8/08/2011

EL CAZADOR DE LEYENDAS URBANAS


—En uno de los hielos de mi bourbon ha aparecido el cadáver criogenizado de Walt Disney. Haga el favor de venir a por él, si es tan amable —me pidió horrorizado mi último cliente. Con el mono de trabajo y la mascarilla nadie me reconocía, pero no era difícil localizarme. Aparecía en las páginas amarillas, por la letra “C”. “Cazador de leyendas urbanas”. Las llamadas no siempre son fiables. En ocasiones se trata de falsas alarmas. Esta vez el cliente estaba en lo cierto. Allí estaba el viejo Walt desnudo, con el bigotillo y las manos pegadas a las paredes del cubito. Al llegar a casa lo metí en el congelador, junto al abominable hombre de las nieves y un par de caimanes albinos de las alcantarillas de Nueva York que nos servirían de cena esa noche a mi esposa y a mí. Conocí a mi mujer por la llamada de un conductor de Wyoming que se la encontró en una carretera comarcal. Desde que me casé con la chica de la curva mi vida es más tranquila. Nos fuimos a vivir a una islita desierta en medio del triángulo de las Bermudas. Al principio sólo teníamos la compañía de varias de esas ratas con las que cocinan las hamburguesas en el McDonald´s, pero hemos adoptado otra mascota, el perrito de aquella niña que iba a dar una sorpresa a Ricky Martin en televisión. Como sólo se alimenta con foie-gras, nocilla y mermelada, se ha puesto orondo. Quizá por eso le hemos puesto el nombre de mi famoso hermano gemelo. Él vive en la isla de al lado con uno de los extraterrestres que se estrellaron en Roswell en 1947, pero no nos hablamos. Cosas de familia. Así somos los Presley.

--------------------------------------------------------------------------------
Nueva reseña de "Zoom" en el blog de la escritora Elena Casero:
http://escriptorum54-adlibitum.blogspot.com/2011/08/zoom-manuel-espada.html

13 comentarios:

Rosa dijo...

Un cazador de leyendas, que se lleva el trabajo a casa y que es Elvis? Buenísimo...Jeje
Gracias por las sonrisas mañaneras Manuespada.

Besos desde el aire

PD. Ya vi la reseña en el Blog de Elena. Ha salido viajero este Zomm,eh?

Víctor dijo...

La frase final, menudo remate. Bien hiladas esas leyendas urbanas...

Abrazos.

Alice se perdió dijo...

Increíble, Manuel...¡qué familia y qué trabajo más raros tienes, chico! No sabía que te anunciabas en las páginas amarillas. De haberlo sabido te habría llamado el día que aquella inmensa boa constrictor asomó su cabeza por el retrete de casa. No me dejé impresionar: cerré la tapa con fuerza y le machaqué los sesos. Afortunadamente, cuando tiré de la cadena se volvió por donde había venido...

Besos fuertes,

leo dijo...

:-)) Genial, Manu. Inspirador, de hecho se me ocurre que tienes que echarle un vistazo a mi vecino. Me contó que la otra noche se cruzó con un coche que iba sin luces, y ¡en qué hora le haría una ráfaga para avisarle! El coche empezó a perseguirle, a pegar volantazos para sacarle de la carretera. Cuando lo consiguieron, se bajaron dos pandilleros drogadictos con sendos machetes en las manos. Menos mal que le reconocieron. "¡Ey, tío, ¿tú no eres el Hitler, ese? ¡ya decía yo que tu bigote me sonaba!". Y se lo llevaron de juerga toda la noche...
Será el calor.

Susana Camps dijo...

Me parece fenomenal, me he divertido mucho y el laberinto de leyendas está muy bien tejido.
Abrazos.

montse dijo...

Acabas de convencerme de que deje el café con hielo para lo que queda de verano. Qué escalofríos!

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Que bueno Manu, me ha encantado este relato, pero bueno, eso no es de extrañar.
Besicos muchos.

Elysa dijo...

Divertido este encadenado de leyendas urbanas, me parece genial, aunque reconozco que me pierdo con lo de la niña de Ricky Martin, problema mío, supongo. Un micro para disfrutar

Besitos

Belén dijo...

jejej, ya sabía yo que Elvis jamás murioooooooooo

besicos y dale recuerdos a Jim Morrison, otro que se duda mucho que muriera, tan sano que era él...

Acuática dijo...

Juas, genial esa frase final. Me encanta eso de "cazador de leyendas urbanas" y me ha hecho gracia lo de Ricky Martin... Eso sí, he echado en falta los pollos mutantes del KFC... :P
¡Saludillos!

César Socorro dijo...

Mira por dónde has dado con Elvis. Ahora un avión fletado de seguidores se dirige a la Bermudas.

Lola Sanabria dijo...

Me encantó esta leyenda urbana. Un puntazo más, Manu.

Besos descongelados.

Odys 2.0 dijo...

Muy bueno, de lo mejorcito que he leído últimamente, bien hilado y finamente cargado de ironía, aderezado con un final de traca. Congrats.