6/25/2010

EL CASTIGO


La policía pilló a un niño pintando un cielo de estrellas multicolor en una fachada de la calle del Pez. Le obligaron a limpiar la pared hasta dejarla impoluta. Durante la noche siguiente tuvo lugar la lluvia de Perseidas. Al amanecer apareció la calle entera con graffittis. En unos días el barrio estaba cubierto de pintadas. Las papeleras, las paredes, las señales de tráfico, incluso las carreteras se habían convertido en un lienzo gigante. En un mes la ciudad estaba coloreada, y en un año, el país parecía un cuadro abstracto. A los dos años los satélites comprobaron que la plaga de graffittis se había extendido por toda Europa, y en un lustro los cinco continentes eran un crisol de pigmentos. Una noche la luna apareció teñida en mil tonalidades, y al poco tiempo los telescopios demostraron que los planetas del sistema solar estaban tintados. En varias décadas, la Vía Láctea era una galaxia pintarrajeada, y en setenta años el Universo se manchó con varias gamas de un spray fosforito que salía de la cola de los cometas. Varias estrellas fugaces verdes y azules cruzan el amarillo chillón de la noche. Mientras, un abuelo pide su último deseo desde una ventana de la calle del Pez y el último agujero negro del Cosmos comienza a tragarse los colores.

16 comentarios:

Herman dijo...

Me ha gustado mucho la imagen del grafitti expansivo. Gracias por regalárnosla, Manu.

mariajesusparadela dijo...

El color alegra la vida. Tus historias también.

Maite dijo...

Manu, me ha encantado este micro colorista. He visto la imagen de la tierra desde arriba que has dibujado, y el dibujo es precioso. ¡Qué bien escribes, hijo!

Víctor dijo...

Bien, y con final circular. Bueno.

Un abrazo, Manu.

BB dijo...

Me gustaría saber cuál sería el último deseo de ese viejo, niño, autor de esos graffittis en cadena...
Qué puedo decirte, Manu? Pues, que me ha encantado.
Besos
BB

No Comments dijo...

Micro lleno de color y de calidad.

Un saludo indio

Jesus Esnaola dijo...

Yo creo que el abuelo está recordando y desea que hubiera ocurrido todo lo que nos cuentas y su muerte y desaparición es, precisamente, el agujero negro que devora todos los colores. Precioso.

Gracias Manu.

Elèna Casero dijo...

Este me ha sorprendido. Estaría bien que algo así pudiera suceder, a veces el mundo no es tan colorido.

Un beso

Torcuato dijo...

Me ha hecho ver lo grande y lo pequeño que en el fondo son la misma cosa.
Un abrazo

Baizabal dijo...

Fascinante, en todos los sentidos de la palabra. Excelente. Qué buen micro has escrito: ritmo, imagen, narración. Muy bien.

Saludos

Belén dijo...

Pues ya verás como castiguen al cosmos...

;)

Besicos

MANUEL IGLESIAS dijo...

Los niños, que son los dueños, colorean el reino de los cielos. El adulto, con su tendencia al gris uniformado, casi negro. Manu, muy bueno, un saludo

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Esta no es la vida color de rosa, pero si multicolor. Me lo he imaginado y casi me duele la vista de tanta luminosidad chillona y fosforita. ¡Gracias que solo era un bonito relato del imaginativo Manu!!


Besicos muchos.

mi nombre es alma dijo...

El grafitti o la venganza de las estrellas borradas, así lo titularía.

Un abrazo

Patricia dijo...

A saborear los colores que están a punto de extinguirse... Un castigo justo. ¿Justicia?

Alice dijo...

Precioso colorear el día gris y transformarlo en un día multicolor
XD