5/31/2010

LA CAÍDA DE LA HOJA


Rubia de 1,80 de altura y 120 de pecho. Todo tipo de servicios: Griego, francés sin, lluvia dorada, besos con lengua. 100 euros la hora. Te recibo en lencería. Barrio Lucero. Llama al 8086786028.

El otoño parece no acabar nunca. A finales de septiembre comenzaron a caerse las hojas de los libros de texto, en octubre los folios de las novelas se desprendieron del lomo, a principios de noviembre las páginas de los poemas planearon sobre la ciudad, y ahora miles de papeles desmembrados forman una pátina de celulosa en el suelo. La tierra está cubierta por un fino y resbaladizo manto de folios sueltos de enciclopedias, de manuales de instrucciones, de folletos publicitarios, de cadáveres de incunables, de fragmentos de versos o de trozos de relatos. Las pastas de los libros forman un bosque tétrico, como pinos sin agujas, ramas perennes convertidas en esqueletos caducos. Las bibliotecas, las librerías, las estanterías son despojos de textos descosidos. Porciones de manuscritos medievales vuelan arremolinados por el viento junto a las noticias de los periódicos y los menúes de los restaurantes. Mientras escribo este diario, el ejército recolecta las hojas y las encuaderna sin criterio en volúmenes de quinientos folios hasta que en un futuro se proceda a su desglose. Poemas de Bécquer comparten espacio con los anuncios de contactos, compendios de física, partituras de Mozart, tebeos de Mortadelo, tratados de historia, revistas del corazón o retazos de biblias. Mientras escribo, las hojas siguen cayendo. Hoy han comenzado a soltarse los folios de este diario.

Lea atentamente las instrucciones del secador: Compruebe que el voltaje es de 230 V ~ 50 Hz. Si precisa de la utilización de un prolongador, utilice solamente uno que esté en buenas condiciones. Después de retirar el embalaje, verifique que el aparato no esté dañado.

Puré de grosellas y manzanas: 175 g de grosellas, 4 cucharadas de zumo de naranja, 350 g manzanas, 1 huevo separado, 1/4 cucharadita de canela, 1/4 cucharadita de ralladura de nuez moscada, azúcar, 1 clara de huevo

16 comentarios:

Torcuato dijo...

Todo literatura...pero me quedo con la belleza del texto de en medio. Renuncio al amor pagado y a las instrucciones absurdas.

Un abrazo Manu

Isabel González dijo...

El encanto está en el cóctel de formatos y de estilos. Yo hubiese mezcaldo algunos más y no hubiese alrgado tanto el de instrucciones, una receta de coicna, unaguía de teléfono, un recordatorio de finado, una factura de hipoteca...en fin un tomo de ésos vendría a ser como una cápsula del tiempo muy desorientadora y pardójica. UNA idea estupenda, puedo imaginarla.

Víctor dijo...

Pues sí, se mezcló todo. Me recordó una de las novelas de Millás, en la que los libros se marchan volando. Veo que sigues con la experimentación, más allá del mero texto. Te sale bien, sigue por ahí, Manu.

Un saludo.

Miguel dijo...

Toda la vida viviendo en el Barrio Lucero y nunca la vi. Ando ciego.

Saludos

Eva- La Zarzamora dijo...

¿Ya estás enterrando las hojas?
Espera un poco, ¿no?
Me llevo el texto con tu permiso.
Jo, espero que tarde la digitalización.

Besos, Manu.

Maite dijo...

La mezcla de estilos es realmente original y llamativa, creo que el conjunto queda realmente bien, aunque como Torcuato, la parte central me parece un cuadro muy bien pintado.

Un abrazo

Belén dijo...

Los otoños y sus cambios de hojas... espectacular

Besicos

Jesus Esnaola dijo...

En mi opinión, Manu, a este micro le falta argamasa. La idea me gusta, si algo no falta nunca a tus micros es imaginación, pero me queda la impresión de estar leyendo tres textos diferentes uno detrás de otro, no consigo sentirme leyendo textos al azar en un mundo alfombrado por páginas innumerables.

Es mi opinión, por si te sirve de algo.

Un abrazo.

Anonima Mente dijo...

Un micro original, ingenioso, distinto, y genial!

un saludo

Blanca dijo...

¡Qué precioso, Manu!

Un beso

Eloise Kelly dijo...

La recete mola , y las instrucciones por favor . sígalas al pie de la letra ...


Un besote

Álvaro Dorian Grey dijo...

Me quedo con el nudo de la historia... soy poeta, lo siento
salduos y salud

Virginia Vadillo dijo...

Uf, menudo trabajito al que le toque reorganizar todo eso! Seguro que al final salen libros curiosos... yo tengo carpetas que se parecen a tu cuento, jejeje!
Besos!

MANUEL IGLESIAS dijo...

Manu, es como esa sensación imaginada al ir dejando la Tierra, en el espacio; se apagarían poco a poco las voces de las emisiones de radio, de Tv, las músicas, el ruido humano. Con lo escrito e impreso ocurriría lo mismo. Esas ferias de viejo, los mil prospectos, los detritus de algo que en su día alguien repasó con la vista sin entender nada, los libros de texto, las revistas, las viejas cartas, letras de cambio, contratos de compra-venta. Muy humano= muy efímero. Un saludo

Herman dijo...

Poderosa idea, Manu. Supongo que ese mar de hojas constituye el paraíso de cualquier lector voraz.
Un abrazo

mi nombre es alma dijo...

Un farenheit muy poético el tuyo.