1/24/2012

FUKUSHIMA


Al pasar junto a aquella costa arrasada y oscura, la sirena sufrió fuertes contracciones y dio a luz de forma prematura. Cuando vio aquella aberración que llevaba dentro apartó la mirada del recién nacido. Una criatura mitad pez, mitad piernas.

22 comentarios:

AGUS dijo...

Un micro de perspectiva, que apunta directamente a nuestro egocentrismo, y a nuestro afán por ser y creernos el centro del universo. Conciso, directo, rotundo.

Abrazos.

Luisa Hurtado González dijo...

He sido trasladado a la versión marina de "La mosca" con cuatro líneas. Qué inquietante.

Nicolás Jarque dijo...

Manu, si es su hijo, lo tiene que querer igual. Aunque estas cosas pasan por culpa de la radiaciones, que serán necesarias - por eso de la energía - pero son la mar de peligrosas.

Un abrazo.

Raúl dijo...

Los excesos del hombre alteran hasta la mitología.

David Moreno (No Comments) dijo...

jajjaa mitad pez, mitad piernas.
Buena vuelta de tuerca.
Importante el micro, que explica la razón u origen de esta aberración.

Un saludo indio

Araceli Esteves dijo...

Brutal, demoledor, sin concesiones, sí señor.

Alice vio la luna... dijo...

Pobre sirena: ¡qué susto!

Besos,

Anita Dinamita dijo...

Un antisireno... podrías presentarle a aquél padre del micro que nos leyó Propílogo en mayo pasado...
Lo que nos espera ver en Fukushima, y no tan lejos.
Un abrazo

Pablo Gonz dijo...

Ha nacido un mito. Por cierto, en paleontología se estudia la incidencia de los rayos UV como factor de mutación genética.
Abrazos fuertes,
P

Marisol Torres dijo...

Has conseguido que vea la escena... qué fuerza, Manu. Me encanta.

Mar Horno dijo...

Bueníiiiiiiiiisimo. No puedo decir otra cosa. Me ha encantado. Desde el título de crítica al sistema hasta esas aberrantes piernas. Un saludo.

Juan Leante dijo...

A este paso no es ningún disparate.
Otra vuelta de tuerca de gran creatividad; la tuya claro.
Saludos.

Rosa dijo...

Miedo me da...Muy bueno Manuespada.

Besos desde el aire

R.A. dijo...

Me ha gustado mucho este micro Manu. Es directo, es sobrio y eso es lo que lo hace demoledor... aparte de la orginalidad de meter mutaciones genéticas en lo fantástico. Yo le hago otra lectura aparte de la más evidente.

Abracico

Elysa dijo...

Muy sobrio, pero no necesita más palabras tiene las justas para golpear y hacernos ver.

Besitos

Juan Ojeda dijo...

Sí, también pensé en "la mosca" (la vi hace poco)... de todas las radiaciones seguramente las humanas son las peores; pobre criatura, además de ser un síntoma del apocalipsis también le fue negado el amor de una madre.

Un abrazo.

Maite dijo...

Qué fuerte!! me estoy imaginando esa sardina con piernas y la verdad es que a mi me ha pasado un poco como a mamá sirena :)
Muy bueno ese cambio de perspectiva, ese transgénico en forma de pez. Esperemos que esta no sea la evolución de su especie por culpa de las radiaciones.
Muy bueno

Fernando Martínez dijo...

Manu, me ha gustado mucho la idea de este micro, y sin embargo, hay algo en la forma en que lo has expuesto que no acaba de encajarme. Quizás es que nos tienes tan bien acostumbrados que lo veo demasiado fácil para ti. No se.
Lo dicho, lo que mas me ha gustado hoy es la idea que apuntas.
http://espiralesdetinta.blogspot.com/

Daniel Sánchez dijo...

Un micro que refleja lo que debe ser un microrrelato: una perspectiva nueva de los hechos.

Susana Camps dijo...

Mitología radioactiva. Un salto vertiginoso a través de los tiempos.
Impresionante, Manu.
Abrazos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Este micro es una puñalada a la realidad, Manu. Un golpe que nos deja temblando, mientras traemos al recuerdo la tragedia.

Me descubro, una vez más, ante tanto talento.

Belén dijo...

Si es que no se debe jugar con la naturaleza, que nos lo devuelve como un boomerang...

Besicos