10/31/2012

TEORÍA DEL MICRORRELATO: "LA INVERSIÓN"

Con este post comenzamos una idea que en principio estaba pensada para un libro sobre teoría del microrrelato o para impartir un taller, pero he decidido ir publicando estos post en el blog para lograr una mayor difusión y llegar a la gente que comienza a escribir microrrelatos. Se trata de proporcionar unas herramientas útiles, sin más. Son técnicas que los lectores asiduos del blog conocéis de sobra, pero no está de más recopilarlas para que las utilice quien pueda resultarle útiles. Son posts pragmáticos, que pueden servir de catalizador para los que quieran comenzar a escribir sin dar palos de ciego. Comenzamos con la técnica de “La Inversión”.

“La Inversión” es una de las técnicas más sencillas pero a la vez más agradecidas del género. Está muy relacionada con esa otra técnica denominada “intertextualidad”, que consiste en versionar textos universalmente conocidos y reconocidos. “La Inversión” funciona muy bien en relatos narrativamente lineales, con una estructura clásica de “planteamiento, nudo y desenlace”. Una vez que hemos elegido el texto o “la idea de texto” (que puede ser un resumen de relato completo), le podemos dar “la vuelta”, básicamente de tres formas. La primera manera sería comenzar por el “desenlace”, seguir con el “nudo” y acabar con el “planteamiento”. La segunda manera sería una inversión temporal sin texto de referencia. La otra manera sería “invertir” el escenario, y donde hay un “lago” poner un “desierto” o donde hay una persona muy “inteligente”, cambiarla por otra “con pocas luces.  Para ilustrar la primera forma de usar esta técnica, utilizaremos un conocido texto: El “Génesis”, y la no menos conocida versión del autor argentino Daniel Frini, que ya utiliza la técnica de la inversión desde el mismo título: “Siseneg" (Premo "Oveja Negra"). Invertir el orden de las letras o las frases es algo cada vez más común, por lo que comienza a ser poco original, aunque en su día fue muy novedoso, sobre todo en el juego con espejos. Habrá que buscar nuevas fórmulas.

GÉNESIS (ORIGINAL)
En el primer día Dios creó la luz y la separó de las tinieblas. En el segundo día de la creación Dios separó los cielos y la tierra. Dios continúo organizando su creación en el tercer día. Agrupó las aguas y las llamó mares y dio a revelar la tierra seca. En el cuarto día Dios creó el sol, la luna y las estrellas. Los primeros animales llegaron el quinto día de creación. El punto culminante de la creación ocurrió en el sexto día. Ahora Dios dice "Hagamos al hombre en nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. Dios descansó el séptimo día.

SISENEG (VERSIÓN INVERTIDA)
Seis días antes, murieron los animales. Cinco días antes, la lluvia mató toda vegetación. Cuatro días antes, la niebla borró cielo y firmamento. Tres días antes, el caos mezcló las aguas y la tierra. Dos días antes desapareció el hombre. En el último día, dije "apáguese la luz". Después, descansé.


En este claro ejemplo de “inversión” puede comprobarse que no se trata de ser literal, simplemente la técnica es comenzar por el final. Los textos bíblicos son muy utilizados con esta técnica porque son universalmente conocidos y tienen una estructura clásica y lineal. Pero también se pueden utilizar refranes, dichos, relatos, argumentos de novelas, noticias, acontecimientos, efemérides, cancione, un cuento infantil, un hecho histórico, o frases hechas, como en este ejemplo de Víctor Lorenzo Cinca, un microrrelato titulado “Plenitud”.

FRASE HECHA
Antes de morir hay que plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo.


PLENITUD (VERSIÓN INVERTIDA)
Ya he cortado un árbol y borrado un libro. ¿Sabes qué falta, hijo mío?

Para que no quede duda, otro ejemplo cuyo andamiaje no es ni la intertextualidad de obra conocida ni una frase hecha, sino una inversión temporal sin texto de referencia, otra de las posibilidades de inversión que más se utilizan. Un ejemplo ilustrado con un hiperbreve de Agustín Martínez Valderrama.

 
SECUENCIA LÓGICA
Ayer llovió, hoy luce el sol y mañana dios dirá.


VERSIÓN INVERTIDA
mañana llovió. hoy luce el sol. y ayer dios dirá.

