1/08/2012

LAS HUELLAS (MICRORRELATO REVERSIBLE)

Pinchar imagen para ampliar el texto:


20 comentarios:

manuespada dijo...

Este relato está diseñado para leer en papel, para dar la vuelta al libro o la la hoja, pero como no se puede dar la vuelta a la pantalla, duplico el mismo en la imagen de abajo, como se el lector le diera la vuelta a la pantalla.

Rosa dijo...

Me ha gustado mucho Manuespada, esta vuelta de hoja y de relato. Muy original. Enhorabuena y besos desde el aire

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Muy bueno, Don Manu.

Nos regalas un relato especial, por lo singular de su planteamiento.

Un abrazo,

Mónica Ortelli dijo...

Ja, ingenioso y vale la aclaración porque con una PC de escritorio es bastante difícil de lograr el giro. Un micro interactivo.
Saludos!

Juan Ojeda dijo...

Si, en persona se hace más fácil (digo en contacto concreto con la hoja); igualmente me pareció una idea muy interesante en el giro... yo una vez lo hice con un cuento completo visto desde dos ópticas diferentes según las hojas pares impares y a la vez girando 180° el libro.

Esta variante me pareció genial porque además de lo novedoso de la lectura a ese movimiento le agregás sentido con el mismo argumento del micro...

Un fuerte abrazo, celebro haber visto esa esquela en forma de cruz y luego hacerme seguidor de este blog.

Esteban Dublín dijo...

Lo que no entiendo, Manu, es cómo haces para lograr esos efectos en el Word. ¡Llevo 2 horas tratando de evocar la aplicación y no lo logro!

AGUS dijo...

Genial Manu. Tal y como dices en papel el efecto debe acentuarse. Creo que no se puede hablar de experimento porque el texto funciona, hay que hablar de innovación y vanguardia. Soy de los que piensan que éste género tiene mucho camino por recorrer en las formas, pero así, de esta manera, con un sólido argumento, una idea potente y una historia que contar. Increíble.

Abrazos.

Nicolás Jarque dijo...

Manu, muy original este ejercicio de perspectivas que da que pensar sobre como se ven las cosas de diferentes puntos. La vida es eso, observar las cosas desde mi lugar y desde tu lugar, y luego evaluar.
Me gustó mucho.
Un abrazo.

manuespada dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Agus, como bien dices, no soy muy partidario del experimento vacío, es decir, creo que si el experimento no tiene la base sólida de un buen argumento y un desarrollo aceptable, el experimento se queda sólo en la forma, y eso me parece un bluf de ingenio que no tiene que ver con la Literatura. Por eso siempre pienso em argumento, y una vez que lo tengo armado, le intento poner un "traje", pero siempre en este orden, aunque no siempre se consigue, claro.

Esteban, lo que hago es escribir el texto en Word, luego lo copio y lo pego en la aplicación Paint, de Windows, y le doy a girar imagen 180º después de unos corta pega que ajusten el texto, sin más. Finalmente lo guardo en formato JPG, como si fuera una foto, por eso tengo que publicarlo en formato imagen en el blog.

Gracias a todos por pasaros y comentar. Un abrazo.

Puck dijo...

Del derecho y del revés eres genial. En un folio ganará pero en un libro más, no solo para el que lee sino para quien mira al que lee y de repente le ve dar la vuelta al libro jeje. Lo siento, lunes postvacacional y se me va la pinza
saludillos

David Moreno (No Comments) dijo...

Eres el rey de la innovación, de los experimentos, el mago de los microrrelatos. Y a esto, le añades contenido, historia, narración. Fabuloso.

Un saludo indio

R.A. dijo...

A mí lo que me ha gustado, es que me he olvidado del derecho del revés y ha llegado un punto en que no sabía muy bien dónde estaba. O sea que consigues que el lector se sienta como el prota, desorientado en esos dos mundos más que paralelos complementarios. De manera que uno acaba pensando que la colocación lógica es ilógica. Este microrrelato le habría encantado a Lewis Carroll...

Abrazo

Rubén dijo...

Me encanta la interactividad con el texto, el círculo de la trama y el circulo del soporte, del tiempo en que transcurre. Genial, un abrazo

Susana Camps dijo...

Siempre te superas, y no sólo atendiendo a la originalidad y la forma. El texto recibe un impacto simétrico. Fenomenal, Manu.
Abrazos.

Lola Sanabria dijo...

Este microrrelato me ha producido vértigo. Y es que está muy bien conseguida la reversibilidad, esos rascacielos a ras del suelo, la silla y la lámpara colgando del techo. Y el final, un puntazo.

Par de abrazos.

Belén dijo...

La he podido leer bien, sin dolor de cervicales jeje

Le das la vuelta al micro... y la verdad es que es una idea muy buena :)

Besicos

Miguel Baquero dijo...

¡¡Lo que no se te ocurra a ti!! Eres un prodigio ingeniando historias y cosas

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Mira que eres original, joio! Desde luego, cada día da más gusto pasar por espacio.
Besicos muchos.

Mar Horno dijo...

Maravillosa innovación en la forma. Experimentar es innato al microrrelato. Pocos saben o pueden hacerlo. Un abrazo.

Ximens dijo...

Jope, maestro, estoy mareado. Un autentico ejercicio de extrañamiento que hay que volver a leer. Te aplaudo por la idea. Incluso sin ese malabarismo el relato seria genial, pero claro, solo a ti se te ocurre escribir mientras estas colgado de la barra. El reloj de arena todo un acierto, pues hasta nos hace pensar en un macro espacio y alguien que gira el reloj.