1/21/2011

SI LEES TU NOMBRE EN LA TAPA DE UN YOGUR


Abres la tapa del yogur para buscar un premio y lees un mensaje dirigido a ti: “Miguel, sigue buscando”. Levantas la vista sorprendido y a través de la ventana caes en la cuenta de un enorme graffiti que adorna el edificio de enfrente. Unas letras en verde brillante trazan tu nombre en la pared. Te animan a descubrir tu verdadero yo. Bajas a la calle sin apenas resuello. En los letreros de todos los negocios hay notas que te van guiando por la ciudad: “A la derecha, Miguel, búscate a ti mismo, tuerce a la izquierda…” Una mercería exhibe un letrero: “Hoy vas a descubrir quién eres”. Y en la lista de precios de una frutería figura el mote con el que te llamaban en el colegio: “Dientes, entra en el bar de al lado”. Entras. El local se llama como tú. Sudoroso, te diriges al baño. Coges el bote del jabón líquido para lavarte las manos. Al acercarlo, lees este texto en la etiqueta, y descubres que me dirijo a ti para revelarte que, más allá de los límites de este papel, no existes.

30 comentarios:

AGUS dijo...

Genial, Manu. En la línea de "Madrid insólito". La historia es muy visual, el recorrido del personaje veloz, la primera frase te engancha y la resolución es un tirabuzón con triple salto mortal. Ese giro final, te deja una sensación de inquietud y desasosiego enorme. Y apunta directamente al vértigo de la existencia humana. Es un micro espléndido, de antología. Made in ManuEspada.

Abrazos y buen fin de semana.

Propílogo dijo...

Buf.
Buf.
Con todos mis respetos, Manu, eres un cochino asesino de tranquilidades. El micro es genial, semilla de histeria moderada. Incluso yendo, como va, rápido hacia el desenlace, nos da tiempo a pensar, en paralelo, "se va a liar, se va a liar".
Pero, por encima de todo, visual y conceptualmente, está el título. Un título condicional. Ése es el desasosiego. El condicional; porque hay opción, pero es mala. Si lo lees, la has cagado; y si no lo lees, igual lo leerás.
Felicidades. Bestial.
Saludos
Gabriel

Puck dijo...

Es genial pero ¡¡¡Pobre Miguel!!! se lo podías haber dicho con un poco más de tacto jeje.
Saludillos

Alice se perdió dijo...

Es muy cruel hacerles descubrir a nuestros personajes que no existen, Miguel. Me viene a la cabeza Niebla de Unamuno, que la he leido recientemente. Sí es cierto que a veces nuestros personajes nos manipulan, pero ¿qué se puede esperar de alguien que no existe?

Fernando Remitente. dijo...

Como Agus, también yo he recordado "Madrid Insólito". El final me ha dejado sin palabras (y te aseguro que eso es de los más difícil).

Un abrazo.

Torcuato dijo...

Gran micro. Me ha gustado sobretodo el principio y el desarrollo. El final un poco más templado.
Felicidades, Manu.
Un abrazo.

La mirada del mono dorado dijo...

Dios, que paraonia, a partir de ahora dejaré de leer y de buscar mi yo...vaya, como el resto de la gente.

Un abrazo.He vuelto por estos lugares.

Rocío dijo...

Boquiabierta :-o
Abrazos,
Rocío

Lola Sanabria dijo...

Me has recordado a Millás. La entrada es brutal con ese: Miguel sigue buscando. Y va una con la sonrisa puesta hasta el final en el que la no existencia fuera de la publicidad, da pánico.

Muy bueno.

Par de abrazos, previa desinfección.

Elena Lechuga dijo...

si yo fuera un personaje de mi propia vida denunciaría al autor por plagio.
Mientras tanto, espero no encontrarme mucho.

Un abrazo

Maite dijo...

Muy bueno Manu, este micro tiene el sello "manuespada" Te gusta jugar con los personajes y los llevas hasta el límite, y al lector con ellos. Un beso.

Anita Dinamita dijo...

Buenísimo, me ha aterrorizado un poquito ;)
Besos

BB dijo...

Qué terrible eso de buscarse solo para descubrir que no existes, que no eres...
Genial, Manu
Besos
BB

Araceli Esteves dijo...

Excelente, MANU, de esos relatos que te dejan tieso de envidia por no haber sido tú el que lo has escrito. Me ha encantado, en serio...

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Magnífico niño. No me esperaba el final tan contundente y me ha encantado.

Besicos muchos.

Esteban Dublín dijo...

Es una idea estupenda, Manu. Bien ejecutada, bien narrada. Sutil y preciso microrrelato.

Un abrazo de felicitación por la dimensión que está alcanzando Fuera de Temario.

No Comments dijo...

Como digo por ahí, me he dado cuenta que actualmente hay cuatro o cinco autores que me deslumbran en cada entrada. Uno eres tú por supuesto.

No paro de aprender. Quizá algún día se me pegue algo.

Un saludo indio

Tortu dijo...

Que miedito, no?

Gin Hindew 110 dijo...

Pues no se, el principio es interesante, la parte guiada tambien, pero al final el evidenciar la baturaleza del relato y el personaje ya empieza a repetirse en este medio

MANUEL IGLESIAS dijo...

Le das la vuelta a la tortilla. Todo empieza cuando al nacer nos ponen un nombre, nos van etiquetando como a los productos de un supermercado. Aparecemos en documentos, papeles... Finalizamos con nuestro nombre en una lápida que se ira borrando. Los dos sentidos de la flecha tienen un mismo resultado. Un saludo

Elèna Casero dijo...

A mí también me has recordado mucho a Millás, a quien admiro mucho.
Es un micro muy bueno.

Un abrazo.

Baizabal dijo...

Me recordó El lobo estepario; muy bien escrito, Manu, un placer leer textos de esta calidad.

Daniel Sánchez dijo...

Agus lo ha explicado perfectamente.
La TENSIÓN permanece durante todo el relato y es un lujo para el lector.

Jesus Esnaola dijo...

Y, sin embargo, no son pocas las veces que nos movemos por motivos igual de caprichosos, por pequeñas intuiciones. Me gusta que todo parata de la tapa de un yogur, como si todo lo comenzara a mover una fecha de caducidad; me gusta que acabe con un jabón, perdiéndose por el desagüe.

Muy bueno, Manu, pero mucho.

Un abrazo.

Discordia dijo...

Mientras lo leía no he podido evitar pensar en Niebla. Y eso que Unamuno no ha sido nunca lo mío, pero oye, me ha sabido mucho a él : )

Un micro macrogenial!

Sinuosa dijo...

¡Madre mía!, este relato es de premio. Genial, genial, oye.

Gemma dijo...

Terrorífico y escalofriante, Manu.
Y sobre todo muy divertido...
(Me encantó eso de "dientes".)
Abrazos

Belén dijo...

No es mala vida, esa de ser un escrito en folio blanco...

Besicos

santamaría dijo...

hacía tiempo que no me pasaba pero veo que sigues en plena forma. saludos

Alberto Flecha dijo...

Vértigo existencial, sin duda, y un final como si frenase en seco al borde de un precipio. Bravo, me gustó mucho.

Saludos, Manu.