La tercera de las formas utilizadas en la inversión es el cambio de verbos y adjetivos, sin que se cambie la secuencia temporal de los hechos ni la estructura del texto. Para este caso utilizaremos otro ejemplo de intertextualidad bíblica. Un microrrelato que es su día ganó el prestigioso premio del círculo Faroni y que paradójicamente no está dotado con un premio en metálico, sino que basa su prestigio en la calidad de los textos. Se trata de una inversión de “El diluvio universal”, un microrrelato de Alberto Salas Calvo titulado “Sequía Universal”.

EL DILUVIO UNIVERSAL (VERSIÓN ORIGINAL)
Yahveh dijo a Noé: “Entra en el arca tú y toda tu casa, porque tú eres el único justo que he visto en esta generación. De todos los animales puros tomarás para ti siete parejas, el macho con su hembra, y de todos los animales que no son puros, una pareja, el macho con su hembra. Asimismo de las aves del cielo, siete parejas, machos y hembras, para que sobreviva la casta sobre la haz de toda la tierra. Porque dentro de siete días haré llover sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches, y exterminaré de sobre la haz del suelo todos los seres que hice. Y Noé ejecutó todo lo que le había mandado Yahveh.


SEQUÍA UNIVERSAL (VERSIÓN INVERTIDA)
Ocurrió que Yahvé quiso poner fin a la corrupción reinante en los orbes submarinos. Así, dispuso que todos los océanos se secaran durante un periodo de cuarenta días y cuarenta noches. Sin embargo, el Todopoderoso resolvió ser compasivo, de modo que avisó a Noé para que construyera una gran pecera, donde una selección de los peces más virtuosos pudiera salvarse de la catástrofe.

En esta versión invertida podemos comprobar cómo, efectivamente, no cambia el orden temporal, sino los adjetivos, y se sustituye “el diluvio” por “la sequía”, la “tierra” por el “mar”, el “arca” por una “pecera”, y se sustituyen los animales “terrestres” por los “submarinos”.

Existen infinidad de ejemplos que usan esta sencilla técnica. Solo hay que buscar un texto más o menos conocido y lineal y darle literalmente la vuelta. Si te apetece dejar algún ejemplo más sobre esta técnica, puedes hacerlo en los comentarios. El próximo día, “el microrrelato visual”.
Por último, un cortometraje multipremiado muy ilustrativo. Atentos al nombre Arual, es decir, Laura.
 

55 comentarios:

AGUS dijo...

Me parece una iniciativa muy interesante. Principalmente, porque conocer las técnicas y los recursos - creo que el género breve es paradigma en este aspecto - es el primer paso para poder superarlos, y progresar.

Fantástica explicación, seguiremos atentos.

Abrazos.

Anita Dinamita dijo...

Qué interesante, y además el tema elegido, justo ayer leí el de Daniel Frini y el de Agustín... cosas del azar? O sería un viaje hipertemporal.
Me apunto a las clases, todavía me siento empezando
Besazos

Rosa dijo...

Gracias Manuespada por estas clases magistrales. Con tu permiso me apunto.

Besos desde el aire.

Sara Lew dijo...

Gracias por las clases. Estaré atenta a todas las lecciones porque admito que no me he leído casi nada de teoría.

Te dejo un texto que no sé si vale como ejemplo:

El original es un conocido juego infantil con los dedos de la mano:

Este puso un huevo…
Este lo coció...
Este lo peló...
Este le echó sal...
Y el más pequeñito...se lo comió!!!!!!

se la cantaba a mi hijo cuando era pequeñito y, de macabra que soy, surgió esta versión.

CINCO PASOS PARA UN SACRIFICIO

El ogro cortó las cabezas. El duende las recogió. El gigante las apiló formando un inmenso tótem. El brujo las consagró. Juntos imploraron la protección de las fuerzas de la naturaleza, pero aún así, llegó el feroz dragón y se los comió.


Un abrazo.

Víctor dijo...

Me alegra que dé comienzo un curso de técnicas de microrrelato en La Espada Oxidada, Manu. Lo seguiré con mucho gusto y me lo llevaré a la Inter a dar un paseo.
Es interesante porque -como dice Agus- hay que conocer esas técnicas para superarlas y progresar. Y que las ejemplifiques es todo un lujo. Queda todo mucho más claro.
Ah, muchas gracias por utilizar "Plenitud" como ejemplo. Me siento muy halagado. O alargado, ya no sé.
Un abrazo.

Julia del Prado dijo...

que interesante material, a continuar con el aprendizajes.
abrazos.

