11/27/2012

HERRAMIENTAS DEL MICRORRELATO: EL CAMBIO DE CONTEXTO

Una de las herramientas del microrrelato que suele dar resultados más espectaculares es coger una realidad y colocarla en un contexto que no es el suyo. Tan solo hay que pensar en la realidad A y colocarla en el escenario B. Normalmente el resultado es un microrrelato fantástico, al poner una realidad en un contexto imposible, pero aquí no hablaremos tanto de géneros, sino de herramientas. Para momentos de bloqueo es una gran herramienta, ya que podemos hacer una lista con dos columnas. En la columna A anotaremos unos acontecimientos o unos personajes (reales o fantásticos) y en la columna B podemos situar lugares o escenarios, que pueden ser reales a fantásticos. Por ejemplo:

COLUMNA A                           COLUMNA B

Un temporal                               Un zoo     

Un unicornio                              Una habitación

Una guerra de conquista            Una alcantarilla  

Un aterrizaje                                Un tiesto

Ahora, debemos imaginar la acción o el personaje de la columna A en alguno de los escenarios de la columna B. Esta elección puede ser al azar o escogiendo el escenario que más nos guste. Podemos imaginar un unicornio en un zoo o en una alcantarilla y comenzar a escribir la historia a partir de esa idea o el aterrizaje de un avión en un tiesto, o un temporal en una habitación, como ocurre en el siguiente microrrelato de José María Merino. Tan solo hay que imaginarse qué ocurriría si los fenómenos climáticos se dieran en nuestra propia habitación, o incluso en toda nuestra casa. Una imaginación muy gráfica que vaya visualizando cada estancia, cada lugar de nuestro hogar y la reacción de nubes, rayos o toda una lista de fenómenos meteorológicos en una estancia cerrada. Y para ello, utilizar un lenguaje de “hombre del tiempo”.


PARTE METEOROLÓGICO
Hay muchas nubes en el recibidor, que ocultan la lámpara del techo y se infiltran progresivamente en la cocina y en el pasillo. Continuarán descendiendo las temperaturas, y es previsible que granice en el cuarto de baño y que llueva en la sala. Las precipitaciones serán de nieve en lo alto del aparador y en el borde superior de los cuadros. En las habitaciones del fondo, el tiempo continuará siendo seco y soleado.

Además del “truco” de las dos columnas, podemos recurrir a la clásica pregunta del “¿Y si…?”  Y empezar a escribir el relato a partir de la misma técnica, pero concretando, acotando el terreno, preguntándonos cómo sería la realidad si en lugar de ser la realidad tal y como es,la trasladásemos a otro sitio. “¿Y si hablásemos con subtítulos, como en las películas?”. “¿Y si los animales mitológicos vivieran entre nosotros como mascotas domésticas?” “¿Y si un personaje de ficción se sentase a tu lado en el autobús?” “¿Y si la vida fuera un musical?” Un ejemplo de mi libro “Zoom”, que precisamente lleva por título la herramienta utilizada en este post.


FUERA DE CONTEXTO
Al entrar en la panadería, el tendero me recibió entonando un “buenos días” con voz de tenor. Le pedí unos colines y se acercó hasta ellos moviendo el esqueleto al ritmo de la melodía que salía de sus labios. Cuando salí de allí, mis vecinos y sus dos niños, me saludaron con varios pasos de claqué y un estribillo que hacía referencia a la derrama que aún no había pagado. Abrumado, entré al bar y pedí una caña. El camarero, Pepe, amigo de toda la vida, me miró fijamente y empezó a mover sus hombros hacia arriba con lentos movimientos. Luego hizo un paso de break dance y acabó haciendo el “gusano” sobre la barra, acompañando sus espasmos con pedorretas de hip hop. Al acabar el número, un nutrido número de clientes pidió su consumición al unísono mientras levantaban sus piernas hasta la cabeza de manera alternativa, como si fuera un cancán francés. Repetían cantando: “Una de rabas y un vermú, una de bravas y un raguttttt…” Los clientes me agarraron para que siguiera el ritmo, y pese a que intenté hacer el espagat, mis piernas apenas consiguieron abrirse y un chasquido sonó a la altura de mi pelvis. Mi vida se ha convertido en un asqueroso musical. Mis comidas familiares parecen “Sonrisas y lágrimas”. Mis padres me echan broncas en falsete, y en las discotecas todos ligan imitando a los imbéciles de “Siete novias para siete hermanos”. Este mundo en el que todos se hablan cantando y bailando no me parece real y no acabo de aceptar que mi novia haya cortado conmigo entonando una melodía triste mirando al suelo, como si fuera una versión gilipollesca de Olivia Newton John en Grease. Todos me miran implorándome a coro, pero yo he decidido tirarme del tejado, como si fuera un violista desesperado, yadi dadi dadi didu didu didu didu dum.

