3/14/2011

EL PROTAGONISTA


—Por favor, recapitulemos las premisas de la investigación para llegar a una conclusión viable.
—Todo comenzó cuando Sancho se esfumó, como por arte de magia, de la faz de la tierra. En un principio desconfiamos de la locura de su amo, pero las sospechas que recayeron sobre el hidalgo se disiparon pronto. A las dos semanas borraron al capitán Haddock. No quedó ni rastro de ese borracho en ninguna viñeta. Nosotros entramos en acción cuando Rick nos pidió que investigásemos la desaparición de Sam, el pianista negro, de todos los fotogramas de la película. Desde entonces, barajamos varias hipótesis que nos han llevado a una conclusión: Un psicópata está asesinando a los personajes secundarios. Nuestra conjetura quedó confirmada cuando recortaron de las hojas a los Dalton, dejando un maligno vacío que superaba a los propios personajes. Tacharon los diálogos de todas las hijas de Bernarda Alba y taparon con típex las palabras del alférez Yago. De todo ello, si me permite, y siempre desde el punto de vista freudiano, he elaborado una teoría propia: El homicida tan solo puede ser un personaje egocéntrico que, movido por los celos profesionales hacia un secundario cercano a él que le hace sombra en lo laboral, ha decidido librarse de todos los de su especie. Es decir, el psicópata es un personaje protagonista
que desea brillar en solitario y quiere librarse de la candela refulgente que le acompaña. ¿Estoy en lo cierto?
—Elemental.

27 comentarios:

Pedro Alonso dijo...

Vuelvo a quedarme totalmente impresionado con la capacidad que tienes para aunar originalidad en el contenido y en el continente. Esa desaparición progresiva de Watson... sublime. Un abrazo, maestro.

Puck dijo...

Elemental. Es genial. Aunque a estas alturas no sé si podrás leer esto o ya te habrá hecho desaparecer :-)
Saludillos

Víctor dijo...

Y dale con tus experimentos, Manu. Bien, en el contenido y en el continente. Un abrazo.

AGUS dijo...

Es un gustazo leer micros así. Siempre jugando con las ideas y la forma. Genial. En este tipo de textos se nota mucho el oficio. Y además del disfrute, es una de esas piezas de largo recorrido, de las que te hacen pensar.

Abrazos.

Belén dijo...

Oh si fuera tan fácil...

;)

Besicos

Maite dijo...

Muy bueno Manu, la idea me iba pareciendo excelente, y cuando parecía que bajaba un poco el listón, porque el final de la historia iba a terminar con lo iaginado, que había un personaje protagonista asesino de secundarios, tú, lo haces, le das ese impulso de nuevo, con ese atenuar el color de la frase y hacer que watson desaparezca, tal vez la prueba definitiva de que el culpable siempre fue Holmes. Un abrazo admirado.

Propílogo dijo...

Genial, Manu.
Los experimentos, como tú defiendes, son una parte fundamental del uso de la red por parte del microrrelato.
Transformas la elipsis que utilizó Fabián Vique, en tu caso con un argumento bien claro.
Abrazo
Gabriel

Sibreve dijo...

Fíjate, Manuel, que creo que te equivocas: entre watson, holmes y doyle, watson es el único personaje real. El resto, según mis indagaciones son un sueño de éste. Londres también.
Ahora en serio, absolutamente genial, una imaginación desbordante.
Abrazos admirados.

Torcuato dijo...

Plas, plas, plas


y, se me olvidaba, Requeteplas.


Un abrazo.

David Figueroa dijo...

Genial, Manu! Hay muchos personajes principales que son unos verdaderos
psicópatas; mucho sospechoso suelto.
Abrazos.

Rocío Romero dijo...

Pero vamos a ver Manu... ¿cómo lo haces? Un abrazo boquiabierto

Jesus Esnaola dijo...

Estupendo, Manu, tienes un talento especial para usar las palabras para contar y malear su grafía para complementar y sugerir. El conjunto es bárbaro.

Abrazos

Elysa dijo...

Genial, crees estar leyendo una historia previsible y te encuentras con ese final tan imaginativo.

Muy bueno.

Ángeles Sánchez dijo...

Asombroso micro Manu, enhorabuena por tus letras.

Un abrazo

Raúl dijo...

Originalísimo.

depropio dijo...

Muy bueno, muy original el recurso tipográfico, pero sospecho que Holmes nunca se desharía de Watson: necesita alguien al que abrumar con su pedantería.

Gemma dijo...

..., querido Watson. Ya estaba Vd. empezando a defraudarme. Creía que no iba a dar con la solución jamás...
Muy divertido, Manu.
Besos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Todos los días nos sorprendes con algo nuevo, original e imaginativo. Me pongo en pie y me quito el sombrero. ¡ay como me gustan tus relatos!!
Besicos muchos.

ernesto ortega dijo...

¡Qué bueno! Es genial. El final me ha dejado flipado. No me lo esperaba por ninguna parte.

Mónica Ortelli dijo...

Je je Muy buen micro. Un final de lujo.
Saludos!

Citopensis dijo...

Eres un fenónemo.

Un saludo.

Pablo Gonz dijo...

Me parece un micro excelente, Manu, muy chisposo y ocurrente, como a mí me gustan. Lo único que criticaría es la longitud. Con un par de ejemplos y la explicación de Watson basta para entender que el criminal atenta contra los secundarios. El efecto, por tanto, sería más contundente a partir de un texto más aquilatado (digo yo).
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

mi nombre es alma dijo...

Pocos personajes brillarían sin sus atlateres que les dan el relumbrón que sin ellos quizás ni se notaría. El psicópata no hace bien en menoscabar la brillantez.

Me ha gustado.

terroba dijo...

Manu, hacía tiempo que no te leía, pero como siempre... Solo tú puedes volver a superarte!!!
Gracias crack!!

Manuel Rebollar Barro dijo...

Manu, didáctico y ejemplar. Docere et delectare. Lo tienes todo, hasta un nombre bonito.

Un saludo virtual que se hará real en cuanto te vea

;-)

Anita Dinamita dijo...

Y encima no había leído el germen de Personajes Secundarios.
Impresionante, Manu, siempre.
Besos

@lorenzodrubio dijo...

Buenas noche, Manu, me parece brutal este microrrelato. El efecto visual es genial. Te doy mi más sincera enhorabuena y te animo a que nos sigas regalando tu ingenio con relatos de este tipo.