Alberto Sanchez Arguello dijo...

Excelente post, a la espera de más, saludos desde Managua, Nicaragua

Pedro Alonso dijo...

Generosa e interesante iniciativa que seguiré de cerca. Gracias, Manu.

Un abrazo.

manuespada dijo...

Gracias a vosotros por la acogida. No soy ningún académico, así no es mi intención poner nombres ni etiquetar, tan solo proporcionar las herramientas que conozco y que llevo utilizando desde que descubrí el género. Seguro que se me escapan muchas que podéis añadir vosotros mismos, son observaciones meramente pragmáticas, de taller, vamos, para soltarse a escribir sin hacerlo a lo loco, para dar ideas.

manuespada dijo...

Sara, tu relato está muy bien, pero no es una regresión o inversión, ya que no invierte el orden de atrás hacia adelante, sería una técnica de hipertextualidad, es decir, una versión de un cuento, en este caso de un cuento infantil y cándido transformado en otro cruel o de terror, lo que lo hace más chocante al lector si conoce la versión, así que además de la hipertextualidad utilizas la técnica de la paradoja chocante. Así la llamo yo. Besos.

manuespada dijo...

Quise decir intertextualisad, Sara, no hipertextualidad, disculpa.

Raúl dijo...

Manu, the teacher.

manuespada dijo...

Un ejemplo excelente de inversión es este magnífico microrrelato de Jesus Esnaola titulado "La cigÜeña negra". El mismo título ya es una inversión. Las cigüeñas blancas en la leyenda clásica traen a los niños, las cigüeñas negras de Jesus se los llevan. http://frankensteinsupongo.blogspot.com.es/2011/09/la-ciguena-negra.html

manuespada dijo...

Luego están los micros de Raúl, pero eso es otra historia más difícil de explicar. Realismo sucio microliterario.

Ximens dijo...

Mira que me van a venir bien estas lecciones, Manu. Te agradezco la difusión gratuita y los didácticos ejemplos. ¿Habrá examen final?

manuespada dijo...

Ximens, no habrá examen de nada, simplemente lo que iba a escribir en un libro, una especie de manual práctico teórico sobre el microrrelato lo escribo en el blog, me apetecía más esto que andar recibiendo calabazas de editoriales, que es muy cansado.

montse dijo...

Juego.



Glaciar

Hizo una pausa.
Se alejó un poco y observó su obra.
Sobraba color.
Empezó a sepultar el azul líquido bajo una capa de blanco helado.
Un blanco nieve solidificó sobre los marrones tierra y arena. Los verdes hierba se pudrieron también bajo su peso.
Un blanco granizo derrumbó el rojo teja, el naranja muro y el gris asfalto.
El blanco azúcar, en suspensión, empalagó al azul celeste hasta la náusea después de hacer palidecer al amarillo limón, encogido en una pequeña esfera.
Cuando acabó todos los blancos, confusos, se habían fundido en uno.

Alena. Collar dijo...

Vamos a ver si esto es algo, o es una surrealistada mía:

Círcularidad.

Tumbado y con los brazos cruzados, se le cayeron los dientes. Comenzó a dolerle una rodilla. Le blanqueó el pelo. Le empezó a subir el colesterol. Dejó de correr por las mañanas. Se casó. Hizo la mili. Le salió barbita. Tuvo su primera polución. Le regalaron un plumier. Aprendió a andar. Balbuceó mamá con delirante sonrisa. Devolvió la leche. Nació. Se hizo la oscuridad y nuevamente no supo dónde estaba.

Alena. Collar dijo...


Circularidad.

Tumbado y con los brazos cruzados, se le cayeron los dientes. Comenzó a dolerle una rodilla. Le blanqueó el pelo. Le empezó a subir el colesterol. Dejó de correr por las mañanas. Se casó. Hizo la mili. Le salió barbita. Tuvo su primera polución. Le regalaron un plumier. Aprendió a andar. Balbuceó mamá con delirante sonrisa. Devolvió la leche. Nació. Se hizo la oscuridad y nuevamente no supo dónde estaba.

manuespada dijo...

Alena, esto sí sería una inversión o regreso a lo Benjamin Button o a ese otro texto que unos atribuyen a Borges y otros a Quino cuyo protagonista acaba su vida en medio de un orgasmo. Lo que no cuadra mucho es que nace, cuando en realidad es que se mete dentro de la madre, quizá habría que buscar otro verbo. Besos.

manuespada dijo...

