8/23/2011

EL ZOO MITOLÓGICO


A la derecha tienen el establo de los centauros. Les ruego que no intenten darles comida, no serían los primeros que se llevan una coz o un puñetazo. Fue muy difícil capturarlos por su carácter guerrero. En la pradera de la izquierda pueden contemplar pastando dos ejemplares adultos de unicornio. Se trata de una especie protegida. Están en peligro de extinción. Son muy delicados. Síganme, por favor. Ahora miren hacia arriba. En la jaula que hay colgada de la hydra de tres cabezas tenemos a Pegaso. Lo capturamos durante un safari por el Olimpo. Si les interesa, a las doce del mediodía realiza una exhibición de vuelo acrobático. Es gratuita y muy interesante. Se la recomiendo. No menos interesante es el ejemplar único de ave Fénix que alberga este zoo. Ahí lo tienen, en la jaulita del suelo. Ahora duerme. Está cansado porque hace apenas una hora acaba de renacer de sus cenizas. Es un espectáculo único en el mundo. Suele morir por las noches y renace por las mañanas, así que los interesados en verlo tendrán que pagar un suplemento sobre el precio de entrada, porque mantener los trajes ignífugos conlleva un gasto considerable para las arcas de este zoo en el que habitan especies de tan diverso pelaje. Les recomiendo que no se adentren en el laberinto sin el ovillo que les dimos a la entrada. Pueden perderse, y el Minotauro tiene mal carácter. Y ahora, si quieren ver dónde vive este humilde guía, bajen estas escaleras por delante de mí, hasta abajo del todo. No se asusten con las llamas.

29 comentarios:

ernesto ortega garrido dijo...

Vaya, me he quedado con ganas de ver ese especimen estrella. ¿Tiene suplemento? Bello zoo, manu.

Belén dijo...

Si me dices que no haga algo, lo voy a hacer... ya me pasó con las ardillas en Londres!!

Besicos

Luisa Hurtado González dijo...

No sé pensamos en lo mismo, creo que sí, porque en un iglesia, junto a un altar y con sangre...pero llamarlo especimen estrella. Ahí, para mí, se te ha ido la mano.
Como oí a alguien hace algun tiempo: la Biblia y Jesucristo son la mejor campaña de marketing y publicidad de la historia (los efectos están ahí) pero eso no quiere decir que detrás alla algo. La publicidad no lo necesita.
Vamos, que me gustó el micro pero no estoy de acuerdo con el final si es el que creo.
Un beso

Luisa Hurtado González dijo...

Junto a un altar, con sangre y mitológico??? No lo veo. Ni mitológico ni de verdad, lo veo.

manuespada dijo...

Haré un pequeño cambio para dejarlo más abierto, Luisa. Tenía mis dudas con el final.

Rosa dijo...

Pagaría con gusto por ver este zoo.
Besos desde el aire

Puck dijo...

Tras leer los comentarios de Luisa supongo que ya llego con el final cambiado... Creo que definir lo mitológico daría para mucho y el micro abre ese debate. Lo de la sangre (si es que aparecía en el primer final) es lo de menos. A mí me ha gustado e intuyo que el punto de provocación religiosa está buscado. Si el objetivo era no dejar indiferente al lector. Conseguido.
Saludillos

manuespada dijo...

Mitología y religión se tocan tanto que, de hecho, la mitología en su día fue religión, y quizá dentro de siglos, nuestras religiones sean consideradas mitología llena de elementos mágicos como palomas mágicas, gente que resucita, milagros que multiplican los peces, etc.

R.A. dijo...

Eso le digo yo a mis hijas, que las religiones son fábulas y mitos, leyendas.

Yo llego con el final cambiado. Pero jme gusta cómo esta el micro actualmente.
A mí lo que me pasa es que leo hasta tres micros, me explico.
El micro tal cual.
Otro sería el micro puramente fantástico, jugando con todos los animales mitológicos: una especie de Reserva de Seres Fantásticos por así decir (mira si coincidimos en pensamiento que tengo la idea rondando mi cabeza desde hace meses y me ha encantado verla tan bien reflejada por ti.
Y el tercero sería el "más realista", el que tiene mensaje y crítica por debajo de la capa fantástica.

Un abrazo

Luisa Hurtado González dijo...

Los finales sólo los cambia el autor cuando se le pone. Vamos que para mi que ya dira Manu si hay cambios o no en el final, a lo mejor lo cambia todo.
Creo que "MI" problema es que...junto a un altar, no veo el ser mitológico, como los descritos antes (que son fantásticos, dicho sea de paso). No hay un ser fabuloso. Un cuento chino bien contado, quizás.
En fin.
Disculpas a todos

manuespada dijo...

En realidad la idea era precisamente convertir un personaje "realista" en uno "mitológico" o "fantástico", era una crítica hacia la religión (a la que yo considero pura ficción, pero son mis creencias personales). De todas formas, como no quiero herir las susceptibilidades de nadie y no lo tenía claro, he cambiado el final gracias a tu comentario, Luisa. Precisamente para eso está el blog, para tantear al lector y valorar si hay que hacer cambios en los textos, ver si funcionan o no, si llegan o no. No es la primera vez que cambio algo con vuestra opinión. Gracias a todos por los comentarios.

