6/22/2012

DE LISTAS Y MICRORRELATOS

Pablo Gonz organizó recientemente una encuesta en su blog para elegir las bitácoras imprescindibles sobre microrrelatos. Como han dicho muchos de los que se han pasado por allí, todas las bitácoras son imprescindibles porque ayudan a promover un género joven y algo incomprendido. Y el mero hecho de escribir siempre tiene un punto de heroísmo en los tiempos que corren. En cualquier caso, dejando de lado la utilidad o no de las listas (yo mismo publiqué una encuesta sobre el mejor libro de microrrelatos en español) quiero agradecer a todos los que habéis colocado a "La Espada Oxidada" en el primer lugar de esta lista en la que aparecen grandísimos escritores y amigos. Como ya he dicho en otros sitios, quizá este blog encabece la lista por "viejo", ya que lleva más de siete años funcionando, cuando aún no existían los blogs de microrrelatos, con lo que en todo este tiempo he podido conocer a mucha gente gracias a él. El resultado de la votación me anima a seguir adelante con el proyecto en un momento en el que necesito escribir en silencio, porque estoy centrado en realizar un trasplante un tanto especial y necesito acumular palabras, y eso requiere tiempo, fuerza y dedicación absoluta. Por eso hace poco decidí relajar la disciplina de dedicación que requiere el blog, aunque os sigo a todos, muchas veces en silencio. Y como agradecimiento a todos los lectores que se han pasado por aquí a lo largo de estos siete años y medio, os dejo un relato inédito de mi próximo libro, "Personajes Secundarios". Es un relato especial que puede explicar mis recientes silencios blogueros. A veces está bien dejar de lado los experimentos, la lógica, y escribir desde las tripas. Gracias a todos por seguir paseando por aquí. Quizá de momento no devuelva a Excálibur a la roca. Un abrazo a todos los lectores y a los escritores que salen (o no) en la lista.





EL NIÑO QUE SE COMÍA LAS PALABRAS

A algunas personas les trasplantan los pulmones. A otras les realizan un trasplante de corazón o de córnea, pero siempre tiene que morir alguien. Mi caso fue distinto. Cuando era pequeño no podía hablar, al menos no como el resto de los niños. Cada sílaba requería el mayor de mis esfuerzos. Sin embargo, mi padre se ganaba la vida con las palabras. Paradójico. Aún recuerdo el domingo que llegó con una máquina de escribir antigua. Yo entré en su despacho mientras él ponía la vieja Olivetti sobre la mesa. Colocó un folio de papel cebolla en el rodillo, me cogió el dedo índice, y escribimos mi nombre. Mi padre lo recortó con unas tijeras, lo hizo una bolita y me dijo: “Rica”. En cuanto el papel rodó por la garganta dije mi nombre en voz alta. Desde ese día, mi padre no pudo volver a pronunciarlo. Luego vinieron muchas palabras más. Mi padre me cogía el dedo, me susurraba cosas al oído, las tecleábamos y luego me metía las palabras en la boca. Él nunca más volvía a usarlas. Primero se quedó sin sustantivos, luego sin verbos, más tarde me pasó los adjetivos, los artículos, las preposiciones, hasta que me trasplantó todas las palabras del mundo. Hasta que se quedó mudo.

Y LA LISTA DE BLOGS:

Lista de los blogs de microrrelatos considerados como imprescindibles por 62 habituales lectores de este género. Durante los meses de mayo y de junio de 2012 se mantuvo abierta la consulta: se solicitó a los participantes dar un voto a aquellos blogs que consideraban imprescindibles. El resultado de este ejercicio es:

La espada oxidada (21)
Previsiones meteorológicas de un cangrejo (17)
Internacional Microcuentista (15)
El rincón de Nicolás Jarque (14)
Los martes, micro (13)
El Dr. Frankenstein, supongo (12)
Lola Sanabria (12)
Caleidoscopio (11)
El microrrelatista (11)
Maremotos (10)
Propílogo (10)
Realidades para lelos (10)
El mundo en un grano de arena (9)
La nave de los locos (9)
Septiembre (9)
Eternidades y pegos (8)
Explorando Lilliput (8)
La tijera de Lish (8)
Relatos de andar por casa (8)
Entre nunca y quién sabe (7)
Ficción mínima (7)
Montes de Toledo (7)
Odys (7)
Pativanesca (7)
Triple C (7)
El elefante funambulista (6)
El living sin tiempo (6)
Humberto Dib (6)
Las palabras que me sobran (6)
Microrrelatos ilustrados (6)
Químicamente impuro (6)
Restos de un naufragio (6)
Van al aire (6)
Cuentos y más (5)
Historias mayúsculas en porciones minúsculas (5)
Teoría del mínimo relato (5)
Arca ficticia (4)
Breves no tan breves (4)
De mis palabras y las vuestras (4)
Elena Casero (4)
En 99 palabras (4)
La esfera cultural (4)
La Marina de Ficticia (4)
La microbiblioteca (4)
Lágrimas para cáctus (4)
Antología virtual de la minificción mexicana (3)
Bicefalepena (3)
Borrón y cuento nuevo (3)
Cuervos para tus ojos (3)
En mal estado (3)
Escuela de escritores (3)
Espirales de tinta (3)
Historias de nadie (3)
La charca de las ranas (3)
Los cuentitos de Esteban Dublín (3)
Los jardines de Puck (3)
Minificciones de “El Cuento” (3)
Micrópolis (3)
No Comments (3)
No me vengas con historias (3)
Quisiera contarte (3)
Todo nuevo bajo la luna (3)
100 x 100 micros (2)
Contando las horas (2)
Cotidiano Apocalipsis (2)
Diseños by Elyely (2)
Documenta minima (2)
El cuento en red (2)
El pasado que me espera (2)
Ficticia (2)
Había palabras pero no servían de mucho (2)
Haikum* (2)
Microrrelatos al por mayor (2)
Miretario (2)
Sucede que no me canso de ser (2)
Un cuento al día (2)
Un libro es un jardín de bolsillo (2)
Yuyo del suburbio (2)
365 microcuentos (1)
Abrapalabra mágica (1)
Al otro lado del espejo (1)
Aprendiz de palabras (1)
Aventuras en el país de la psicopatía (1)
Bértigo (1)
Cabizbundo y meditabajo (1)
Con un solo ojo (1)
Con una mano en el bolsillo (1)
Cuentos ínfimos (1)
Diego Muñoz Valenzuela (1)
En algún momento tenía que decírtelo (1)
Entre génesis y apocalipsis (1)
Explotar en el vacío (1)
Ficcionario breve (1)
Grimas y leyendas (1)
Intervalos (1)
La tasca sin nombre (1)
Minificciones destacadas (1)
Moderato Dos Josef (1)
Nanorrelatos (1)
Ni vara ni cuchillo (1)
Perdón, creí que era un ciervo (1)
Q-etc (1)
Red de letras (1)
Rinocerontes bajo la mesa (1)
Santiago Eximeno (1)
Sólo microcuentos (1)
Stiletto (1)
Sueños en la memoria (1)
¡Un cordero! (1) 


27 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Me alegro de muchas cosas: de que hayas decidido no cerrar el blog, de que estés buscando tiempo y tripas para escribir, de que seas el bloguero "viejo" (es algo como lo de "los viejos rockeros nunca mueren", no lo había pensado hasta ahora), me gusta el micro que nos has regalado (qué generosidad la de los padres, siempre), y la lista de Pablo en la que estoy (abajo, abajo, lo que sólo quiere decir que a lo mejor tengo que seguir escribiendo/aburriéndoos un poco más o un poco bastante)

Muchas cosas por hacer y tan poco tiempo. Como decía mi madre, "que te cunda".
Y un beso

AGUS dijo...

Cierto, Manu, el valor de la lista, más allá de posicionamientos estrictos, reside en reconocer aquellos blogs que uno conoce y visita con cierta asiduidad, y también en descubrir otros que hasta ahora desconocía.

