. La figura le agarró por la muñeca y tiró de él con fuerza. Sobre la mesilla, la foto de su esposa parecía sonreír satisfecha mientras observaba la sombra de su viudo encerrada en la pared.

14 comentarios:

Belén dijo...

El vengador vengado...

:)

Besicos

Mita dijo...

Qué tremendo...
Besos

Esteban Dublín dijo...

Magnífico cuento.

Eva- La Zarzamora dijo...

Por eso siempre hay que ir mirando siempre para atrás. Ya lo dice el refrán. "No te fies ni de tu sombra"
Buen micro.
Besos, Manu.

mi nombre es alma dijo...

No puedo uno entrar en el mundo de las sombras y salir indemne.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Me han gustado mucho esas sombras chinescas. Un saludo R.C.

Raquel dijo...

Pués sí, es que el mundo de las sombras es para tenerle respeto.

Sinuosa dijo...

Atrapado en la pared para siempre. Tremenda venganza.
Hoy me has asombrado doblemente.
;)

Miguel Baquero dijo...

Muy bueno. Has sabido crear una historia inquietante en apenas unas líneas. Cualquiera, con esa idea, hubiéramos empleado al menos cinco o seis folios. Te felicito

Blanca dijo...

Las sombras, para algunos, resultan inquietantes. A mí me gustan y tú relato también. Muy bueno.

Un beso

BB dijo...

La venganza es dulce... En lugar de irse lejos con su amante, se quedó aprisionado en la pared, para siempre, al lado de su esposa asesinada, como una macabra sombra chinesca.
Estupendo, Manu
Besos
BB

Isabel González dijo...

Uau Manu! Muy emocionante, me gustó mucho.

Jesus Esnaola dijo...

Me gustó mucho, Manu. Si me permites una sugerencia no me gusta que las dos líneas de diálogo iniciales pertenezcan al mismo personaje, incluso me resultan un tanto confusas. Creo que quedaría mejor de otra manera, sin casi variar el contenido.

Omar dijo...

Una impecable venganza, sí señor.
Hasta pronto!