4/05/2012

MICROCUENTO

"Te quiero".

16 comentarios:

Rosa dijo...

Jajajaja me has hecho reír, pero bien pudiera ser para llorar...

Besos desde el aire

Raúl dijo...

Gracias... Yo también a ti.

Víctor dijo...

Cuando en mi lista lateral de blogs enlazados he visto el título, "Microcuento", ya he imaginado algo raro, porque no puede ser que le pongas a un micro un título con tan poco juego. Y al abrir tu blog... violà. Mucho cuento hay en el amor, sí, y mucho morro. Abrazos.

Puck dijo...

jajaja me uno a las risas, puede ser un micro de amor "te quiero" o un cuento, entonces significa "no te quiero", así que digamos que es un texto "margarita" jajaja
saludillos

Paloma Hidalgo dijo...

Los cuentos suelen tener finales felices, en los que todos comen perdices. En el tuyo, como es micro, tendrán que contentarse con ¿gorriones?

Un abrazo cuentero.

Mar Horno dijo...

El "te quiero" siempre es un microcuento. Hay quien le pone más cuento a la cosa, pero son palabras vanas que terminan sobrando en la historia. Muy bueno, me ha gustado mucho. Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Los/las hay que tienen mucho cuento. O mucha labia.

Abrazos sin más.

Mita dijo...

Pues yo lo encuento muy bonito...¿Este chico dónde vive?
Besillos

ernesto ortega garrido dijo...

Yo a ti también

Fernando Martínez dijo...

Ok.

Manuel Rebollar Barro dijo...

Palabras bisagra, sí señor, de esas que, cuando las dices, entras en otro nivel. El problema está en cuando se te despeñan producto del subidón del deseo. Ahí sí está el microcuento.

Ameno, breve, conciso y directo. El ABCD del micro, Manu

Arte Pun dijo...

¿Mucho?

Elysa dijo...

Sí que es micro, sí. Y cuento también.

Besitos

Jesus Esnaola dijo...

Muy bueno, Manu, por si a alguien le quedaban dudas sobre la diferencia entre microcuento y microrrelato.

Abrazos

Anita Dinamita dijo...

Mmm, creo que ya me lo habían contado, es un cuento muy bonito, y por lo general dura poco, por eso micro, no?
Abrazos

Enmascarado dijo...

Yo creo que es el micro más corto que he leido en mi vida.
Como todos los cortísimos, más abierto queda a lo que quieras (o puedas) interpretar.

No por simple, cualquier evidencia tan directa deja de sorprtender fuera de lugar.

Saludos Manu