11/02/2012

EL OTRO MUNDO

Con motivo del día de Todos los santos, o día de los muertos, que se dice en mi pueblo, dejo un microrrelato de "Zoom" que también sirve de ejemplo al tema de "La Inversión". Nadie vivo quiere morir, así que nadie muerto querría resucitar. En "Los Otros", de Amenábar, veíamos el mundo de los muertos también a la inversa. Aquí pasa algo parecido.

EL OTRO MUNDO

Mi amigo Fran no era un muerto normal. Me contó que se había suicidado, aunque tenía demasiado buen aspecto, con esas mejillas sonrosadas y todos los dientes en su sitio. Fran estaba convencido de que algún día resucitaría, pero yo le animaba diciéndole que estaba hecho un asco. Lo conocí cuando nos mudamos al nuevo cementerio, un camposanto recién construido. Habíamos comprado un nicho adosado sobre plano, en el centro de la necrópolis, junto a una estatua con forma de angelito. Mis padres se quedaron con la tumba de matrimonio (de nogal barnizado) y yo con el sepulcro blanco, como correspondía a un niño de mi edad. Mi madre me advirtió que no me paseara por las afueras, porque los muertos de las fosas comunes no eran de fiar y me podían pegar alguna cosa, pero no le hice caso. Cuando conocí a Fran era un muerto travieso que jugaba a asustar al enterrador. Nos hicimos buenos amigos. Nuestra principal diversión era espantar a las mujeres que limpiaban las lápidas. Una noche Fran me dijo con voz llorosa que había llegado su hora, que el fin estaba muy cerca. Al día siguiente Fran apareció vivo. Lloré tanto por su resurrección que nadie se acercó por el cementerio durante un mes. Creo que mi madre tenía razón con los muertos de las fosas comunes. Hoy me ha salido piel en las manos.

18 comentarios:

David Moreno (No Comments) dijo...

Genial Manu. Es que en Zoom hay verdaderas joyas. Esta es una de ellas. Lo tengo de cabecera y de guía.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

AGUS dijo...

Es genial, y como dices, un buen ejemplo de la inversión, siempre al servicio de la historia. En este caso, porque además altera la perspectiva de la realidad, de lo que es y se considera normal. Muy apropiado para estas fechas.

Abrazos.

paco kali dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel Rebollar Barro dijo...

Manu, el otro mundo existe, pero está, invariablemente, en éste.
Más allá de la técnica de la inversión (pondrás la palabra de moda), lo que me gusta del texto es el cómo está escrito. Un saludo de manos óseas, que es lo que habita debajo de la caduca piel.

paco kali dijo...

Qué gran relato y que bien contado.
mis felicitaciones.
que tengas buen día y mejor fin de
semana.

Enmascarado dijo...

Hola Manu, hacía bastate que no pasaba a leerte, pero desde luego regalando joyas como ésta, procuraré estar más atento. Me gustó la naturalidad con la que das vida a los muertos. Incluso como los vuelves a la vida.

Saludos.

Araceli Esteves dijo...

Si es que lo que asusta es "el otro" mundo, lo de menos es desde qué mundo hablamos.
A mí, si estuviera muerta, los vivos me darían pánico.

Lola Sanabria dijo...

Me encantó, me encanta, me encantará. También cuando la palme. Si es que me da por zombiear.

Abrazos del más acá.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Tengo por costumbre -vicio, dicen en casa- marcar con banderitas de postit los micros -o cuentos, si el libro es de cuentos- que más me gustan de los libros, Manu. Un trabajo que me tomo muy en serio, para que quede prolijo y las banderitas no se superpongan.

Este tiene una de color rojo en mi ejemplar de Zoom.

Un abrazo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Este relato el magnífico, como todos los tuyos.
Y por supuesto, el ejemplo es genial para que los entendamos de forma práctica.
Besicos muchos.

Puck dijo...

Con lo bien que se vive en el cementerio, no me extraña que no quieran salir.
Saludillos mortales

Marta dijo...

" Hay otros mundos, pero están en éste". Paul Éluard

Elysa dijo...

Gracias, has puesto un buen ejemplo, que además de disfrutar leyendo me deja más claro que es eso de la inversión.

Besitos

Jesus Esnaola dijo...

Es excelente el micro, de esos que te mantienen una sonrisa mientras lo lees y que te borra la relectura. Y, como dices, un excelente ejemplo de inversión que ilustra magníficamente la entrada anterior (que no te lo dije en el blog pero me parece una iniciativa fantástica). Aunque no habrá muchos que se pasen por la ABLACC y no te conozcan, colocaré un enlace en cuanto pueda para que nadie se la pierda.

Abrazos

Ximens dijo...

Qué bueno, Manu! Y mejor aún tras la teoría, demostraciones de maestro. Además, me animas a comprar el libro Zoom. Crisantemos para ti, que no te vas a morir nunca, como yo. O sí.

Elisa dijo...

Lo que más me gusta de este micro es el humor que destila. Con su puntillo de crítica social, con su naturalidad describiendo el mundo de los muertos y con esa necesidad de releerlo al llegar al final para disfrutar de los detalles que solo entonces adquieren su sentido.
Unos muertos tan de andar por casa que le dan también la vuelta a los relatos de terror.
Felicitaciones, Manu.

Miguelángel Flores dijo...

Qué bueno, Manu. Me gusta mucho ese aviso de la madre, tan parecido al de las madre vivas. Yo tengo uno que habla también de morir a la inversa. A Punto De Vivir, se llama.

Un abrazo, Manu.

Fernando Martínez dijo...

GENIAL!!!
Que bueno, ese punto de vista del otro lado.
Me encanta.