Personalmente, me alegra mucho ver a "La espada oxidada" allí arriba. Siete años manteniendo el tipo es mucho tiempo. Sé que seguirás, de un modo u otro, y también que tarde o temprano se reconocerá tu aportación ingente al género, y el haber puesto la primera piedra para que algunos blogeros salten al papel. De hecho la antología de Cátedra, constituye un primer - y rotundo - reconocimiento en este sentido.

Respecto al texto, creo que sobran las palabras. Permíteme una: emocionante.

Abrazos.

Víctor dijo...

Sobre la elección de tu blog, era lógico que estuviera en las primeras posiciones. Sobre el micro, es lógico que estés (tú) en las primeras posiciones. Tardes lo que tardes en volver, siempre habrá alguien esperando aqquí, sentado sobre la piedra donde estaba clavada Excalibur para que no la enfundes otra vez. Abrazos a pares.

Susana Camps dijo...

Yo creo que más sabes por diablo que por viejo, Manu, no disimules. Los que te hemos conocido tarde (o al menos, no desde el principio) hemos reconocido inmediatamente un sello propio y una grandeza poco habitual en lo literario y en lo humano. Y eso no se gana con el tiempo, se tiene o no. Como esa creatividad brillante, incombustible, con que sigues asombrándonos día a día.
Bueno, ya no hace falta que te diga que tu primer puesto era una evidencia aun sin votaciones. La entrada de hoy lo confirma. Maravilloso homenaje, muy emotivo.
Abrazos

Paloma Hidalgo dijo...

Aparecer en las profundidades de una lista que tú encabezas me hace sentir bien.
Seguir es un verbo difícil, y que optes por conjugarlo me encanta.

El micro, un derroche de imaginación de esos a los que me tienes malacostumbrada. Nos mimas Manu, mucho.

Un abrazo festivo

Yashira dijo...

Manu seguramente tienes parte de razón al decir que has conseguido el primer puesto por blog viejo y por lo tanto más conocido, pero mantener un blog tanto tiempo también tiene su mérito, para mí es nuevo, no viejo, ya que no llevo mucho tiempo por este mundo del blog y el tuyo lo conocí hace poquito, y me gusta mucho, me preocupa cuando conoczco algo que me gusta y le veo en peligro de extinción, no permitas que suceda. Al menos mientras pueda ser, todos los niños necesitan abuelos que les ayuden a crecer ;), y eso va porlo de viejo blog.
El relato que nos dejas es precioso y emotivo, por su originalidad, por el amor de ese padre y por mil cosas más, gracias, ha sido un bonito regalo que lo compartas.

Saludos desde mi mar,

Mar Horno dijo...

Precioso y poético acto de amor. Un padre da todo por su hijo, hasta las palabras. Un entrante delicioso de tu próximo libro. Merecido primer puesto en la lista de blogs, no por viejo precisamente. Enhorabuena y junto a la piedra esperaremos, esa espada siempre repartirá buenos mandobles. Un abrazo.

Nicolás Jarque dijo...

Manu, como ya te exprese en otro espacio tu blog es referencia y de seguimiento obligado para todos aquellos que caminamos por la blogesfera. Es justo que el tuyo lo encabece y sea el más imprescindible de todos, aunque coincido que todos lo son. Escribir no es tarea sencilla y ser tan generosos y atrevidos para mostrar aquello que se crea en soledad es un acto que no se paga con dinero.

Un abrazo y suerte para el trabajo que tienes entre manos.

Arte Pun dijo...

Felicidades Manu y a todos los listados. Me acabo de dar cuenta de que mi superblog aparece en la lista, y yo mirando a las nubes. Cualquier día me caigo del guindo donde habito.
Gracias, al alma que me mencionó.

Y tú Manu, quédate y deja de asomarte tanto a la puerta, fuera tal vez haya otros mundos, pero no te querrán más.

Abrazos

Ximens dijo...

Lo dicho, Manu, tu blog es referente, sin duda. Y sí, con el relato que nos regalas nos convences de que es mejor que no dediques tu escaso tiempo en leernos a tantos. Es mejor disfrutar de tus relatos en papel. Venga, no te quito más tiempo.

Jesus Esnaola dijo...