Vamos a poner otro ejemplo más práctico:  las adicciones. Hay adicciones al alcohol, al juego, al sexo, a las drogas, etc. Se trata de coger los síntomas clásicos de la adicción y trasladarlo a alguna faceta de la vida en la que no suelan darse adicciones, como coleccionar trenes, comprar farolas, o simplemente, ser adicto a la lectura. ¿Cómo se escribiría un relato sobre un adicto a la lectura, pero desde el punto de vista trágico de un adicto a las drogas, y no desde la típica situación de la broma o el chiste grueso? Sustituyendo, cambiando de contexto, tomándonos en serio esa adicción aparentemente inofensiva, e incluso “beneficiosa” que puede ser la adicción a la lectura. Tal y como lo hace Ernesto Ortega en el siguiente microrrelato.

DESINTOXICACIÓN
El médico me prohibió leer. Cogió un bolígrafo y anotó algo sobre el cuaderno. Le hubiese quitado el boli allí mismo. Apreté los puños por debajo de la mesa y mentí: quiero dejarlo. De momento, no iban a internarme, pero debía olvidarme de los libros. Si no lograba vencer la enfermedad tendrían que meterme en esa clínica tan prestigiosa para escritores. Me hicieron pasar a una sala mientras el médico hablaba con mis padres. Al llegar a casa, tiraron los libros que tenía escondidos debajo de la cama y dieron mi nombre en las pocas librerías y bibliotecas que quedaban abiertas para que me prohibiesen la entrada. Nunca me dejaban solo. Les engañaba. Me encerraba en el baño y leía la composición de los champúes o les acompañaba al supermercado y me paraba en la sección de congelados a repasar los ingredientes. Pero me sabía a poco. Empecé a robar. En el metro miraba de reojo al viajero de al lado y me hacía con nombres y adjetivos del periódico que estaba leyendo. Pillé un verbo transitivo de una carta del banco que sustraje del buzón del vecino. Conseguí dos preposiciones en un carnet de identidad y algunos adverbios, aunque terminados en mente, en un folleto que me dieron en la calle. Cuando asalté una biblioteca, me internaron. El día que entré en la clínica, vi salir a Juan Manuel de Prada. Había adelgazado y no llevaba esas gafas de pasta que le caracterizan. Tenía mejor aspecto. En mi grupo de terapia, reconocí a Lorenzo Silva, aunque la mayoría éramos gente anónima. Pronto descubrí el mercado negro. Al apagar las luces de las habitaciones, nos reuníamos en los baños y traficábamos con palabras. Cambiábamos adverbios por preposiciones y dábamos nuestra alma por encontrar a quien tuviese el adjetivo perfecto. Por la noche componíamos historias, las memorizábamos y al día siguiente, a la hora del paseo, lejos de los ojos de los enfermeros que se distraían con la televisión, nos las contábamos. Cuando salí, todos pensaban que me había curado.

Otro ejemplo magistral es el relato de Ginés S. Cutillas, que debió preguntarse en su momento cómo sería la vida de su personaje si un bien día se encontrara un koala viviendo en su armario, un hábitat muy poco habitual para este tipo de marsupial procedente de Australia.

