11/22/2011

EL SECRETO


Ayer apareció Mody Dick varada en la playa de La Concha. La gran ballena blanca (en realidad un cachalote de enormes dientes) aún respiraba cuando han llegado los bañistas. Le echaron agua con los pequeños cubos de los niños y destellos de luz iluminaron su inmenso lomo. Naturalmente, ellos no sabían que estaban salvando de la muerte a una criatura legendaria, pero los titulares de todo el mundo hacían referencia al acontecimiento: “Una gran ballena blanca como la que trajo de cabeza al capitán Ahab vara en San Sebastián”, “Un gran cetáceo de piel clara igual que el descrito en Moby Dick llega a la costa vasca”, “Un cachalote similar al protagonista de la mítica novela de Herman Melville encalla en La Concha”. En la foto de los periódicos aparecía el monstruo con el arpón que yo le clavé en la aleta y la cicatriz que le hizo el capitán en la cabeza. Melville nos pagó bien por nuestra historia, por nuestro silencio. El escritor ha debido suspirar aliviado cuando la grúa del ayuntamiento ha devuelto la ballena al Cantábrico, llevándose las olas su gran secreto.
----------------------------------------------------------------------------------
Mañana miércoles, tres autores de la editorial Talentura hablamos sobre "La paciencia de ser escritor" en una mesa redonda en la que podéis acompañarnos con unas cervecitas. Os dejo los datos en el cartel. Os esperamos.
---------------------
Otra cosita. Lo recordaré la semana que viene por si alguien que esté por la zona se anima a ir. El miércoles día 30 de noviembre hablaré sobre "Zoom, microrrelatos y géneros narrativos en Tordesillas", donde han tenido la amabilidad de invitarme, y les estoy muy agradecido. Nuestra amiga bloguera Rosa ha tenido el detalle de publicar un post sobre la charla. Muchas gracias, Rosa. En este enlace:

23 comentarios:

Puck dijo...

Detrás de toda ficción hay una inspiración real. Me ha gustado mucho aunque los titulares de prensa me parecen un poco extensos. Perdón por el "purismo periodístico" pero quizás no los llamaría titulares sino "la prensa de todo el mundo...
Saludillos

anTón dijo...

Un escritor escribe tantos microrelatos que se convierte en su propio personaje universal. Deja de vivir, de ser persona, de conversar y es incapaz de palpar lo cotidiano.En su funeral hay una pancarta: "Por la vuelta a los blogs personales!
Muas

manuespada dijo...

Puck, tomo nota, es cierto, son titulares muy largos.

Antón, precisamente es en los blogs personales cuando te conviertes en un personaje, aunque eso tampoco creo que sea malo a no ser que se caiga en la pornografñia sentimental y autocomplaciente.

Jesus Esnaola dijo...

Como te puedes imaginar, me ha costado muy poco ver este microrrelato.
Me ha gustado mucho (estoy de acuerdo con Puck, mejoraría con titulares más ajustados).
Lo que me desconcierta es el baile de "pasados" en la primera frase (indefinido, imperfecto y perfecto)

Abrazos, Manu

XAVIER BLANCO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa dijo...

Todos tenemos nuestra ballena blanca...

Besos desde el aire

Nicolás Jarque dijo...

Manu, se confunde la realidad con la ficción, tú lo logras. ¿Qué fue antes el huevo o la gallina? El secreto corre peligro.
Me gustó. Un abrazo.

XAVIER BLANCO dijo...

Disculpas, las prisas y los errores, repito comentario...y borro el otro.

Manu, la ficción no existe, somos nosotros mismos: la memoria, los recuerdos, los olvidos. Escribimos lo que somos, lo que quisimos ser, lo que anhelamos ser...lo que nunca fuimos...presente, pasado, futuro...sólo memoria.

Me ha gustado el texto, es un recurso muy tuyo: dar vida a los libros, convertir esos personajes en presente.

El resto ya lo ha dicho Jesús y Puck, yo sólo leo y aprendo, y por aquí aprendo mucho.

Un abrazo a tod@s.

Araceli Esteves dijo...

Los escritores son saqueadores de historias ajenas, y casi siempre acaban pensando que son cosecha propia.
Un abrazo

Mita dijo...

Si te dieran 24 h. de escritura creativa automática...qué fuente de creatividad eres,Manu.
Que lo pasési bien en El caldito
Beso

Maite dijo...

Me ha gustado mucho ver la angustia del autor por temer que su secreto pudiera ser desvelado. Como ya te han comentado, un recurso excelente el de dar vida "real" a los personajes de ficción, un recurso que tú dominas perfectamente.

Ojalá pudiera acudir a esa mesa redonda, seguro que es muy interesante y esclarecedora.

Ximens dijo...

jeje, me has llevado a ese escritor que planificaba asesinatos reales para luego escribirlos en sus novela. No sé si esto que te digo es real o ficticio, pero me suena. Tu relato sobre escritores vuelva a sacar a la luz el lado oscuro de la literatura, o las factorías de novelas.. Ma ha gustado

Elysa dijo...

el secreto de Melville desvelado gracias a tu micro, o sea que pagó por la historia.
Me ha gustado conocer estos entresijos.

Que ustedes se lo pasen bien mañana.

Besitos

AGUS dijo...

Me parece un ejercicio muy interesante. Desvelas la realidad de la ficción, o viceversa. Y hay en el texto una teoría - como a mí me gusta: divertida, con sentido del humor, pero profunda - de lo que es la literatura y hasta donde alcanzan sus límites.

Abrazos.

Lola Sanabria dijo...

Pena de ballena, al servicio del escritor.

Suerte en la charla. Bebe un par de cervezas para hidratar la garganta.

Abrazos a pares.

Elena Casero dijo...

Yo digo lo mismo que Jesús, un poco el baile de tiempos pero el relato en sí me gusta.

que lo paséis muy bien. Ya me gustaría a mí poder estar ahí escuchando.

Unos besos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

A mi el baile de preteritos no sólo no me ha molestado, sino que me ha llevado de la mano por el texto.

Leído esta mañana y releído por la noche con el reposo del día, me parece que has manejado una idea estupenda que has contado en un tono casi de nota periodística compniendo una pieza excelente.

Otro saludo admirado, Sr. Espada.

Belén dijo...

Pues mucha mierda para hoy, querido...

Besicos

Raúl dijo...

Yo diría más: "todos tenemos una ballena blanca... en el armario".

ernesto ortega garrido dijo...

Quizás sea a revés, qizás las historias cuando se escriben se convierten en realidad en un mundo paralelo o algo así. Yo también acortaría los titulares

Sibreve dijo...

¿Es posible que se hubiera tragado al naufrago de Márquez, plagiando así la historia de Job? Pregunto, nada más.
Abrazos.

Alicia dijo...

Muchas gracias por haber aceptado la invitación para venir a Tordesillas a brindarnos un poco de tu imaginación.
Ni que decir tiene que me encantan tus micros y que estoy deseando escucharte esta tarde.
Salu2.

Fernando Martínez dijo...

Te devuelvo la visita.
Me ha encantado la trama ¿imaginaria? que hay alrededor de este relato.
Por cierto, viendo tu blog entiendo más aún el comentario sobre el cortometraje. pero ya te avanzo que es una técnica que se me escapa, aunque si podría atreverme a hacerla de animación casera.
Un saludo.