8/06/2010

SERIE ESPEJISMOS (CUENTO GÓTICO)

Cuando el sol apagado de Transilvania comienza a encender la niebla, el conde Vladimir se asoma al río para limpiarse los rastros de sangre que le quedan en la boca, pero el reflejo de su rostro se sumerge en el agua escarlata. Desconcertado, Vladimir lo sigue de cerca, corriendo por la orilla, mientras esquiva los cientos de empalados que marcan el camino hacia su castillo. Al llegar a sus aposentos, abre la portezuela de la sala principal y se acerca al gran espejo que sus hordas sustrajeron de aquella catedral moldava. El reflejo del conde se gira hacia él con un crucifijo en la mano y, como alma que huye del diablo, desaparece para siempre.

18 comentarios:

Isabel dijo...

Este sí que es un espejo mágico.
Muy bueno.

Saludos

Xuan dijo...

Muy interesante, tu serie acerca de los espejos.

Continúa

moderato_Dos_josef dijo...

me ha gustado este relato. Excelente en ambientación.
Un abrazo.

Patricia dijo...

Ah, el espejo. Desde entonces estoy huyendo.

Muy buen micro!

Jesus Esnaola dijo...

Muy visual, plagado de detalles bien elegidos, el agua teñida de rojo, el camino de empalados, el espejo moldavo... Y en este micro unes al agua y a los espejos como distintas puertas al mismo lugar. ¿Hasta dónde serás capaz de llegar? Muy bien.

Un abrazo

No Comments dijo...

Fabuloso juego mezclando los espejos, crucifijos y el conde Drácula.
Me gustó por supuesto.

Un saludo indio

Raquel dijo...

Me encantan estos relatos tuyos.

Agustín Martínez dijo...

"...mientras esquiva los cientos de empalados que marcan el camino hacia su castillo". Potente imagen. Coincido con Jesús en cuanto a la visualidad. Excelente recreación de la atmósfera. Un saludo.

SUSANA dijo...

El reflejo no perdona. Tampoco la historia de los hombres.

Muy buenas letras Manu!

Besazo Amigo!

LA CASA ENCENDIDA dijo...

A veces, necesitaríamos de un espejo así de chulo.
Como siempre, un micro que me ha encantao, ¡máquina!!
Besicos muchos.

josé manuel ortiz soto dijo...

Debe ser un acto de rebeldía de los espejos, cansados cansados de repetir lo que ven.

Saludos.

Belén dijo...

Pues igual empezó así el tema, no te extrañe...

Besicos

Anónimo dijo...

De espejo en espejo explorando y experimentando para no repetir, buena línea de trabajo Manu.

R.A.

Araceli Esteves dijo...

Uno no debería fiarse nunca de los espejos, Manu.

Mita dijo...

Me gusta. En realidad el estilo gótico me encanta, los cementerios decimonónicos también, tengo montones de fotos...
Me gustaría vestirme un día completamente de negro, con la melena suelta aprovechando ahora que tengo el pelo largo, un rosario medieval en las manos, un crucifijo colgando de mi espalda y sentarme al lado de tu agua escarlata.

Kuss

Miguel Baquero dijo...

En apenas diez líneas, parece mentira que hayas creado un cuento tan inquietante. Mi enhorabuena

mi nombre es alma dijo...

No hay pero (o mejor) espejo que nuestra conciencia.

Juanma dijo...

Cuando miro los espejos intento olvidarme de los cuentos góticos y de terror: es cuestión de "mieditis" personal.
Talentoso cuento.

Salud.