11/29/2010

EL VIEJO ANDROIDE














Mi padre se comió el destornillador de estrella para el aperitivo. Le echaron del ultramarinos porque comenzó a devorar el género de forma compulsiva. Empezó con unos clavos, a lo que siguieron martillos y puntas, limas de hierro, aceite industrial y la lija del quince. “Es un buen digestivo, te deja el estómago lisito”, aseguraba. Se puso hecho un tanque y el médico le obligó a hacer una dieta estricta de tuercas y arandelas, pero por las noches se levantaba, abría la nevera y engullía varios tornillos. El día que intentó comerle un dedo a mi madre, lo ingresamos en una chatarrería.


Y en estos dos links, las generosas reseñas del escritor Miguel Baquero sobre "Fuera de temario":

http://mundo-es-oblongo.blogspot.com/2010/11/fuera-de-temario.html

http://latormentaenunvaso.blogspot.com/2010/11/fuera-de-temario-manuel-espada.html

24 comentarios:

Araceli Esteves dijo...

Vaya con esos androides caníbales. Me has hecho reir.

Los pretendientes de Ligeia dijo...

Era una auténtica lima. Saludos

Gin Hindew 110 dijo...

Muy bueno, sobre todo la expresion "hecho un tanque"

virgi dijo...

Ahora entiendo el énfasis de Miguel.
Con toda la razón del mundo.
Un placer leerte. Enorme.

Maite dijo...

Genial, volvemos a cultivar la fantasía y ahí, el producto esta asegurado. Un abrazo.

Sinuosa dijo...

Tu genialidad no descansa. Me asombras cada vez que te leo (aunque no siempre comente).
Un abrazo.

AGUS dijo...

Enhorabuena por la magnífica reseña de Miguel. Y por el micro, no hace falta que te diga que te mueves como nadie en el terreno fantástico. Supongo que nosotros tenemos geriátricos y ellos chatarrerías. No somos tan diferentes.

Un abrazo.

Jesus Esnaola dijo...

Estupenda dieta, rica en hierro. Muy divertido, Manu.

Un abrazo y si sigues en Canarias, métete piedras en los bolsillos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Ay Manu, como me ha gustado la ingestión de lija, para dejar lisito el estómago!, jaja, eres...
De nuevo, mi enhorabuena por esta nueva reseña, esto va rapídito hacía el éxito más grandote.
Besicos muchos.

Juan Vásquez dijo...

Será que ese libro se consigue en Buenos Aires, aprovechando que estoy de paso.

Ardaire dijo...

Llego vía Miguel Baquero y le agradezco la reseña. Te voy siguiendo.

Raquel dijo...

Sí, la dieta es estupenda pero más que nada me gusta lo inteligente de tus micros. Muy bueno.

No Comments dijo...

Pues a mí este Manu me parece un micro facilón, comparado con todos los que escribes, de los más flojos. Y el final, pues bueno, tampoco dice mucho.

Es mi opinión, espero que la aceptes

La reseña ahora voy.

Un saludo indio

Frank Invernoz dijo...

Me imagino que el personaje se engulló el tornillo que debería haber usado el mecánico para ajustar el mundo. Un post magnífico. Me hizo imaginar, mejor recordar, a mi padre que tenía una tiende de ultramarinos, ayudándome a recrear otras historias oníricas del pasado. Muy bueno todo.

Belén dijo...

Violencia de género, lo llaman, ¿no?

Besicos

David Figueroa dijo...

Me parece un micro divertido Manu, de vez en cuando vienen muy bien micros así.
Un abrazo.
David.

Esteban Dublín dijo...

Felicitaciones, Manu. Por el micro y por las reseñas de Fuera de Temario.

Un abrazo.

manuespada dijo...

Gracias a todos por los comentarios, y a Rosana, que en su día me echó una mano a la hora de construir este micro y me aportó la expresión "estar hecho un tanque". Los robots también se hacen viejos.

Aniki dijo...

Y por las noches, en vez de roncar, chirriaba, ¿no? Original relato.

Besossss.

R.A. dijo...

Vaya Manu que me lo pierdo.

Todavía ando leyedno tu libro(pero no porque no me guste al revés porque no quiero terminarlocomocuando te comes un Magnum de esos tan ricos de chocolate negro ;).
Pero ya coincido con Miguel Baquero en el humor que impregna cada uno de los relatos, hasta los más "serios".
Un humor desmadrado(por momentos muy Amanecequenoespochesco) que no se toma nada demasiado en serio y hace de esa actitud una creación. También, como a Migue me ha llamado la atención, que los cambios de identidas, la fragilidad del yo aparezca de una u otra manera en todos los relatos.
Ahora mismo estoy con la OSnata de invernadero(este es de un lirismo y ese toque tuyo medio fantástico medio surrealista que me encanta).
Cuando lo acabe te deidcaré una entrada y comentaré mis favoritos.

Oye me ha hecho mucha ilusiòn ver este micro, hasta se me había olvidado lo de estoy hecho un tanque!!!!
Me gusta que sea una historia costumbriasta protagonizada por nuestros "futuros posibles".
Hijos míos los robots heredarán la tierra....
Un abrazo.

manuespada dijo...

De eso se trataba Rosana, de costumbrismo futurista. Me alegro de que te esté gustando Fuera de temario, es un libro en el que he puesto mucha ilusión (y horas de trabajo), y espero que tenga algo más de vida que la que tuvo mi anterior libro, así que de momento daré la brasa, pero no permitiré que muera en un mes. Besos.

Alice se perdió dijo...

No hay nada más ligero para picar entre horas que una arandela. Casi todo es agujero.

Un beso, Manu.

Romek Dubczek dijo...

jejej

mi nombre es alma dijo...

Ya dicen y dicen bien, que uno es lo que come. Y este androide como hierro. No le queda más remedio que ser animicamente hierro.