Alena, echa un vistazo a este cortometraje (el equivalente al microrrelato en cine). Es tu idea, pero en película corta, un cortometraje con más de mil premios en un año. http://www.youtube.com/watch?v=JtykW5VtUWs

manuespada dijo...

Y el relato de Scott Fitzgeral en el que está basada la película de Benjamin Button. http://axxon.com.ar/rev/193/c-193cuento11.htm

Mariano Zurdo dijo...

Me parece una idea tan genial como generosa.
Me apunto al curso como la lapa a la roca.
Abrazos

Citopensis dijo...

Estimado Manuel como siga generando post tan interesantes voy a terminar enamorándote de usted.

No el típico amor de va y viene.

Si no ese que da más miedo, que se hace desde la locura y no le deja a uno escapar.

Un cordial, su tipo entre rejas.

PD: eres un máquina. Gracias por la lección.

Lola Sanabria dijo...

Así que nos vas a ir dando más armas para usar la metralla del microrrelato. Estupendo. Tú sigue y nosostros nos empapamos.

Abrazos, muchos, muchos.

Elysa dijo...

Pues, si no tienes inconveniente me apunto a las clases.
¡Muchas gracias!

Besitos

Susana Camps dijo...

Muy buena iniciativa. Te seguiremos con interés.
Abrazos

Alena. Collar dijo...

Oye, el video es espectacular...
Sí, digo, sí sobre el verbo, pero ¿cómo lo defino?..sólo se me ocurrió ese, luego pensé no poner verbo, poner un sustantivo, "intrauterino". Pero me pareció demasiado aséptico. Luego leo el relato de S.F.
Gracias!...

ernesto ortega garrido dijo...

Magnífica clase, Manu. Siempre es un placer aprender de ti. Y muy buena idea. Estoy seguro de que no hará falta que busques editor, al final acabarán buscándote a ti. Al tiempo.

Isabel dijo...

Muchas gracias por esta iniciativa, te seguiré encantada.

Abrazos

David Vivancos Allepuz dijo...

Considéreme un alumno más, maestro. Felicidades por la iniciativa, nos va a ser muy útil, seguro.

Un abrazo,

D.

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

Muy buena iniciativa ¡gracias por compartirla!

manuespada dijo...

Alena, lo mejor es no poner nada, se entiende bien, y poner algo técnico que feo y fuera de lugar, pero tampoco pongas algo erróneo, mejor nada, puedes obviarlo. Abrazos.

Manuel Rebollar Barro dijo...

Manu, pero qué bien me va a venir todo esto que cuentas para las prácticas con mis alumnos de la ESO. Con tu permiso, aprovecharé tu generosidad y tu didactismo para difundirlo.
Un saludo de los muy, pero que muy especiales, salao altruista

L.P. dijo...

Manu, mil gracias por la explicación pero sobre todo por los ejemplos, a ver si aprendo a escribir micros que no veía la manera.

abrazos

Rosa dijo...

La sirena y el farero
Desde hace años la sirena canta desde las rocas para encantar a los marineros. A los que caen hechizados los guarda en una urna al lado de su cama. Pero los marineros a los pocos días se mueren ahogados y ella vuelve a estar sola. Hoy se ha ido a cantar más cerca de tierra firme y el farero hipnotizado por su canto ha nadado hasta ella. Rendido a sus pies, la sirena le observa y piensa en lo hermoso que es y que la urna no es lugar para él. Surca con el en brazos el mar hacia una isla desierta, donde lo deposita con dulzura. – Manolo- le susurra al oído mientras le acaricia el suave pecho. A lo lejos se oyen los gritos de los marineros mientras chocan contra las rocas del oscurecido acantilado.

Espero sepa perdonarme Don Manuespada por este destrozo.

Besos desde el aire

Maite dijo...

Genial iniciativa, Manu. Seguiré atenta, queda tanto que aprender...
Felicidades y gracias por compartirlo.

Cybrghost dijo...

Agradecer la inicativa y prometer que mañana lo leo atentamente para aprender algo, que hoy no son horas.

Arte Pun dijo...

Abrazos.

Manu, gracias. Así me va en la práctica, yo soy poco teórico.

Más que un comentario invertido entiendo que he hecho un deatráspalante. ¿no?

Ricardo Álamo dijo...

Una iniciativa estupenda, Manu. Clases gratis de microrrelatos. Voy a aprender mucho. A ver si luego lo aplico con éxito.
Abrazos.

