12/28/2011

AGUJERO DE GUSANO (LA FLECHA)


Ulises tensa su potente arco, coloca en la cuerda la flecha que le regaló Cupido y dispara hacia Ítaca, donde se encuentra Penélope esperando a que regrese de su viaje. El proyectil sale con tanta fuerza que pulveriza la velocidad de la luz, traspasa el tiempo espacio y atraviesa el tendón de Aquiles, tritura la manzana que tiene el hijo de Guillermo Tell sobre la cabeza, se adentra en el bosque de Sherwood, donde desintegra la diana en la que practica Robin Hood, sobrevuela el pebetero del estadio Montjuit durante la ceremonia de inauguración de Barcelona 92 ante la mirada atónita de Antonio Rebollo, traza una parábola envuelta en llamas, y se clava en el corazón de San Sebastián, que, preso de una locura inexplicable, embarca rumbo a Ítaca, donde acaba de llegar a casa, al fin, Ulises con su potente arco.

22 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

O el amor como un tiro al aire...

Me pregunto cómo habrá acabado la historia entre ellos dos.

Un abrazo, Manu.

Susana Camps dijo...

Deslumbrante. Y todo en dos frases: una directa, como una flecha que apunta, y la otra elíptica como una flecha extraviada por el espacio y el tiempo.
Qué bueno eres, Manu. Admiro mucho tu imaginación.
Abrazos.

AGUS dijo...

Hilarante, pero siempre con una honda carga de profundidad. Menudo repaso histórico, hasta Rebollo. Y el final me hizo pensar en la idea del eterno retorno. Chapeáu!

Abrazos.

Luisa Hurtado González dijo...

Me encantan estas historias que, afortunadamente, pueden llegar hasta el infinito.
La tuya es corta.

XAVIER BLANCO dijo...

Manu me ha gustado esta historia que como una matrioska va saltando de escenario en escenario. Ese título es genial, y en el fondo todos somos esa flecha que lanza nuestra memoria, buscando manzanas, dianas o corazones en los que acertar.
Un abrazo.

Oriana Lady Strange dijo...

Que buen trayecto!! Al igual que Pedro me pregunto como sigue esta historia.
Un abrazo...

P.D:Para decir verdad no sé como llegue hasta aquí, pero me alegra haber llegado.
Con tu permiso me quedo.

Raúl dijo...

La teoría de "la bala mágica" del magnicidio de JFK, no le llega a la altura del tendón (de Aquiles) a la de tu saeta.

manuespada dijo...

Joder Raúl, eres un tío listo. Este relato se me ocurrió con el tema de la bala mágica, y precisamente es la segunda parte de este microrrelato. Lo publicaré mañana. Un abrazo a todos.

Víctor dijo...

Me recordó un poco a la "Manzana" de Shua, pero con mayor recorrido. Me gusta. Y el título, la clava. Porque... ¿el gusano del agujero es el que se esconde en la manzana, no? Un abrazo y buenas fiestas, Manu.

Arte Pun dijo...

Divertido relato, mezclando la historia con la ficción. Si no intrepreto mal, ahora ya son tres, en Ítaca, un número mal avenido. Supongo que en la segunda parte, con su potente arco, captarán un cuarto, o más bien una cuarta.

Me alegro de tu resurrección. Abrazos.

Lola Sanabria dijo...

En estos tiempos de crisis, hay que hacer malabarismos y tiros de arco con múltiples dianas.Una flecha bien aprovechada.

Abrazos de Diana Cazadora.

Maite dijo...

Genial, me encantan estos relatos que son como collares de cuentas, engarzados con esmero, hasta lograr una joya. Un recorrido por los diferentes personajes brillante. Abrazos!

Nicolás Jarque dijo...

Manu, esa flecha es muy viajera, incluso en el tiempo. La imagen de Rebollo en Barcelona ´92 no tiene precio. Me gustó todo ese recorrido que se acompaña de sentido del humor.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Jajajaja Un tiro certero a mis risas...Gracias Manuespada, me hacían falta.

Besos desde el aire

Miguel Baquero dijo...

Tienes una imaginación, colega, no sé si te lo he dicho ya: deslumbrante

Laura dijo...

Un viaje elíptico a través del tiempo con la precisión de un observador inmortal.

Muy buen microrelato, Manu, has desplegado las telas de tu imaginación al viento que empuja una flecha.

Un abrazo de Laura.

Elysa dijo...

Me gusta mucho el título, me fascinan los agujeros de gusano y todo lo que implican. Tu micro es más revelador que todas las teorías que circulan por ahí sobre esos agujeros.
Supongo que te queda claro que me ha gustado ¿no?

Besitos

Belén dijo...

Pues chico... ahí hay tomate, porque como Penélope esté receptiva... se lía la de san quintín!

Besicos

Juan Ojeda dijo...

Realmente impresionante el ingenio de la secuencia; una flecha que atravesó tanto el espacio como el tiempo,,, Quizás sea parte de una puntería que siempre llevamos dentro aún sin saberlo,

Saludos.

Fernando Martínez dijo...

Hola de nuevo. Yo he viajado a través de los agujeros de gusano en orden inverso. Quizá por eso me ha gustado mucho más la bala que la flecha.

En todo caso dos grandes micros que juegan en el mismo campo pero,bajo mi punto de vista, no al mismo juego.

Un saludo.

Roger Vilanova Jou dijo...

Suscita muchísimas cosas, pero qué fuerza debe tener Aquiles para proyectar una flecha que atraviese todos los tiempos, todas las impresiones muertas petrificadas en la tradición del instante.

Ximens dijo...

Muchos microrrelatos leo pero muy pocos de alta calidad. Creo que perteneces a eso grupo de blogueros que alguien definió como "Los otros", los escritores de alto nivel. Este relato es un ejemplo de cómo hacer un repaso por la literatura en ese gusano del tiempo, cómo el lector pone lo no dicho por la propia cultura. No tengo más que decirte que ha encantado leerte, Manuel.