10/11/2011

PREPOSICIÓN SOCIAL


A ese mimo le sienta el traje como un guante, me digo. Trabaja dentro de un espejo
ante todo el mundo, en mitad de Callao esquina calle Preciados.
Bajo su elegante sombrero asoman cabellos engominados y un traje gris, si
cabe, aún más refinado que su corbata granate, impecablemente planchada.
Con su vestuario transmite una posición social poderosa, como de consejero delegado.
Contra lo que pudiera parecer, su espectáculo es el del clásico mimo. Un juego
de manos en el que palpa las paredes del espejo en el que está encerrado.
Desde lejos parece un truco, pero al acercarme lo veo muy real. Parece que está
en el interior de un vidrio y no puede escapar. Coloca la palma de las manos
entre él y el público, y palpa la superficie, como si estuviera en una urna de cristal.
Hacia mitad del espectáculo, las cachas de sus mofletes se aplanan al intentar salir.
Hasta él llega una multitud. La muchedumbre, sorprendida, se arremolina
para hacerle fotos. El mimo parece desesperado por huir de su cárcel transparente,
por lo que nadie se explica el final. Cuando acaba el espectáculo se cuadra y saluda
según los cánones clásicos, con una pronunciada genuflexión. En mitad de los aplausos,
sin pudor alguno, irrumpe un mendigo pasando el platillo en busca de monedas.
So pena de sufrir alguna agresión, el indigente insiste en cobrar por el espectáculo.
Sobre su cabeza reposa un sombrero cochambroso. Viste un traje gris raído y sucio y
tras el trapo granate del cuello, asoma la misma cara del mimo atrapado en el espejo.

32 comentarios:

manuespada dijo...

Estoy teniendo problemas a la hora de publicar. Parece que bloguer ahora pertenece a Google, con lo que hay que cambiar de navegador, y no me deja hacer determinadas cosas, en fin, espero que se solucione pronto el tema.

montse dijo...

Pues esta entrada has conseguido publicarla. Doy fe de ello. ¿Google tiene espejo? :) Buena crítica social, o eso me pareció...

XAVIER BLANCO dijo...

Manu, ni Bloguer ni Google nos van a impedir leer estos magníficos relatos.
Ese espejo es como la vida, blanco-negro, risa-llanto, noche-día. Detrás de todo hombre vestido de impecable traje gris hay un mendigo buscando la limosna del cariño. ¿Ser o parecer?
Como siempre estupendo texto.
Un abrazo

Víctor dijo...

Me gustó el micro, Manu. Y a mi mimo, aquel que se quedó atrapado en su caja de cristal, también. Que me lo ha contado.

Sobre los problemas de blogger... ya los conocemos. A mí, hace un tiempo que no me deja cambiar la fuente con mi navegador habitual (Chrome) con lo que tengo que abrir el Mozila para ajustar las preferencias. Vamos, que un día de estos nos vamos todos a wordpress, y que se apañe blogger.

Abrazos.

Víctor dijo...

Otra cosa: ¿me explicas el título? Estoy un poco flojo, hoy...

Citopensis dijo...

"Bloguer ahora pertenece a Google."

Es curioso el movimiento de la lengua al repetir esa frase unas cuantas veces.

Casi entra en estatus epiléptico...

Un saludo.

manuespada dijo...

Víctor, echa un vistazo ahora al texto, que he hecho un pequeño "resalte", a ver si se entiende el juego de palabras. Si continúa sin entenderse, tendré que hacer más cambios.

Raúl dijo...

Con el resalte sí se entiende lo del título. Un buen relato y un ejercicio literario de lo más sinteresante, Manu.

Rocío Romero dijo...

Plas, plas, plas (más aplausos). Estupendo Manu, y sí se entiende, aunque no sé si lo habría entendido si lo llego a leer sin el resalte igual que Víctor. Me gustó el micro, la estructura y la crítica, últimamente no paro de aplaudirte ;-)
Muchos besos

Mita dijo...

Siempre me sorprendes con el enfoque imaginativo que le das a cualquier mínima cosa...preposiciones...Es estupendo Manu
Besos

Alice vio la luna... dijo...

Siempre dudo cuando tengo que poner preposiciones, así que este ejercicio tuyo, ¡me parece una proeza! Yo me siento una esclava preposicional.

Besos,

AGUS dijo...

