5/16/2011

MICRORRELAARTISTAS


Hace años, los escritores se reunían en cafés. Ahora nos juntamos en los blogs, en el facebook, en el twitter, y antes lo hacíamos en foros especializados, pero nunca hay un colofón si no se produce el contacto de carne. Eso es lo que tuvo lugar ayer: contacto. Más de treinta escritores de microrrelatos comiendo juntos en una mesa enorme, como la de un castillo medieval. Una especie de acta fundacional de lo que muchos vienen denominando "Generación Blogger". Un encuentro que fue mucho más allá del talento para desembocar en un acto sentimental, una congregación de un interés común: La escritura. Hace poco preguntaba Xuan Folguera en su blog si el microrrelato es una moda pasajera, si está más vivo que nunca o si habría que pegarle un tiro, por la saturación que hay de microrrelatos en la red, que no en las editoriales. Nadie se pregunta si hay matar la novela (quizá Eduardo Mendoza), pero el microrrelato es casi un neonato como género, no como experimento o anécdota en la obra de los grandes autores. También es cierto que mucha gente escribe en la red, pero no mucha gente se compra libros de microrrelatos. No hay gente en los parques leyendo micros, por algo será. Mi opinión es que goza de una salud inmejorable gracias al formato blog, y la prueba fue la cantidad de grandísimos escritores de micros que se reunieron ayer. En muchas antologías salen autores que tienen unos pocos micros en su obra, incluso algunos sin un solo libro de microrrelatos. Solo con unos cuantos textos de los autores que se vieron ayer las caras se podrían editar cuatro antologías, y eso haciendo una selección exhaustiva. Ahora habrá que esperar. Habrá que ver cuántos autores persisten y cuántos tiran la toalla para poner confirmar, o no, que se trata tan solo de una moda pasajera que se ajusta a un formato. Habrá que ver cuántos repiten quedada dentro de diez años y cuál ha sido su evolución. ¿Sobreviría esta corriente si los blogs acaban engullidos por facebook o twitter? (Como blogger siga así...) ¿La gente seguiría escribiendo si no tuviera la satisfacción inmediata de tener lectores al instante o contar con el altavoz de los concursos? Quiero pensar que sí. No hay más que palpar el entusiasmo que vi ayer, tanta gente volcada con un género que hasta hace apenas tres años no tenía "escritores" en los blogs (no como la poesía). Noto últimamente un cierto "mirar por encima del hombro" de algunos escritores de relatos al microrrelato, de la misma manera que los novelistas miraban antes por encima a los escritores de relatos. Quizá esté confundido, pero es una intuición. Como si publicar un buen texto en un blog lo devaluara. De hecho en muchos consursos sería un texto "inédito". Eso quiere decir que el papel está sobrevalorado. Una especie de "si todo el mundo escribe micros" es que algo falla. Pues no. Más bien algo "aflora". Una especie de democratización de la escritura más allá de las dictaduras de las editoriales y de los corrillos literarios, tan cerrados y, en muchas ocasiones, tan exclusivistas. Habría estado bien que en la comida de ayer se hubiera presentado Monterroso, pero como ya está muerto, tuvimos que improvisar. (Gracias al camarero por el título).

Un abrazo a todos los que estuvísteis ayer. Como habrá muchas crónicas sobre el evento y además no me quiero dejar a nadie fuera, he preferido hacer una pseudorreflexión sobre el auge de este género, que nadie sabe muy bien hacia dónde va. Os remito al blog de Acuática, que ha hecho una crónica perfecta de un día muy especial. En este link:
http://nomevengasconhistorias.blogspot.com/2011/05/megaquedada-microrrelatista-cronica-de.html

34 comentarios:

Maite dijo...

Cuando las distancias se acortan, es cuando se toca el alma.
Yo aún no lo he logrado, pero tengo el alma dispuesta ;)
Este micro va a ser antológico, como el de Monterroso, lo estoy viendo. Besos, sois unos máquinas.