R.A. dijo...

Luisa yo quise decir que me gustaba tal cual está, porque no he leído el micro original sin el cambio en el final.

Es decir que me gusta el final actual. Como dice Manu, es lo bueno de tener lecturas y comentarios.

Un abrazo

Anita Dinamita dijo...

Yo casi que no bajo, que no termino de fiarme de el humilde guía, je je
Qué bien enlazados todos en el zoo!
Abrazos

Susana Camps dijo...

A mí me ha encantado el ritmo, el ambiente y el bestiario fantástico, con la voz del guía cambiando el ángulo de visión. Me parece muy original y bien logrado, sin entrar en mayores profundidades que seguramente se me escapan.
Abrazos cordiales.

Esteban Dublín dijo...

Manu: no sé si conoces la serie que estoy escribiendo: Zooilógico, una especie de "Zoom" de este lugar que nos acabas de describir.

Abrazos desde Bogotá.

César Socorro dijo...

He leído los dos finales, y creo que ambos logran dos armonicos relatos. Digo dos relatos, porque para mí, con este cambio consigues dos historias; muy buenas por cierto.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Jejeje,¡Que buen final y que original el relato!
No me repito pero si te dejo besicos muchos.

Patricia Nasello dijo...

El gran Hades o el incorregible Lucifer?
Aunque el peligro siempre seduce, prefiero quedarme con la intriga.

Precioso zoo, prometo juntar unos billetes y darme una vueltita

Un abrazo

Ximens dijo...

Un guía perfecto, me has llevado por ese zoo fantástico. El final me da un poco de yuyu. Da gusto leerte.

Elèna Casero dijo...

me gusta la manera de enlazar las historias. No he leído la primera versión, pero esta, el final me gusta.
Yo he pensado en el averno, claro.

Un abrazo

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Pues yo he leído los dos finales - con trece horas de diferencia - y me quedo con este último, Manu, sin ninguna duda.

Creo que estoy más cerca de conocer la casa del guía que la casa del final original, será por eso.

Brillante idea y mejor factura.

Enhorabuena.

Elysa dijo...

Tampoco he leído la primera versión. De todas maneras este micro me gusta, primero por que el tema me encanta, segundo como vas llevando al lector por todo el recorrido, y tercero por ese final que es decidido por el lector, cada uno puede ver distintos mitos o personajes.

Besitos

Guerrero JLP dijo...

Parece que había (o hay) un primer relato. No lo conozco, pero por los comentarios de algunos creo que agitaba alguna conciencia. Este que puedo leer se me antoja descafeinado, está bien, es un paseo por un zoo peculiar, con un final muy tenue y aséptico, que prácticamente parece forzar a preguntar al autor: ¿y...?
Gracias por compartir tu relato.

montse dijo...

No podrías añadir el otro final como algo alternativo y que se vean los dos? Es que provoca una curiosidad que no veas!!!!!!! Este me parece triste. Yo soy muy simple y lo único que veo son seres faltos de libertad.

Yun Rodríguez dijo...

Bueno el toque del guía le da un segundo aire al micro. Saludos.

manuespada dijo...

Hola a todos. A los comentarios que me hacéis en privado y en público sobre publicar el otro final: había un par de incoherencias narrativas gordas, una de ellas el título, por aquello del "Zoo" (y lo que connota de exhibición animal), y la otra tenía que ver con la mitología de seres no considerados dioses, como los que aparecen en este micro, ya que son criaturas mitológicas, pero no dioses. Por ello, lo que voy a hacer es rehacer el texto desde otra perspectiva más "divina", protagonizada por dioses "de verdad", extintos y actuales, es decir, desde Zeus o Apolo o el Sol hasta Yahvé o Cristo. A ver si sale algo que merezca la pena. En cualquier caso, he cambiado el texto únicamente por los estos errores e incoherencias "narrativas", pero que quede claro que lo nunca haría sería autocensurarme o condicionar mi forma de pensar, sentir o criticar, y menos a la hora de escribir ficción, sólo faltaba eso. Un abrazo a todos.

Rosana dijo...

Pues haces bien. Para eso está la libertad de expresión y las artes.
No debería haber nada intocable.

Abrazo

Luisa Hurtado González dijo...

Si, creo que has puesto el dedo en la llaga. En el primer micro (cuyo final critiqué) había una mezcla extraña de mitología y dioses, de magia y milagros. Algo no encajaba.
Encuentro más redonda está segunda versión. Y, si haces una tercera, con el ojo puesto sólo en dioses, para mi que va a ser genial.
Un saludo.

Arte Pun dijo...

Me parece muy correcta y alentadora su aclaración. Y jugando un poco, es coherente con lo que llama "incoherencia narrativa gorda". No sé si habrá algún microrrelato, que analizados sus componentes, no presente incoherencias narrativas gordas. Es más creo que en ello va mucho del género, permitiendo al lector acomodarse de mil formas distintas.
Saludos.