1/28/2008

LOS MOTES


Los parámetros habituales para crear un sobrenombre son los siguientes:

1. Defectos físicos: El tuerto, el bizco, el cojo (todos sabemos de qué pie cojea), el manco, el tartamudo, el de la polla enana, y así hasta el infinito. Hay mucha desgracia en la viña del señor y mucho desgraciado dispuesto a reírse de ellas. Este tipo de motes son un alarde de imaginación.

2. Una característica o un rasgo acentuado: El piños, la tochas, el manoplas, la gorda, el largo, el de la polla enana (éste se repite de forma obsesiva). También llegan hasta el infinito. Pueden ir acompañados de un indicativo de lugar: La enana del 2º A, el esquelético del 1º B, el ciego del “novenobé” y así respectivamente.

3. La forma de ser: El imbécil, el tarao, la noña, el buitre, el traumatizado por su pene diminuto… Puede combinar perfectamente con los dos anteriores y añadir una la ubicación espacial: La gorda ñoña del 3º B, la tochas imbécil del 1º A. En los edificios con muchos niños ningún ser vivo o muerto en doce kilómetros a la redonda está libre de mote.

4. El de similitudes: Si alguien se parece a un famoso que sale por la tele o a un personaje popular del pueblo la lleva clara. Eso le perseguirá toda la vida: - Mira ahí viene el Pozí. - Pozí, jajaja, cuñaaaaoooo… Este tipo de motes va íntimamente unido al de defectos físicos. Por ejemplo, en un alarde de creatividad, es común llamar “Cervantes” o “Capitán Garfio” al manco, al mudo “Harpo”, al bizco “Dioni” y a la gorda “Monserrat Caballé”, todo un clásico del mote sagaz. Los que hacen este tipo de motes piensan que con la vuelta de tuerca te partirás de la risa. Una forma de que el alias parezca más currado aún es jugar a la paradoja. Se trata de llamar “Tachenco” a un tío de metro cincuenta, Onassis al vecino de la chabola o Einstein al tonto del pueblo. Esta técnica se usa para hundir la moral al exhibicionista de turno. Debido a su incontrolable manía todo el barrio conoce de cabo a rabo; gasta un miembro viril de tres centímetros y lo llaman Rocco Sifredi. La entonación con rintintín es importante para que los pocos que no hayan visto la desgracia de este señor pillen la ironía.

5. Los motes familiares: Si varias generaciones de tu familia se han creado en el mismo lugar seguramente tendrán un mote que pasará a ti, a tus hijos y a los hijos de tus hijos. La única solución es emigrar. Si vuelves por allí algún día lo primera que te preguntarán es: “¿Y tú de quién eres?”. Esto equivale a decirles el mote de la familia, que es una especie de DNI. En el pueblo a mí todavía me preguntan si soy de “Los Milanos”. Nunca he sabido la razón del mote familiar. ¿Sería mi bisabuelo un pájaro?

6. Por un hecho puntual: Si un día tienes mala suerte serás El Pupas. Ya lo dice el refranero popular: “Una vez maté un perro y me llaman mataperros”. Por eso hay que medir cada acción en la vida. Si Labordeta no hubiese presentado “Un país en la mochila” no sería “el de la mochila”, para eso ya vino luego Pocholo, pero ya tenía el mote en el nombre. Parece que de pequeño era una criatura muy achuchable. Y su hermana era muy Cuca. Esto es un ejemplo de motes pijos que se elevan a la categoría de nombres propios.

7. Los hobbies: El maquetas, el computer, el cazador, el Picasso, las cotillas, el filatélico, el numismático, la guarra del 3º, el putero del 2º, el psicópata del sótano, son algunos ejemplos. Hay quien pasará a la historia de los grandes creadores de motes, al igual que Jesús Quintero será conocido por descubrir al “Cuñao y al Peíto”.

15 comentarios:

Belén dijo...

Mi padre era de los palomos en Teruel, y así se nos conocía popularmente en el barrio, lo gordo es que yo me enteré años después de venirme a Zaragoza, así que imagina el caso que le hacía yo al mote...