Su dijo...

Son nuevas formas. Una escritura que te da retroalimentación casi inmediata y que se entremezcla con un mundo paralelo asociado de los lazos afectivos creados.

Encantada de conocerte aunque no cruzáramos muchas palabras. Habrán más ocasiones.

Besos

Isabel Mª González dijo...

¡Cómo me hubiese gustado asistir!, He visto fotos en FB,a muchas personas me gustaría conocerlas personalmente. Envidia sana. Otra vez será. La próxima en Barcelona!!! Besos, Manu.

Anita Dinamita dijo...

Me gusta ese "aflorar" y la reflexión.
Me encantó conocerte, yo te veía como un maestro y sin que hayas dejado de serlo, eres una persona de carne y hueso con una amigable sonrisa y mucha sabiduría.
Un abrazo enorme y hasta que vaya a Madrid niseteocurraagotartuslibros

Citopensis dijo...

Neonato.
Sin ser prematuro.
Parto eutócico y todo lo demás.

Como debe ser.

Un saludo.

bicefalepena dijo...

El tiempo dará más razón a tus palabras.
Un abrazo.

depropio dijo...

Yo creo que el género se quedará, aunque no todos seguiremos en él, evolucionará, establecerá cánones y un día nacerá otro género al que nosotros, microrrelatistas tradicionales, miraremos por encima del hombro.
Un placer compartir apellido, Manu.

AGUS dijo...

Un artículo muy interesante, Manu. Me preocupa un poco lo del desprestigio, aunque es un riego que hay que asumir. Creo que el micro no debe tener su fin sólo en el blog sino en papel, como has demostrado tú con Zoom.

Abrazos.

Rosa dijo...

Desde mi modesta opinión el micro se acerca mucho a la perfección, el contar una gran historia con tan pocas palabras...Gracias a todos por hacerme disfrutar tanto.
Saludos

manuespada dijo...

Gracias a todos por pasaros. Agus, es algo que creo, nos preocupa a más de uno, pero creo que si un editor piensa que hay calidad, puede publicarlo. Otra cosa es responder a lo que me preguntó una alumna de la Universidad en Salamanca durante una charla: "¿Si ya has publicado tus micros en el blog para qué voy a comprar el libro?"

R.A. dijo...

Mi opinión es un amezcla de lo que dices tú Manu, lo que dice Depropio y lo que dice Agus.
Es cierto que entre algunos escritores de relatos e incluso gente qu eno escribe pero lee hay una especie de: ...pero si eso se escribe en diez minutos, es muy fácil. Como bien dices la misma reacción de novelistas hacia escritores de relatos.
Yo creo que tiene larga vida y también creo que no debemos dejar de mejorar, aprender y sobre todo no dejar de escribir.

Un abrazo

Patricia Nasello dijo...

Micro y crónicas: ESTUPENDAS.

Me encanta tu reflexión, Manu. Gracias

En Córdoba se los espera. A todos, a cada uno.

Besos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Me alegro que fuera un encuentro positivo y como nos cuentas, es una buena manera de hacer fuerza, ojalá hubiera podido unirme, seguro que hubiera aprendido un montón de todos vosotros o al menos, os hubiera conocido y disfrutado. Domo siempre las grandes editoriales están demasiado cerradas a las nuevas tendencias y a los buenos escritores de la red. Se casan con diez como mucho y ese grupo son los que se comen las rosacas, pero el tiempo dirá lo que deba decir.
Me ha gustado mucho tu crónica y ahora me voy al enlace que has dejado. Gracias Manu.
Besicos muchos.

Elysa dijo...

Interesante tu reflexión, yo creo y no soy ninguna experta, que el micro está evolucionando, que llegará el momento en que sea considerado un género más con todo el derecho. Un buen micro es algo muy, muy difícil de crear.

