12/24/2010

GUERRA CIVIL


Primero se evaporaron los cuchillos de las cocinas y las navajas de los escaparates. Las pistolas se convirtieron en un engrudo negro parecido a la brea y los fusiles se transformaron en ceniza. Más tarde los tanques y las bombas se derritieron como la mantequilla. Cuando desaparecieron todas las armas del mundo, comenzaron las revueltas y el Gobierno declaró el estado de sitio. Ayer intentaron tomar esta ciudad a puñetazos. Hoy he visto los cráneos de varios burros. A todos les faltaba la quijada.


NUEVA RESEÑA DE "FUERA DE TEMARIO"
Agustín Martínez Valderrama, escritor de enorme talento, ha escrito una maravillosa reseña de "Fuera de temario", y desde "La espada oxidada", bicho palo y yo le agrademos el interés y el cariño con el que ha leído los cuentos del libro:
http://acusmartvald.blogspot.com/2010/12/pasen-y-vean-edicion-especial-fuera-de.html


14 comentarios:

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Que relato más emotivo, me ha puesto la piel de gallina, jope niño que imaginación la tuya!

Te mereces todas esas reseñas y muchas más. ¡Tengo unas ganas de que me llegue mi paquetito!!

Besicos muchos.

Luisa Hurtado González dijo...

Qué bien que las armas se derritieran. Qué pena estar convencida de que los hombres volveán a construirlas con lo que sea o como sea.
(Tu reseña ya la lei, y escrita por Agus...Un placer)

AGUS dijo...

Este micro es brutal. Por muchas cosas que supongo ya te las irán diciendo. Pero a mí me ha llamado mucho la atención la composición, la estructura y la mezcla de los elementos. Me ha recordado Manu, nada más terminar de leerlo, al cuadro del Guernica. Enhorabuena.

Abrazos.

Alice se perdió dijo...

Me encanta tu retrato de la esencia humana. Y me ha encantado Fuera de Temario, por cierto. Sencillamente, es que me encanta todo lo que escribes y te mereces todas esas críticas y reseñas tan positivas.

A ver cuándo vuelves a publicar. Más de un lector estaremos esperando tu nuevo libro como agua de mayo.

Un beso,

Maite dijo...

Brutal relato, Manu. Y además es que uno se imagina perfectamente al ser humano haciendo tales barbaries. Genial en forma, modo y fondo. Un abrazo.

Pablo Gonz dijo...

Desde luego que la ausencia de armas no es lo único en la consecución de la paz: más necesaria sería la voluntad de paz y eso no puede conseguirse por decreto. Interesante el planteamiento filosófico que esconde este micro.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

David Figueroa dijo...

Me ha gustado mucho Manu!
La naturaleza humana nos haría recorrer el mismo camino, quitanos las armas que ya fabricaremos nuevas.
Como al niño que le quitas la pistola de juguete, te matará con un plátano.
Un abrazo.

Belén dijo...

Sería una buena noticia esa, la de que han desaparecido las armas, ¿verdad? lo siento por los burros...

Besicos

Raquel dijo...

De repente pensé que iban a utilizar las quijadas para hacer una orquesta de percusiones.

R.A. dijo...

¿Sabes qué imagen se me ha venido a la cabeza ?

La de la película 2001 una odisea del espacio cuando con el monolito allí presente, de repente uno de los monos del otro grupo coge la quijada del bisho y se pone a repartir leña...
Y es que es lo que hay, que no hemos cambiado tanto. Es el paleocerebro que no se conforma...

Es de estos micros tuyos muy visuales, que el lector puede ver con todo lujo de detalles.
Un abrabeso

Ricardo Miñana dijo...

En estas fechas tan entrañables
que la armonía, la paz y felicidad entren en tu casa.
¡¡Felices fiestas!!

Un abrazo.

manuespada dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Las fechas navideñas son horribles para mí, no paro con tanto especial navideño, por eso disculpadme si no os respondo. Rosana, esa es una de mis escenas favoritas de la Historia del Cine. Es cuando los homínidos descubren las herramientas, y lo primero que hacen es usar un hueso como arma. Este micro partió de una idea un tanto bíblica, la quijada con la que Caín mató a su Hermano Abel, de ahí el título, una guerra fraticida en la que la gente se mata con lo que se tiene a mano. Aunque esaparecieran las ramas, siempre habría traficantes de burros. Un abrazo a todos.

Torcuato dijo...

Caín vuelve al ataque.
Un abrazo.

Araceli Esteves dijo...

La brutalidad siempre encontrará un lugar en el que germinar.
Yo también espero con ansiedad mi pedido de "fuera de temario".