Estoy con conexión móvil pero no quiero que se me pase enviarte un fuerte abrazo y sumarme al reconocimiento más que merecido de "La espada oxidada", un blog indispensable, sin medias tintas.

Abrazos desde Rente (hoy más apropiado que nunca)

Pablo Gonz dijo...

Creo yo que el virtuosismo técnico no hace la diferencia: hasta un robot es capaz de tocar el piano si se programa para ello. La cosa reside, precisamente, en las tripas. Un escritor con una capacidad técnica normalmente desarrollada puede escribir un buen texto sin demasiado esfuerzo. Luego está lo que él sea capaz de comunicar y tal es tarea de las tripas. La literatura podría ser un modo de comunicación entre tripas. Me encanta escuchar las tuyas. Con las mías.
Un fuerte abrazo,
P

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Yo parafrasearé al viejo Lincoln, Don Abraham y diré que se puede engañar a pocos mucho tiempo, a muchos poco tiempo, pero no a muchos mucho tiempo. Con ello pretendo afirmar que la antigüedad de este rincón, las capas de oxido de esta espada, nada tienen que ver con la clasificación en las votaciones, Don Manu.

Sospecho que muchos de los que aquí llegamos, hace siete años, no sabíamos ni lo que era un blog. Pero hemos ido llegando y quedándonos por dos razones de peso; al menos en mi caso. Eres un gran escritor, un magnífico microrrelatista y el reconocimiento recibido en la antología de Cátedra al que alude Agus, deja esto fuera de toda discusión. Llegamos hasta aquí y nos quedamos porque nos regalas literatura de la que nos gusta y nos enriquece.

La otra razón, la que a mí me supone más peso, es que eres un tipo formidable, Manu. Generoso con quienes conoces y con quienes no conoces; generoso con tu tiempo al visitarnos y leernos; generoso, sincero y objetivo en tus comentarios; generoso a la hora de divulgar el género.

Dicho lo dicho, resumo diciendo que me alegro del resultado de las votaciones en lo que a tu clasificación respecta, y mucho. Es más que merecida.

Un abrazo,

Lola Sanabria dijo...

¿Qué daría un padre, una madre, por su hijo? Todo.

No existe un tópico más real. Ahí le has dejado unas cuantas palabras. Y muchas más que acabará recogiendo.

Abrazos mudos.

Kum* dijo...

A ver, varias cosas, todas payasas... claro:

Para empezar, usted, mi querido Manuel de la Espada Oxidada, NO está allá arribota por viejo, sino por GUAPO. Ese flequillo despeinado le hace a usted irresistible.

Segundo (por orden inalfabeto): Creo que es de ley señalar que Pablo Gonz (SuperGonz para sus seguidores payasos) no figura en la lista porque él mismo renunció a ese derecho por organizar él la cosa de las votaciones. Yo, que le debo dinero, le hubiera votado,... claro.

Y Quinto: ¡Ah!.. pero se puede escribir desde un sitio que no sean las tripas???... joé, lo que me falta a aún por todavía!!!

Emocionante el micro-trasplante.

Besos payasos, Manu, y felicidatres.

Miguelángel Flores dijo...

No podía ser de otra manera, Manu. Y si lo fuera, sería muy parecido. Y del porqué de ello has dejado respuesta con este ejemplo. Un joyón de micro.
Un abrazo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Felicidades Manu. No tengo mucho tiempo de leeros últimamente, pero me alegro por ti que sabes te sigo siempre que puedo.
Espero que no te pase nunca como al padre de ese fantástico relato que nos dejas hoy y espero ese nuevo libro con la boca hecha agua.
Besicos muchos.

Rosa dijo...

Ya sabes que eres uno de mis preferidos :)
Cuando llegué a La Espada me quedé sin dudarlo. Me enamoré de tus palabras, de tus historias, de Zoom... Y que estoy a la espera de esos Personajes Secundarios de los que el micro de hoy no hace más que desee poder leerlo muy pronto.
Gracias Manuespada por escribir como lo haces y por ser la persona tan maravillosa que eres.

Besos desde el aire

Marta dijo...