EL KOALA DE MI ARMARIO
Un koala vive en mi armario. Sé que suena extraño pero una noche, a las cinco de la mañana, un ruido me despertó. Cuando abrí los ojos no di crédito a lo que veía: un koala se dirigía haciendo eses hacia mi armario. Lo abrió, se acurrucó entre la ropa plegada y cerró la puerta.
En un principio pensé que soñaba pero, tras levantarme a comprobarlo, me di cuenta de que tenía al animal viviendo en el armario desde vete a saber cuándo. Como dormía plácidamente, me dio pena despertarlo. Así que cerré la puerta y me acosté pensando en qué le diría al día siguiente. Pero cuando amaneció no se me ocurrió qué decirle (¿qué se le dice a un koala que vive en tu armario?) y así fueron pasando los días. Poco a poco le fui haciendo espacio para que estuviera más cómodo. Nunca le dije nada. Incluso alguna noche, cuando tardaba en llegar, me preocupaba y no apagaba la luz hasta que lo veía aparecer mientras me hacía el dormido. Si llegaba muy borracho hasta le ayudaba a subir con la seguridad de que al día siguiente no se acordaría.
Él sabe que yo sé que existe, pero hemos llegado a un trato no oral (ni escrito) de ignorarnos.
Escribo esto en un papel mientras como en la mesa. Él está sentando enfrente de mí, masticando hojas, justo delante de la tele. Yo hago como que no le veo.

Situar animales exóticos, extinguidos, o mitológicos en situaciones y contextos totalmente cotidianos es una práctica muy extendida y que funciona muy bien por ese concepto que en narrativa se denomina “extrañamiento”, y que consiste precisamente en pegar un “punch” en la mandíbula del lector situando un elemento sumamente extraño en un contexto lo más cotidiano posible, muy propio del relato fantástico. En este registro suelen funcionar muy bien lugares muy comunes como casas con decoración clásica, situaciones familiares muy tradicionales, o tiendas de ultramarinos y panaderías, por poner algunos ejemplos. En este tipo de cambio de contexto también funciona el “truco” de las dos columnas, es decir, colocar en la columna A cosas o seres muy poco comunes y en la columna B sitios o situaciones cotidianas. Siempre sale algo con esta técnica. Pondremos un ejemplo de Ana María Shua en la que sale un dinosaurio y un dormitorio, pero también podría haber usado un tigre de bengala y un baño o un personaje de Cervantes y una joyería de barrio.

IMAGÍNESE
En la oscuridad, un montón de ropa sobre una silla puede parecer, por ejemplo, un pequeño dinosaurio en celo. Imagínese, entonces, por deducción y analogía, lo que puede parecer en la oscuridad el pequeño dinosaurio en celo que duerme en mi habitación.

Hasta la próxima a todos y gracias por la visita.

30 comentarios:

Manuel Rebollar Barro dijo...

Manu, en enero suelo utilizar con 2ºESO lo que yo llamo viernes lúdico, que significa que es un día de clase en el que no damos lengua (eso creen ellos). En esos viernes, tenemos meses del terror, del humor, Cortázar y el jazz, taller de cuentos... Este año he decidido, con tu permiso y citándote, faltaría más, aplicar la metodología que nos regalas. La veo muy práctica y muy bien desglosada. Así que, tocayo (o quizá debería decir "tocallos"), muchas gracias por todo (que es mucho)

manuespada dijo...

Yo encantado, Manuel, ya me contarás cómo va la clase. Los chavales tienen una imaginación desbordante. Un abrazo.

Rosa dijo...

Gracias Manuespada, sigo intentando aprender.

Besos desde el aire

Elena Casero dijo...

Y seguimos aprendiendo todos con estas clases magistrales. Eres genial, Manu, mejor que cualquier curso.

Muchas gracias

Raúl dijo...

Aquella chavala de Lleida de la que te hablé el otro día, va a flipar.
Sonrío.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Nueva clase magistral, Don Manu.

Agradecimiento eterno.

Un abrazo.

Alberto Sanchez Arguello dijo...

excelente, gracias

Anónimo dijo...

Te sigo Manu...
Ruben García García

Yashira dijo...

