9/21/2009

DE PREMIOS


Este fin de semana veíamos en el telediario cómo otorgaban a Maribel Verdú el Premio Nacional de Cinematografía. Y pensábamos en voz alta: "Debe ser precioso que te den un premio por hacer bien tu trabajo". Pero dándole más vueltas al asunto llegué a la conclusión de que sólo se premia a determinados trabajos, es decir, sólo determinadas profesiones se premian a sí mismas. Suelen ser profesiones humanísticas: escritores, arquitectos, actores, periodistas, directores, cocineros, deportistas, etc. Pero hay profesionales que jamás obtendrán un premio, pese a que sean los mejores en lo suyo. Porque, ¿quién conoce al mejor yesista de España? ¿Y al mejor fontanero? ¿Y quién es el carpintero con más maña de España? ¿Y el ingeniero de carreteras más eficaz? ¿Y qué hay del bedel más profesional del país? ¿Por qué una mujer de la limpieza no puede recoger el Premio Nacional de Limpieza mientras agradece a su familia y amigos (a moco tendido) el apoyo mostrado durante su carrera profesional? Yo daría un premio a la telefonista más humana, que ya sería un paso. Mientras, seguiré viendo siempre las mismas caras, los profesionales de los premios. Veo a Brad Pitt en el suplemento de El País. ¿Cuántos premios le darán este año por "Malditos Bastardos"? Desde "La Espada Oxidada" quiero enviar un galardón simbólico al mejor camarero de España, que no sé quién es, pero cómo se agradece que te atiendan a tiempo. Imaginad cómo sería la gala. Los nominados en pantalla gigante y paseíllo hasta el atril. Conmovedor, pero mientras, las mismas caras, los mismos gestos.

8 comentarios:

Araceli Esteves dijo...

Razón no te falta querido Manu.
Un beso ya casi otoñal.

Belén dijo...

Una vez algo dijo Bardem sobre los críticos... hablaba de una supuesta crítica a una faena de un fontanero...

Besicos

eva-la-zarzamora dijo...

Yo le daría la Palma de Cannes a mi canguro, sin ella, no sé cómo lo lograría...
Besos, Manu.

Lola Sanabria dijo...

Yo le doy un premio sustancioso, dinero en fin, nada de estatuillas, a la mejor ama de casa, por si quiere compartir con el marido e hijos si los hubiere, o darse a la fuga.

mi nombre es alma dijo...

Como la "premiación" bien entendida empieza por uno mismo, me daría el premio a mi misma, que no se diga que uno no hace que cunda el ejemplo.

Un abrazo

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Palmas a tu idea.
Me recuerda a un post de mi bitácora "Héroes cotidianos". Ya eres un galardonado por considerar esa parte del mundo que nos mantiene en equilibrio...
Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Me encanta esta idea.

Yo , premio al mejor taxista: el más honrado, que te lleve por el trayecto más corto y sea ameno sin ser cotilla(por cierto, os habéis dado cuenta que la gente normalmente cuando está en un taxi sigue hablando de cosas-incluso íntimas- como si no estuviera el taxista?, yo soy incapaz aunque tenga la barrera esa de plástico puesta soy muy consciente de su presecia y me incomoda hablar ignorándole ).

Otro premio al panader@ que más amor le ponga a su trabajo(lo del amor a tu trabajo debería ser universal, a ser posible) y haga las barras más crujientes y tiernas(por sus manos pasa el pan que come mucha gente, imaginaros que esté de mala leche y eso afecte a la masa-en plan realismo mágico y eso-.

Un saludo.
R.A

Álvaro Dorian Grey dijo...

Debería de ser exigible, premio al mejor fontanero, al mejor electricista, etc...
Luego le dan el premio al trabajo a esos mismos, aun no he visto que ese premio se lo den a un tío de 80 años carpintero..
saludos y salud