10/13/2011

TITIRITEROS

Los sábados por la mañana nos solía despertar el rugido de un tiranousario rex que acompañaba en su espectáculo a un matrimonio de biólogos. Ella tocaba el organillo electrónico y él colocaba una escalera a la que se solía subir (no sin cierta dificultad) el dinosaurio. Hace ya algún tiempo sustituyeron el reptil por un mamut lanudo, menos ágil aún, si cabe, que el tiranosaurio. El paquidermo superaba sus dificultades motrices a fuerza de voluntad, y al ritmo de rumba catalana lograba colocar las cuatro patas en la pequeña cima de la escalera. Cuando llegaba a la cumbre, elevaba la trompa al cielo como si fuera un clarín celestial y barritaba al público de las ventanas. Avisamos a la sociedad protectora de animales para que les quitasen el mamut y no nos molestasen más por las mañanas, pero nos respondieron que la legislación no contempla cómo actuar contra la tenencia de animales extinguidos. El sábado, el matrimonio volvió por el barrio con una nueva especie: un hombre neandertal. Tampoco podremos hacer nada al respecto.

26 comentarios:

montse dijo...

Re-evolución a ritmo de rumba catalana y con los típicos vecinos que se quejan y buscan tres patas al mamut... Una buena indirecta. Nos hemos quedado en la mentalidad neanderthal en tantas cosas que a más de uno no debe sorprenderle ese espectáculo delos titiriteros.

Arte Pun dijo...

Muy buen espectáculo para el despertar vacuo de los sábados.
La familia bióloga va escalando en la pirámide de las especies. Será interesante descubrir quién está en la cumbre, parece cuestión de algunos sábados más. Ya nos contarás.

Un abrazo

Nicolás Jarque dijo...

¡Qué vecinos, Dios! ¿Cómo consiguen esas especies en extinción, en el mercadillo o en el mercado negro? Me he reído imaginándome a ese matrimonio y sus mascotas.
Un saludo.

XAVIER BLANCO dijo...

Manu,
Como siempre fantástico. He visualizado el asombro de los vecinos, he escuchado la rumba, y he percibido los nervios del funcionario buscando desesperado la normativa. Lo mejor, sin duda, la pareja de biólogos -unos auténticos profesionales-. Que se preparen los vecinos, la semana que viene aparecen con un banquero honesto.
Un abrazo

La Zarzamora dijo...

Con la de paro que hay estos biólogos hacen bien reciclándose en este planeta de simios...

Besos, Manu.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Me quedo pensando si la pareja de biólogos titiriteros segurían la escalada hasta ser ellos los que se subieran a lo alto de la escalera mientras recolecta las propinas un androide.

No dejas de sorprenderme, Manu.

Un abrazo.

Susana Camps dijo...

Vengo del blog de Agus y la coincidencia resulta muy divertida. Me encanta el contraste de tiempos y mentalidades, los biólogos-gitanos, el mamut-cabra y el pobre neanderthal, tan extraviado como los vecinos sin denuncia.
Muy original, como siempre.
Abrazos.

AGUS dijo...

Qué bueno, Manu. La graduación me parece muy acertada, el detalle de la rumba genial y el punto de fuga hacia atrás en el tiempo, muy original.

Abrazos.

PD: Quizá nos inspiró la cabra de la legión.

Raúl dijo...

Las lagunas legales son un campo abonado para los listos.

Odys 2.0 dijo...

Asombrosa coincidencia, ciertamente, entre su entrada de hoy de usted y su entrada de hoy de él. Ambas, de una gran belleza plástica, consiguen hacer vibrar las cuerdas imaginativas.

Que no desespere el neandertal, algunos comenzaron su andadura en precariedades semejantes y llegaron a ministros.

Daniel Sánchez dijo...

jejejeje me sacó una buena carcajada.

Anita Dinamita dijo...

Más de una vez me despertó una cabra tocando el organillo mientras una pareja de gitanos bailaban subidos a una escalera atados sus pies a una cadena. Nunca imaginé que eso quedaría tan anticuado como lo veo hoy.
Enhorabuena, un abrazo

Maite dijo...

Buena crítica Manu, con la sonrisa como vía de contagio. Hay demasiados que están en la época cavernícola aún. Besos.

Ximens dijo...

Cuánta crítica tiene este relato a la normativa del maltrato de animales. Lo curioso es que los vecinos lo hacen por las molestias, no por los animales. Así nos va: fiesta de interés cultural, por decreto.

José Luis Martínez Clares dijo...

Seguro que alguien inventa una ley que se aplique a las especies extinguidas. El mundo actual vive inmerso en una fiebre permanente por reescribir la historia. Saludos

Enmascarado dijo...

Qué mezcla más simpática de contenidos.
Vecinos que usan animales extinguidos para molestar por las ventanas...
La autoridad que no hace nada al respecto...
Me quedo por tu casa, aunque con los vecinos que tienes...espero que al menos los domingos no molesten hasta las 10.
Saludos.

Patricia Nasello dijo...

Siempre he sospechado que soy neandertal. Subo escaleras como una reina y mi gran sueño es ser cantante.
Tenés el mail de los titiriteros? ja ja.

Como ya me tenés acostumbrada, maravilla de micro Manu!!!!

Jesus Esnaola dijo...

Sí que es graciosa la coincidencia. Incluso en ese barritar del mamut he visto más una trompeta que una trompa.

No te preocupes que no se tardará mucho en legislar sobre especies extinguidas. Y no será del Neandertal precísamente de quien nos tengamos que preocupar.

Abrazos, Manu.

Rosa dijo...

Manuespada, siempre consigues dejarme una sonrisa en los labios y un buen sabor de boca.

Besos desde el aire

Elysa dijo...

Coincidencia, vengo de leer en casa de Agus su Solo de trompeta, y me encuentro estos Titiriteros que me han provocado una sonrisa con todas esa imágenes que tú tan bien consigues hacer ver.

Besitos

Anónimo dijo...

Mucho más molesto el hombre, seguro, que el mamut. Yo, si tuviera que elegir, me quedaría con el segundo.

Abrazos de osa.

Lola Sanabria

Belén dijo...

estoy contigo, no creo que hagan mucho con el humano ese...;)

Besicos

J. G. dijo...

de forma hogañera, muy logrado lo del mamyt

Anónimo dijo...

Juegas con el lector Manu, nos mueves hacia donde quieres. Contigo vamos en una especie de montaña rusa: subimos a lo casi apocalíptico, acampamos un rato en lo fantástico, hacemos un salto con giro en lo simbólico y ponemos la guinda con un toque cáustico. Me seduce y me divierte ¿alguien da más?

Isabel Expósito

R.A. dijo...

Me encanta cuando mezclas seres( ya sea fantásticos o anacrónicos) con situaciones.

Muy espabilados estos biólogos.

David Vivancos Allepuz dijo...

¡Bravo!, uno de esos microrrelatos que a uno le hubiese gustado escribir. Me encanta. Será que tengo inclinación hacia los dinosaurios... Enhorabuena.