Ahora yo soy la chafa huesos, jajajajajajja!!!!!

Besos

vitruvia dijo...

¡Cuánta verdad encerrada en todo este humor!, jajajajajajajja

Luni dijo...

jajajajajajaja menudo mundo el de los motes!!

Muám

Evan dijo...

jajajaj me encató, fui leyendolo lentamente, lo que más me gustó que está con terminos muy españoles :)

Te dejo un beso, majo ;)

ella y su orgía dijo...

Supongo que la obsesionada con la polla enana era una tía. De todas formas, se me ocurren formas abreviadas para el mote en cuestión. En fin.
Después de este comentario ya no me quitaré el sambenito de obscena, pero, chico, nos lo has puesto a tiro.

Besos orgiásticos.

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

Hola, es mi primera visita a tu blog... me encantó el post.

Y es totalmente verdad en todas partes del mundo, asumo, ya que por aquí también suceden estas cosas. ¿Por qué será que la gente pone motes??

Hay veces que pueden ser graciosos y otras ofensivos, pero todos... todos tienden a denigrar a la persona, porque justamente están basados en algún defecto o característica singular.

Bsss. Nos vemos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Si vienes algún día por mi pueblo Alcalá la Real y preguntas por la hija de "Jorobeta", darás con Nani. Ese apodo nos viene porque mi abuelo se rompió la columna de niño y quedó jorobado,así que los descendientes, somos los "jorobetas". Tambén soy la nieta de Manuel La Morena, un señor bastante conocido en el pueblo, aunque ni a uno ni a otro les conocí. También soy la mujer de... y la madre de... y la que hace....Aquí no le libra ni el gato, de un apodo.
Besos

irene dijo...

En el pueblo de mi madre, a una señora que se cree más que nadie, le llaman "la marquesa de la cebolla" y me parece estupendo, por cursi. En absoluto me parecen bien los ofensivos y menos si aluden a un defecto físico del que no se es culpable. No sé si me lo invento o lo leí, pero creo que en un pueblo hicieron una especie de guía sólo con los motes.
Besos

susana dijo...

Já, y eso que Vos nunca te llamaste Susana.
Nuestro famoso personaje for export "Susana Giménez" ha sabido permanecer vigente con atinadas preguntas como la que disparó a un invitado de su programa, que hablaba de los dinosaurios de la Patagonia: "Dinosaurios..vivos? y cientos de metepatas cotidianos.

Es todo un honor que te canten su canción.

El gaucho dijo...

hola colega blogger estoy en Logroño nada menos que en tu país... me gustaria saber por donde vives a ver si en uno de mis viajes puedo cruzarme contigo y hablar un poco, seria algo increible...

manuespada dijo...

¡Hola gaucho! Bienvenido a España, qué bien que estés por aquí, espero que lo disfrutes. Aprovecha los vinos de la Rioja, que están de lujo. Yo vivo en Madrid, si vienes por aquí déjame un mensaje y nos tomamos algo en la capi, claro. Pásalo muy bien.

hombredebarro dijo...

Los motes escolares: yo tuve un maestro en el colegio al que llamábamos Nenebobo, porque sólo se dirigía a ti para decirte eso mismo, nene eres bobo.
Un saludo.

pandora dijo...

en el fondo si no te toca uno demasiado feo está bien. En el pueblo de mi madre las familias se conocían por el mote y había cada historia....para morirte de risa!!!!!!!

un beso, pandora.

Tormenta. dijo...

Pues si es verdad, quién no escuchó alguna vez un mote.. y creo que eso se lleva más en los pueblos,yo lo estoy comprobando desde que vivo en uno..ya que en ciudad..la verdad,como no sea como dices tú,en el bloque o familia no estaba acostumbrada a escuchar muchos..

Saludos!

Sergi Bellver dijo...

A mí en la adolescencia me llamaban "Movie", pero que nadie pregunte por qué, pienso irme a la tumba con el secreto...