3/31/2011

CHONINTROPÍA (II)

La niña pija sale de casa y observa lo llena que está la luna con un “oseaquéfuerteesmuychula” que le sale de los labios pintados de gloss. Cuando se dispone a coger su Wolksvagen escarabajo azulón, los cristales se vuelven tintados y el vehículo se transforma en un Seat León amarillo al que le salen unos spoilers que tunean la parte trasera del maletero. “¡Hostiaputa!”, grita la pija, a la que comienzan a salir unas rayas del ojo que le acaban llegando hasta la sien. Su vestidito Dolce Gabanna se convierte en un chándal Adidas retro con rayas en las mangas y sus finos “Manolos” se reencarnan en unas plataformas verde fosforito. La pija se cruza con una amiga en un semáforo que le dice “hola Cuca, ¿cómo estás?”, a lo que ella responde “me llamo Vane, zorra”. Sale del semáforo rascando rueda y se pierde en un polígono industrial del extrarradio de la ciudad. Al día siguiente despierta en un “after hours” perdida, sin rumbo, llamando a su papá por el móvil de Swarovski. —¿Cuca, mi amorcito? —dice el padre. Ella se mira, sonríe, y salta a la pista para disfrutar con el estribillo de Camela.

18 comentarios:

manuespada dijo...

Quizá este texto no se entienda al otro lado del charco. Quizá el mundo "choni" sea muy español, no sé.

ernesto ortega garrido dijo...

Me he reído mucho.
Me gusta esta pija tuneada, con
transformación social incluida.
Y es que las niñas ya no quieren ser princesas, que decía Sabina.

AGUS dijo...

No sé allí, pero aquí se entiende de maravilla. El cambio de tendencia como apunta Ernesto es algo muy significativo, perfectamente reflejado. Supongo, supongo, que hoy algunas niñas prefieran ser B.Esteban antes que Carolina de Mónaco. Muy buen micro, como siempre.

Abrazos.

Maite dijo...

Muy bueno, esta reconversión externa del personaje que consigue un cambio interno también es fantástico. Utilizas a la perfección las descripciones, superponiéndolas unas sobre las otras para provocar esa transformación, y ese final, donde se ve que el personaje tal vez ahora, al fin, esté donde ella quiere. Genial.

No Comments dijo...

jajajjajaja la conversión de una individua pija a otra choni, jajajaja

Me gustó mucho también el título.

Un saludo indio

Rocío Romero dijo...

Seguro que se entiende Manu, el cambio de registro es tan visible que da igual si conoces o no el mundo "choni". Y estoy de acuerdo con lo que dice Ernesto Ortega de Sabina... hoy no quieren ser princesas (ni siquiera la mía a los cinco años :-)
Abrazos

Odiseo de Saturnalia dijo...

Lo has bordao. Como se enteren las de la tribu, verás...

Cronopio Cabreado dijo...

Tengo que admitir que esa película me encantó, me pilló en la edad para verla. Por suerte fui de las pocas de mi generación que nos escapamos del mundillo choni. Tengo el historial limpio en cuanto a chandals y platadormas.
Gran sitio este.
: )

Gemma dijo...

Jaja, Manu, qué pasado de rosca te salió el micro. Me encanta que la pija se llame Cuca y que la pobre incauta se vea convertida de golpe y porrazo en una Vane, así, sin más. Me recordó una peli de mi adolescencia algo siniestra que por fortuna no llegué a ver, y que llevaba el maravilloso título de "Estudiante de día, puta de noche", o algo parecido, no te engaño.
Abrazos

moderato_Dos_josef dijo...

Me ha gustado esa transformación de la pija en tía chabacana, pasota y pasada.
Excelente!

Un abrazo.

Patricia dijo...

Del otro lado del charco se comprende perfectamente el sentido. Y se admira la (disimulada) pulcrutud del estilo, tan delicado, bajo esa improvisación aparente.

Grande Manu!!!

Araceli Esteves dijo...

" Pija de jour" podría ser también. Me has hecho reir.

Elysa dijo...

Desde el título ya vas avisando. Creo que es fácil de entender esa transformación. Las descripciones están muy conseguidas y se sigue con claridad la secuencia del cambio de pija a choni.

Saludos.

Daniel Sánchez dijo...

Eres un artista de las narraciones contemporáneas.

Muy bien pintado te quedó el cuadro.

Jesus Esnaola dijo...

Jajaja, muy bueno, te ha quedado de vicio porque los detalles son justos e ingeniosos, los nombres elegidos, la ropa, los vehículos, las expresiones. Es como un hombre-lobo que se convierte en hombre-oso, tan difícil será ser normal ¿existe eso?

Abrazos, Manu.

Miguel Baquero dijo...

Son universos paralelos, que giran en la misma órbita pero no se tocan

Pedro Alonso dijo...

De pija a choni en cero coma. Si es que son los dos extremos del mismo gradiente. Sólo el parné marca la diferencia. Divertida metamorfosis, Manu.

woody dijo...

Choni total, amigo. Esa pedazo de transformación... Como dice Agus en los comentarios, a ver si ahora el modelo es la Esteban. ¡Madre mía!