6/21/2010

LA ORILLA


Un hijo lleva a una cala al hombre que nunca ha visto el mar. Ha sido un largo viaje.
—Papá, mira cómo rompen las olas.
—Sabes que ya no veo nada.
—Siente cómo salpica la espuma.
(El anciano cierra los ojos) Las veo, son perfectas.

19 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Lo más bonito que he leído sobre el encuentro de un humano y el mar es de Eduardo Galeano.
El niño, ante tanta hermosura, dice a su padre( que es quien lo ha llevado, al revés que en tu relato)"Ayúdame a mirar".
También tu historia es hermosa, pero la leí después que la de Galeano...

Raquel dijo...

Así es.

Maite dijo...

Todos los sentidos convergen en el de la vista.

Un abrazo

Miguel Baquero dijo...

Preciosa esa forma de mirar de veras cerrando los ojos

Raúl dijo...

El hecho (seguro que ha sido intencionado) de que digas "al hombre" y no "a un hombre", casi que le da un toque de "axioma".

Mita dijo...

Es precioso, Manu!.
Me encanta visualizar los micros.
Besos

Álvaro Dorian Grey dijo...

es precioso, me recuerda al relato que cuenta Maria Jesus de Galeano
saludos y salud

Su dijo...

Muy bonito. Sentir se siente con todos los sentidos.

Araceli Esteves dijo...

La percepción de un ciego es superior a la de un vidente por la cantidad de matices que es capaz de experimentar.

Torcuato dijo...

Interesante micro.
También interesante el comentario de Raúl.
Sentir es un verbo maravilloso.

Un abrazo Manu

Belén dijo...

Qué bonito!

Y es cierto, muchas veces para ver hay que sentir :)

Besicos

BB dijo...

El vidente, vé. El ciego mira con el alma...
Qué hermoso, Manu
Besos
BB

Víctor dijo...

Sinestesia pura. Ríete de Baudelaire.

Un saludo, Manu.

mi nombre es alma dijo...

Mirar con los ojos del otro, ver para que el otro vea. Eso desde luego, es amor.

Esteban Dublín dijo...

Muy bello.

Baizabal dijo...

Eso, la palabra es sinestesia. Genial.

Virginia Vadillo dijo...

Qué bonito! Sin más. :)

Jesus Esnaola dijo...

Sobre todo en este mundo, sobresaturado de sensaciones, hay que pararse de vez en cuando y mirar de verdad.

Un abrazo

Sinuosa dijo...

¡Genial!, y con tan pocas palabras. Es que lo veo, lo veo...