Puck dijo...

Gracias Manu. Me apunto desde ya a este "taller" para oxidar espadas. Con la primera clase dejas el listón alto. Esperando la siguiente..
saludillos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Presente!

Aquí me quedo, en mi pupitre, tomando apuntes.

Pero no me quiero marchar sin agradecerte la generosidad, Manu. Creo que esta actitud de "prefiero compartirlo que pelearme con las editoriales para publicarlo" dice, claramente, quién eres.

Un abrazo,

josé manuel ortiz soto dijo...

Un poco (o un mucho) de teoría siempre es bueno, sobre todo porque al momento de escribir no pensamos en ella; saber sobre qué bases está uno sentado te permite asomar a los textos con otra visión. Lo que más me gusta de este proyecto, Manu, es que a diferencia de los libros de teoría del microrrelato, la sencillez con que está expuesta, no te permite abandonar la lectura. Felicitaciones.

senddero dijo...

A la gratitud hay que darle abrazos y si es de conocimiento, debe de ser eterna. Gracias y afilando el lápiz y parando sentidos. Abrazo Rub
sendero

Anónimo dijo...

ME PARECE MUY GENEROSO POR TU PARTE.Una vez en clase, en el taller de escritura creativa de Ciguñuela hize un ejercicio parecido,de mi nacimiento en el que el final,el medico me introducia a la fuerza en la barriga de mi madre...a MARTA le gusto mucho y le resulto curioso que se me ocurriera algo así.LEERE CON ATENCIÓN Y...BUENO NO SE QUE SE ME OCURRIRA ESTA VEZ.
MAY BESOS SONRIENTES.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Manu, eres increiblemente bueno en todo lo que te propones.
Voy a estar por estos andurriales siempre que pueda.
Besicos muchos.

David Moreno (No Comments) dijo...

Gracias Manu. Gracias.
Así da gusto, uno no para de aprender.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Lapislazuli dijo...

Excelente ejercicio

Nieves Torres dijo...

¡Me apunto! De momento la primera clase ha sido muy instructiva y muy amena.
Gracias por compartirlo aquí.
Un abrazo

El Manco del Espanto dijo...

Gracias por tan intertesantes aportaciones técnicas. Y en el terreno práctico os aporto a todos, para que disfrutéis, una web realmente deslumbrante:
http://mis-mejores-microrrelatos.blogspot.es/

Rubén Pesquera Roa dijo...

Excelente cursillo, Manu, enhorabuena.

Mi ejemplo favorito de la inversión en el Génesis, es de Álvaro B. G., publicado en Ficticia en 2002. El título es, también, «Sisenég»:

En el primer día, con un chasquido de sus dedos, Dios borró al hombre y la mujer de la faz de la tierra.

En el segundo, eliminó a todas las especies animales; los océanos y los ríos se vaciaron de peces; el cielo no volvió a ser surcado por ave alguna y ningún insecto, reptil o mamífero se paseó nunca más sobre la superficie de la tierra. Al Ave Fénix la embalsamó para que no se convirtiera en cenizas.

En el tercero Dios extinguió todas las plantas, incluidos los girasoles y el árbol del bien y del mal.

En el cuarto, hizo avanzar los desiertos y cubrió los mares de arena (los de dudas también).

En el quinto día apagó el sol, retiró la luna y, una a una, fue soplando sobre las estrellas y las extinguió.

En el sexto hizo desaparecer tierra y cielo.

Y en el séptimo, viendo Dios que su obra era buena, se suicidó... Fin.

Sony Sato dijo...

Gran artículo, muy instructivo.

Dejo un microrrelato sobre la perseverancia del escritor novel, por si os apetece echarle un ojo.

http://sonysato.com/el-sueno-imbatible/

Marusela Talbé dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marusela Talbé dijo...

Me ha encantado el blog; he aprendido más sobre técnicas de escritura con esta sección,que en todo un año.
Ya que nos invitas a dejar algún ejemplo de inversión, dejo el mío a ver si cumple las premisas.
texto original: "Nacer, crecer, reproducirse y morir"
Inversión: "De una parte morir sin reproducirse,de la misma, nacer y no crecer"
Saludos.

Alberto Salas Calvo dijo...

¡Gracias por citar mi cuento! Enlazo la entrada con mi página de Facebook
https://www.facebook.com/alberto.salascalvo/posts/10202229343154710