Ya te lo he dicho Manu, tres fueron los primeros blogs que cité en los inicios del Taller de Escritura (La espada oxidada, puerta falsa y entredospuentes) alguno cerró n el camino. Luego vinieron todos los demás, muchos de los que te siguen y comentan. Lo tuyo no es sólo una cuestión de constancia sino de palabras bien encajadas, ingenio, dosis de humor e investigación en la escritura. Todo imprescindible para escribir. Del relato de “Personajes secundarios” que nos regalas sólo puedo decirte que como cabía esperar es genial. Y del trasplante que hay detrás del relato sólo quiero decirte que no hay vacio en el silencio, sólo cariño y esfuerzo. Compartir tus palabras no te volverá mudo, te hará crecer con él y para él, porque los críos son nuestro impulso vital y nuestra desolación cuando vemos que no llegan. Sus logros son nuestra fuerza y sus tropiezos nuestra frustración. Y ahí están, acompañando nuestro camino del que nos sentimos indisolublemente unidos. Gracias por hacernos la vida más fácil con tu forma de ser y de escribir.

Marta dijo...

Ya te lo he dicho Manu, tres fueron los primeros blogs que cité en los inicios del Taller de Escritura (La espada oxidada, puerta falsa y entredospuentes) alguno cerró n el camino. Luego vinieron todos los demás, muchos de los que te siguen y comentan. Lo tuyo no es sólo una cuestión de constancia sino de palabras bien encajadas, ingenio, dosis de humor e investigación en la escritura. Todo imprescindible para escribir. Del relato de “Personajes secundarios” que nos regalas sólo puedo decirte que como cabía esperar es genial. Y del trasplante que hay detrás del relato sólo quiero decirte que no hay vacio en el silencio, sólo cariño y esfuerzo. Compartir tus palabras no te volverá mudo, te hará crecer con él y para él, porque los críos son nuestro impulso vital y nuestra desolación cuando vemos que no llegan. Sus logros son nuestra fuerza y sus tropiezos nuestra frustración. Y ahí están, acompañando nuestro camino del que nos sentimos indisolublemente unidos. Gracias por hacernos la vida más fácil con tu forma de ser y de escribir.

David Moreno (No Comments) dijo...

Enhorabuena Manu, por todos tus éxitos y sobre todo por escribir así. Tus relatos en Fuera de Temario y tus micros en Zoom se encuentran en la cabeza de libros preferidos. Y tu blog, indispensable.

Gracias por entretener mis momentos de tedio.


Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Raúl dijo...

Aplausos.

Miguel A. Zapata dijo...

Enhorabuena y gracias por tu elegante generosidad, Manu. Es necesaria en estos tiempos cainitas y vulgares. Un abrazo.

Elysa dijo...

Tengo la suerte de que a poco de empezar con el blog me tropecé con el tuyo y me quede tan admirada que decidí venir siempre, tenía muy claro que me gusta lo que leo aquí y que de paso aprendía. O sea todo este rollo para decir que el hecho de que hays sido el más votado o valorado es por tu buen trabajo, no solo por el tiempo que llevas.
Y muchas gracias por compartir este texto tan maravilloso, eso es generosidad igual que la de ese padre.
Venga, sigue con lo que estás haciendo así lo disfrutaremos antes.

Besitos

PD: ¡Anda! acabo de darme cuenta que mi blog también está ¡que ilusión! Es una autentica sorpresa.

letrasdeescarcha dijo...

Que Manu esté en esa lista es algo obvio sobre todo los que hemos seguido el género desde hace años. Pero que os hayáis olvidado de mí. Eso no os lo perdono. Solo he estado un año fuera. :) Ya en serio, ha sido un placer encontrarme con un montón de blogs que eran desconocidos para mí. Está claro que ya somos casi pandemia. Un abrazo

princesa de nunca jamás dijo...

Me ha parecido un micro-relato precioso.
lo he puesto en el blog de mi princesa, incluido la procedencia.
voy a intentar sacar tiempo, para mirarme con calma la espada oxidada.
gracias, me has emocionado.

Sergio Jiménez Figueroa dijo...

Excelente¡¡¡