Sensacional, Manu. Además de la historia, la prosa es impecable, brillante. Y el juego de perspectivas casi tridimensional. Espero que soluciones esos problemillas.

Abrazos.

ernesto ortega garrido dijo...

El texto está muy bien, aunque en este caso la forma no sé si aporta algo a la historia. Yo por lo menos no llego a ver la relación.

No Comments dijo...

Plas plas plas
Manu, hay veces que digo por qué no se me ha ocurrido a mí, y contigo me pasa muy a menudo. Imagino que es buena señal. Este micro me lo llevo con tu permiso, por original y porque sí.

Un saludo indio

Víctor dijo...

Se entiende a la perfección, ahora, Manu. Es que no estoy acostumbrado a los acrósticos. Y el del Arcipreste de Hita me queda ya muy lejos... Un abrazo.

montse dijo...

Una segunda pasada y el resalte de las prepo me permiten ahora ver cómo juegas con las palabras y el espacio. Escribes en tres-D, como mínimo.

R.A. dijo...

Este micro demuestra una vez más que se puede hacer crítica social en literatura de una forma diferente.


Abrazos

Jesus Esnaola dijo...

Me gustó mucho, Manu, es muy poderosa la idea, y una pequeña venganza tener a un tipo con aspecto de consejero delegado que haga el trabajo que al mendigo le da de comer. No sé si aporta la forma, el juego de preposiciones, pero está claro que tu capacidad para rizar el rizo es envidiable. Ha usado todas sin que cante en ningún momento, todo el micro narrado con increíble fluídez.

Abrazos

Jesus Esnaola dijo...

Ah, al hilo de los problemas con Blogger, a mí ayer mi figuró el blog como eliminado durante casi una hora. Os lo digo para que sin perder tiempo hagáis copias de seguridad, no sea que os den un susto (o un disgusto).

Maite dijo...

Una vez más demuestras no solo la calidad literaria de tus escritos, sino el mundo de posibilidades que se nos abre desde algo "ya hecho", sabes descomponer y recomponer a la perfección, como lo haces montando toda una historia y crítica social partiendo de la base de las preposiciones. Pues nada, maestro, poco más me queda por decir. Abrazos.

Esteban Dublín dijo...

Un genio, Manu. Los espejos resultan fuentes inagotables.

Elysa dijo...

Sorprendente como has usado las preposiciones para contar esta historia tan inquietante. Pone los pelos de punta.

Besitos

La Zarzamora dijo...

Es perfecto Manu. Un ejercicio socialmente literario.
Este me lo llevo para mis clases.
Besos.

Gemma dijo...

Muy buen micro, Manu, con ese final del vagabundo de rostro usurpado...; usurpador a su vez de las ganancias del mimo. Me gustan estos experimentos que realizas con el lenguaje.
Abrazos

Angela dijo...

Cambiando de navegador y todo, no veo lo resaltado.
Aviso aparte, me parece genial el post. Al final, quién puede decir quién es quién?

Angela dijo...

Cambiando de navegador y todo, no puedo ver lo resaltado.
Aviso aparte, me parece genial el post. Al final, quién puede decir quién es quién?

Susana Camps dijo...

Lo que más me gusta es el uso impecable del lenguaje, no sólo para describir sino para connotar. El juego de palabras con "preposición" es formidable, le da una profundidad estremecedora al texto.
Abrazos admirados.

Anónimo dijo...

Bueno no, lo siguiente. Me encantó.

Me abrazo a tus piernas. Tú tira y seguro que me llevas al blog arrastrando.

Lola Sanabria

Rosa dijo...

Plas, plas, plas. En pié.

Nunca ví usar tan tremendamente bien las preposiciones...

Besos admirados desde el aire Manuespada.

Nicolás Jarque dijo...

Manu, dos miradas sociales contrapuestas en un espejo. Fantástico. Al mismo tiempo que el mundo al revés, el mendigo el que cobra y el trajeado el que trabaja. Por algún sitio hay que empezar a cambiar las cosas.
Un abrazo.

Kum* dijo...

Magnífico, Manu. Preposiciones a parte, la historia es una pasada. Con ante bajo contra de desde preposiciones... no hay palabras.

Mire usted por dónde, le dejo aquí mi sombreroorerbmos.

Besos payasos sosayap soseB.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Formidable, Manu!

A mí no dejas de sorprenderme, tanta creatividad y tanta literatura, tan bien concentrada.

Un abrazo,