11/07/2014

EL LIBRO VIAJERO

Un libro viajero es un cuaderno que va y viene de casa al colegio, del colegio a casa y de casa a la terapia de un niño con autismo, un diario en el que su entorno escribe lo que hace todos y cada uno de los días de su vida. Escribimos frases cortas y sencillas y lo ilustramos con fotografías y dibujos. Daniel tiene libro viajero desde los dos años y medio, lo que significa que tendrá una autobiografía de varios tomos cuando sea adolescente. Su día a día, sus vacaciones, el día que aprendió a montar en bici, su primer abrazo, sus momentos felices o sus rabietas quedarán reflejados en miles de hojas. De vez en cuando vemos las cosas que hicimos la semana anterior, o el año pasado, y repasamos los nombres de los amigos y los primos. Conservamos todos los libros viajeros. Desde la primera hoja de su primer libro viajero, en la que escribimos algo referente a su vida diaria. Aún no miraba a los ojos. No besaba a nadie. Aún no decía ni una sola palabra. Y sin embargo, lo que ponía en aquel primer cuaderno, era la primera página del resto de su vida. La vida, al fin y al cabo, es un cuaderno en blanco. Un libro viajero.
 
PD: Meses más tarde de aquella primera hoja, dijo “agua”. Se escuchó a sí mismo y le brillaron los ojos. Su primera palabra. Fue emocionante escuchar una palabra. Desde entonces, su vida está estrechamente unida al agua. Le encanta nadar.

16 comentarios:

Miguel Ángel Pegarz dijo...

No sé que decir. Sólo que se me humedecen los ojos al leer tanta ternura.

Isabel dijo...

Precioso y admirable.
Abrazos

Lola Sanabria dijo...

Y tiene la gran suerte de tener un padre como tú.

Un abrazo de aquí a la luna.

Elena Casero dijo...

Yo solo soy capaz de imaginar una ínfima parte de lo que cuentas y me embarga la ternura hacia Daniel y hacia ti. Es afortunado de tenerte a su lado, siempre. Eres un padre increíble, igual de generoso y bueno como con el resto del mundo.
Por eso te admiramos y te queremos.

Muchos abrazos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Caray, Manu! Me has apretado aquí, justo donde me nacen las palabras.

Un abrazo grande para ti y un beso para Daniel.

@lorenzodrubio dijo...

Muy bonito y tierno. Guardad bien ese libro.

Nicolás Jarque dijo...

Manu, cuánta ternura debe derrochar ese libro, que a buen seguro también esconde más de un microrrelato.

Un abrazo fuerte para ti y otro para Daniel.

Elysa dijo...

Gracias por permitirme asomar a un pedazo de vida, eso es lo que muestras al hablar de los libros viajeros de Daniel. Y hermosa vida que os ha juntado a Daniel y a ti para mostrar que se puede encontrar luz si se quiere.

Besitos

Yashira dijo...

Todo ternura... Gracias por compartir algo tan hermoso con todos nosotros.

Beatriz AA dijo...

Agua, y lo que te quiere.

Ximens dijo...

Qué pruebas tan duras pone la vida a algunas personas. Disfruta, viaja navega con el Daniel viajero. Un abrazo, Manu.

Elisa dijo...

Últimamente estoy sensiblona, también tengo problemas con uno de mis hijos y dos lagrimones de emoción rodando cuesta abajo.

Patricia Nasello dijo...

La Ternura hacha microcuento. Gracias, Manu

Feliz cumpleblog y fortísimo abrazo.

Yolanda dijo...

El caso es avanzar, da igual si se hace con pasos pequeñitos. Enhorabuena por esa relación tan especial con tu hijo.
Feliz cumple-blog.

Araceli Esteves dijo...

Daniel no pudo elegir mejor padre.

Petra Acero dijo...

Daniel, además de un libro viajero (como tenemos todos nosotros) tiene un padre que puede mostrarle imágenes, sensaciones, colores, juegos, sentimientos... con palabras. Daniel tiene mucha suerte. Por eso a Daniel le encanta nadar...
Un abrazooo grande, Manu

Feliz cumpleblog