Envidia sana de esa reunión, me voy al blog para cotillear la crónica.

Besos

hombredebarro dijo...

No sé. Me parece muy difícil definir un género nuevo por medio del prefijo micro-. Sé que hay teóricos importantes que insisten en ello, pero me da a mí que a la larga lo que va a sobrevivir va a ser el relato sin prefijos. Lo que viene a demostrar el auge del género no es otra cosa, creo yo, que el tamaño no importa.
Por otra parte, envidia me da tan abigarrada reunión de escritores.
Un saludo.

Pedro Alonso dijo...

Me ha parecido interesantísima tu disertación. Hace poco, un amigo al que no veía desde hace años y que conoce bien mi afición por la escritura, al enterarse de que escribía microrrelatos me recomendó, con tono paternalista, que no me estancara en "esto". Lo consideraba un pasatiempo. Estoy seguro de que como a él le ocurre a mucha gente, no creen que el microrrelato pueda merecer la categoría de género literario. En ese sentido, nosotros, los "microrrelaartistas", tenemos una gran responsabilidad desde nuestros blogs, demostrar con la calidad de nuestros textos la grandeza del género breve. Para mi tú eres uno de sus baluartes. Un abrazo (que algún día será con contacto real).

Lola Sanabria dijo...

Reflexión-crónica- microrrelatista, cojonuda. No digo más.

Besos y abrazos sin cruz a cuestas.

Belén dijo...

Mierda, y yo sin poder ir, ¿a la siguiente me apunto, eh?

Besicos robando internet

Miguel dijo...

Supongo que como es en muchos temas de la vida. Visto desde fuera puede parecer sencillo pero luego hay que ponerse y conseguir que salga algo realmente bueno. Es posible que sea una moda pasajera, creo que no, pero eso sólo lo podrá determinar el tiempo. De todas formas parte de culpa de que este género no vaya cobrando más importancia la tenemos nosotros. Por un lado no sabemos venderlo lo suficiente y por otro lado no compramos los suficientes libros como para que los de las editoriales puedan ver que ahí puede haber negocio en el que lucrarse.

Como ya te he dicho por mi blog fue un placer el poder charlar contigo unos minutos después de tanto tiempo leyéndonos. Por cierto lo que me dijsite, al salir de la librería, de mi otro lbog tardaré en ovlidarlo.

Un abrazo páter.

Sinuosa-Celsa Muñiz dijo...

Te digo lo de todos: ¡como me gustaría haber asistido!
Sobre lo que dices del microrrelato: pienso que se seguirá escribiendo, pero, igual que ocurre ahora, sólo los leeremos los que los escribimos. No sale fuera de ese círculo, como ocurre con la novela. Tú lo has dicho "no se venden libros de microrrelatos" Y si se venden, sólo los compran los que escriben microrrelatos.
Asi lo veo yo.
Siempre hay excepciones, claro, pero son las que confirman la regla. Una pena.
Ya pasé por el enlace que pusiste, estás muy guapetón.
Un abrazo.

manuespada dijo...

Rosana, simplemente para tener la idea puedes estar días, por no decir semanas. El caso es ponerse a ello, Más vale escribir algo malo que no escribir nada. Escribir es como hacer gimnasia, no no haces, pierdes la forma.

Hombredebarro, estoy muy de acuerdo contigo. De hecho me he pasado la vida escribiendo relatos de todo tamaño y condición, y he vivido media vida en la ignorancia, sin saber que los más cortitos eran microrrelatos, hasta que se lo leí a los expertos. Yo siempre los había llamado relatos, sin más. Tampoco soy partidario de ponerle puertas al campo en plan: ¿Cuán palabras tiene que tener un micro? Yo qué sé. las que te pida el cuerpo. ¿Los relatos de Millás de página y media qué son? Bueno, al fin y al cabo, todo son relatos. Pero también creo que está naciendo el microrrelato como género en sí mismo, con sus diferenciaciones. Al menos, yo cuando afronto un relato de 20 páginas no lo hago de la misma forma que cuando lo hago con un microrrelato, o como cuando escribo un guión.

