3/28/2008

EL REGATEO


MAGENTA VA POR LA PLAYA CON UN MUESTRARIO DE ZALEOS: RELOJES BARATOS, GAFAS DE SOL, PULSERAS, PAÑUELOS…

MAGENTA
La venta ambulante no está tan mal. La gente se pasa de lista y piensa que se está llevando un chollo. Ja. ¿Quiere unas gafas, señor?

VOZ EN OFF
¿Cuánto por éstas?

MAGENTA
Barato, barato.

VOZ EN OFF
90

MAGENTA
120

VOZ EN OFF
100

MAGENTA
110

VOZ EN OFF
130

MAGENTA
100

VOZ EN OFF
120

MAGENTA
90

AMBOS
Trato hecho (CHOCA LOS 5 A UNA MANO)

MAGENTA
Otro listillo, si es que no tienen ni idea de regatear.

15 comentarios:

DIÓGENES dijo...

Tenemos ya una cierta práctica al regateo después de vivir muchas experiencias en zocos de varios países.

Pero en todas las refriegas siempre queda la misma sensación. Cuando el vendedor dice... vale, el comprador ya ha perdido.

Diógenes...

manuespada dijo...

Totalmente de acuerdo Diógenes. Si el vendedor acaba vendiendo su producto, él es el que ha ganado. Si no lo vende, no gana nadie. Aunque hay mucho listo que se cree que engaña al vendedor, juasss.

El gaucho dijo...

buenas! tanto tiempo! era para decirte que finalmente estoy en madrid! podriamos aproevchar para vernos cual es tu movil? y tu mail? encontrarás el mio en mi blog! saludos y ojala podamos compartir una charla blogger internacional

Belén dijo...

No, pues ahora en serio, es super dificil el regatear, una amiga mía es un crak pero a mi siempre me cazan... ais

Besicos

manuespada dijo...

Belén, yo tengo un amigo que tiene tanto morro que se tira horas regateando, pero el tema es muy cansino.

Gaucho, ¡bienvenido a los madriles!No encuentrio tu mail ni tu móvil, mándamelos a manusvicente@yahoo.es

manuespada dijo...

Vale gaucho, ya lo encontré.

amina dijo...

Y casi siempre las compras con regateo son compras innecesarias, con lo cual solo gana el que vende. Y tu te quedas tan feliz pensando que has engañado a alguien, sin darte cuenta de que has pagado por algo que no necesitabas, en ese caso el precio que pagas tampoco es justo.

Yo hace tiempo que no regateo, ¿para qué? Conozco a alguien que lo hace y al final me parece una pérdida de tiempo, como cuando compras los pack ahorro para sacar mercancia del super que está a punto de caducar. Si necesitas 4 botellas de coca-cola y te llevas 12 al final las pagas más caras que por separado y es posible que te toque tirar alguna caducada.

¿Cuándo ha engañado el que compra?

manuespada dijo...

Asín es Amina, que diría Jesulín. Precisamente acabo de leer a la ganadora del concurso de relatos NH de este mes y es buenísimo. Trata un tema parecido, los vendedores a domicilio. A la prota, una médico muy culta que va sobrada, dos vendedores aparentemente iletrados le acaban encasquetando una enciclopedia médica que no llega a desembalar nunca porque no le hace falta, así que, tras comprarla como si fuera un chollo, sólo le queda la opción de regalársela a alguien.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Ohhhhhhhh ¡balato, balato! No me gusta regatear o no sé. Prefiero dicir no, porque nadie es tonto en este mundo y lo más probable es que compre algo incluso que no me sirva para nada o no esté en buenas condiciones. Me pasó con una peli, me dió lástima del chico y se la compré. No tenía el final.
Besicos

Benjuí dijo...

Joer, se conoce que a mí me puede mi infancia de niña pobre de barrio perdedor, porque nunca compro nada por más de lo que haya evaluado que vale.
Si pago un precio que me parece razonable, lo mismo me da que el vendedor haya ganado cuatro que dieciocho. No es mi problema.
(Igual voy de listilla, pero no me hago pajas mentales, y en eso sí que gano fijo).

Lula May dijo...

Yo soy un desastre regateando, pero tampoco tengo la sensación (cuando lo hago) de que me estén estafando. Yo sé lo que estaría dispuesta a pagar por algo y nunca pago más. Que el vendedor de turno se lleve el 500% de beneficio no me afecta, o procuro que no lo haga. Quiero decir que cuando quiero una cosa la compro, y si no la quiero o no la necesito o me parece muy caro con respecto a lo que estaría dispuesta a pagar, pues no me lo llevo. Y en paz.

Besos, Manu...
Lula.

p.d. Voy bastante a Sudamérica y he visto a veces situaciones ridículas de alguien regateando por un dólar más o menos a personas que viven en condiciones pésimas. Y creo que a veces se nos va un poquito la olla también. El precio de las cosas es el que tú estés dispuesto a pagar.

Froiliuba dijo...

El regateo... jo que recuerdos tan divertidos, lo importante no era el precio final, el proceso,eso era lo divertido.
En Marruecos regatee poco la verdad, no es mi estilo, pero uno de los mejores recuerdos que tengo es cuando un bereber se enfadó conmigo por no regatearle una pulsera.Al final estuve cenando con él de su tajin y su the en la plaza de Marrakech, y pulsera gratis además.El mejor regateo que he hecho.
Fran.

Tormenta. dijo...

Te puedes creer que nunca he regateao..jaja, no sé si sería capaz!

Besos guapo.

SUSANA dijo...

Vale Manu, que soy malísima para el regateo, y los Magenta ni se ufanan conmigo!

Muy simpático tu post amigo, parece que has estado metido en los mercados de pulgas madrileños!

Un fuerte abrazo!

manuespada dijo...

Susana, sí, he ido mucho al rastro, sobre todo cuando era pequeño, y allí regateaba con los vendedores por los objetos más variopintos. ¡Bueno, bonito, barato!