Qué maravilla Manu, me sorprendes con todas esas técnicas. Intentaré ponerlas en práctica a ver si mi imaginación es capaz de recrear todas esas posiblilidades.

Muy instructiva tu entrada. Gracias.

Anita Dinamita dijo...

Genial, Manu, muchísimas gracias!!!!
Voy a aplicarlo ahora mismito.
Abrazos

PD: Lo del musical te juro que lo he vivido mentalmente hace muchos años, los perros del parque bailando coreografías, afortunadamente ya dejé las drogas ;)

AGUS dijo...

Me parece una de las técnicas más interesantes, que explicas a la perfección, y cuya precisión en el manejo da resultados tan excelentes como los que hoy nos muestras.

Gracias, abrazos.

Dominique dijo...

Esta entrada requiere saber y generosidad...

Luisa Hurtado González dijo...

Buenas ideas para luchar contra el bloqueo, si señor. Bien contadas, los ejemplos, fantásticos
Gracias

David Moreno (No Comments) dijo...

Sólo puedo decir que GRACIAS por tu generosidad y buen hacer.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Ximens dijo...

Muchas gracias, Manu, por ponernos estas "nuevas" herramientas. Están en los relatos y como lector no las detecto. Pero ahora, con tu análisis, nos muestras las radiografías, el esqueleto.
Enhorabuena por la iniciativa.

Cybrghost dijo...

Gracias por una lección más, a ver si algún día aprendo.

ernesto ortega garrido dijo...

Me sonroja verme entre los ejemplos, Manu. Gracias por la inclusión, pero sobre todo por estas clases. Aparte de los instructivas y aclaradoras que son, animan a ponerte a escribir de inmediato.

Creo que estás haciendo mucho por el microrrelato

¡Gracias, profe!






Araceli Esteves dijo...

Pero qué buen profe estás hecho, Manu. Me quito el sombrero y aplaudo.
Vas a llenar el mundo de buenos escritores de micros.

Alena. Collar dijo...

Oye, lo de las dos columnas lo voy a probar. Me parece de lo más divertido.
Besotón.

anTón dijo...

Ahora que ya eres un gurú, sólo te falta esconderte tras la primera persona, que no se te vea que sólo sea.
No sabes lo que te quiero

josé manuel ortiz soto dijo...

Manu,no deja de parecer extraño que cuando nos sentamos a escribir, en mi caso, no pienso más que en la idea que ronda mi cabeza. Sin embargo, al leer tu entrada, todo cobra sentido.
Felicitaciones.

Rosana dijo...

Estas clases prácticas hay que juntarlas y que las lea más gente.
La de hoy me ha gustado especialmente por mi debilidad por lo fantástico.

Me he acordado del binomio fantástico de Rodari, que mi hija acaba de ver en lengua.

Y el otro Manuel, ya quisiera yo haber tenido un profesor así... Enhorabuena.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Gracias a tí Manu, estas lecciones son fabulosas y de todo esto, se saca mucho aprendizaje.
Besicos muchos.

Maite dijo...

Sigo tomando apuntes. Me aprovecho de tu saber y de tu generosidad.
Excelente explicación, Manu.
Abrazos.

Isabel dijo...

Sigo contenta y atenta a tus estupendas lecciones. Un abrazo agradecido.

Isabel dijo...

Sigo atenta y contenta por tus estupendas lecciones.

Un abrazo agradecido.

Miguelángel Flores dijo...

Gracias, Manu.
Y los ejemplos que has escogido, de los que alguno ya sabía, me parecen, además de estupendos, ideales para cada caso.

Un abrazo, van dos.

Mita dijo...

Me archivo para el curso de la comunicación escrita todos los resúmenes que vas haciendo, ¿este es el tercero,no? Espero no haberme perdido alguno.
Gracias,
Besos

Guillermo Castillo dijo...

Caballero de la sabia pluma, muchas gracias por esos recursos que nos brindar para microrrelatar. muchas gracias por enseñarnos enseñar.

letrasdeescarcha dijo...

Una buena lectura para empezar el lunes. Un abrazo.