Gracias a todos por pasaros y perdonad que no responda uno por uno, pero se me echa el tiempo encima. Un abrazo y gracias por pasaros.

Puck dijo...

Yo ya me imagino el décimo aniversario de esta quedada, recordando aquel día en el que nos pusimos cara, compartimos palabras de palabra, descubrimos la biblia en verso :-). Si alguno tira la toalla, otro la recogerá y, en todo caso, seguro que todos hemos evolucionado, algunos como tú, lo hacen a pasos agigantados, todavía estoy flipando con el soneto informático aquel...
Saludillos virtuales post-reales

Sara NY dijo...

Pues sí, habrá que esperar y ver en qué ha quedado todo esto dentro de diez años. Espero, sinceramente, poder estar ahí de nuevo para verlo.

Un placer conocerte en persona y poder intercambiar contigo aunque sólo fueran unas pocas palabras.
En fin, siempre nos quedará la red (y la próxima quedada)

Claudia Sánchez dijo...

Me brillan los ojos al ver a los "popes" compartiendo pan y vino. Me alegro que haya salido todo bien y que lo hayan pasado genial.
Sobre mirar por encima del hombro a los microrrelatistas, ¿será para vigilar a qué velocidad los están alcanzando, Manu?
Creo que el micro resurgió para quedarse. Creo también que, hoy por hoy, el papel no es el mejor soporte, porque el público del papel no está preparado para leer micros. Eso no quita que no pueda comercializarse en soporte digital.
Tal vez los blogs estén allanando el camino hacia una masificación del género. Igualmente, creo que es un trabajo lento y de mucha paciencia, pero que a la larga dará buenos resultados.
A seguir pues.
Saludos!

ernesto ortega garrido dijo...

Buena reflexión, Manu. Habrá que ver qué pasa de aquí a algún tiempo, pero yo le auguro un buen futuro.

enmalestado dijo...

Creo que es una reflexión acertada. No es que algo falla, es que algo aflora... Ójala sea así

Guillermo Escribano dijo...

Tranquilos, los que miran por encima del hombro vuestras historias tienen las piernas cortas.

Jesus Esnaola dijo...

Antes de opinar sobre lo que hablas del microrrelato mi felicitación a todos por la quedada que organizasteis, está claro que lo pasasteis de vicio.
En cuanto a si es género o no, con franqueza, a mí es un tema que no me preocupa. Yo escribo relatos breves o muy breves desde hace 25 años sin tener una conciencia de lo que escribía. Eran cuentos, yo siempre he tendido a llamarlos cuentos. Y siempre he oído decir que era una pena que perdiera el tiempo con estas tonterías. Cuántas veces me habrán dicho, "si escribes bien, por qué no escribes algo de verdad". Ni siquiera me voy a parar a discutir estos comentarios, es tan fácil hacerlo que no merece la pena. Yo no creo que el microrrelato sea una moda pasajera, pero es evidente que la proliferación de concursos y las facilidades que la red da para que cada uno se convierta en editor de sí mismo le han dado un auge que se irá recolocando poco a poco. Y también creo que el hecho de que físicamente sea fácil escribir un micro lo desprestigia, lo democratiza en el peor sentido de la palabra, hay una sensación, por errónea que sea, de que cualquiera es capaz de escribir un cuentito de 100 o 200 palabras. Claro que esto es tan absurdo como desprestigiar los 100 metros lisos porque todos somos capaces de correrlos y alabar en contraposición la maratón porque está al alcance de muchos menos. Todos escribimos un montón de micros al mes, al año, micros que muchas veces deberían acabar en la papelera. Pero también es cierto que el blog tiene mucho de lugar de trabajo desde el que compartimos todo lo que queremos para comentarlo con los demás y, desde ahí, aprender.
Y en este punto tenemos que asumir una responsabilidad para con el género, si lo es. No hay más filtro para que uno de nuestros micros salga en nuestro blog que nuestro propio criterio y ahí debemos ser exigentes, muy exigentes diría yo. Pero sin olvidar que el blog es una cantera, una herramienta fabulosa que nos permite compartir, aprender y mejorar.
Al final el papel, sin ser un fin en sí mismo, es un reconocimiento. Del mismo modo que nos vuelve locos de alegría que alguien se fije en lo que escribimos y lo publique en su blog o en su revista digital, encontrar un editor que crea que nuestros micros son dignos de ser publicados es una palmada en el hombro, es un paso adelante que nos confirma que ese filtro único que hemos sido nosotros mismos, con la ayuda de todos esos lectores y comentaristas que nos visitan, no estaba muy equivocado.
Y lo voy a dejar aquí que me he enrrollado mucho.

Un abrazo, Manu, y gracias por el espacio.

humo dijo...

Me gustaría haber asistido, aunque mi carrera como microrrelatista sea un desastre...

Ángeles Sánchez dijo...

Muy buena reflexión Manu. Yo creo que si los micros se publican en los blog, es porque poseen la extensión justa para no cansarse de leer en una pantalla. Lo cual no quita para que se lean en formato papel, aunque reconozco, y por experiencia te digo, que las editoriales no apuestan por el microrrelato, de momento, claro. Estoy segura que lo harán en un futuro.
La escritura, en cualquiera de sus formas, es una necesidad del escritor, le lean o no. Cuántos poetas habrá por ahí, cuantos microrrelatistas que aún guardan sus escritos en una libreta de un cajón de su casa. Y cuantos labradores habrán pensado historias mientras sembraban el trigo. Claro, antes no había internet y no se daban a conocer, ahora si lo hay, y lo aprovechamos para mostrar nuestra obra.
Escribir no es tarea de unos pocos, si no una necesidad de muchos, afortunadamente.

Besos, me encantó conocerte salmantino!

Torcuato dijo...

Muy buen artículo, Manu.
También muy buenos los comentarios.
Me encantó haberte conocido.
Un abrazo.

Kum* dijo...

Fantástica reflexión, Manu. Me quedo con:

"si todo el mundo escribe micros" es que algo falla. Pues no. Más bien algo "aflora"

Genial.

Me encantó tu biblia en verso. Das la sensación de ser un tipo estupendo.

Besos payasos.

Acuática dijo...

¡Menuda reflexión! Está para enmarcarla, palabra a palabra. Coincido en que el formato blog le viene al micro que ni pintado (yo por ejemplo, las entradas largas, a menos que me interesen mucho, ni las leo), pero, aunque no es un género mayoritario, sí se venden libros de micros (yo los compro, jejeje). Con los micros pasa lo de siempre, hasta que no se escribe uno, no se valora el esfuerzo que conllevan y mucha gente tiende a asociar "pocas palabras" con algo que "no merece la pena". No sé si esta opinión cambiará o no a largo plazo, pero opino que nosotros, que nos gusta escribirlos, ya hemos logrado una gran satisfacción con todo lo que nos reporta este "microcosmos".
Un abrazo Manu
:)

Puri dijo...

Fue un placer conocerte, Manu, siento no haer podido charlar contigo,otra vez será. Muy acertado tu artículo, es cierto que los micros tienen el formato ideal para los blogs, se pueden leer de un tirón, permiten saltar de blog a blog con agilidad... Pero también merecen su sitio entre las páginas de los libros. Un abrazo y hasta la próxima.
Por cierto estoy haciendo una recopilación con enlaces a los micros que leímos en la librería, ¿podrías pasarme un enlace del soneto de tu biblia en verso? Escríbeme a puri.menaya@gmail.com
gracias!