4/06/2009

SOMNOLENCIA


Esto es una pesadilla. Hace días que el perro me acecha por la casa. Al principio sus gruñidos no me dejaban dormir, un acoso liviano comparado con los tortuosos ladridos a la hora de la siesta. En cuanto empiezo a cabecear en el sillón me enseña los dientes, esos caninos afilados como cordilleras. Ayer, hipnotizado por el mismo Morfeo, cerré los ojos en el pasillo y me propinó varias dentelladas. Antes de morir devorado, o por falta de sueño, he decidido irme. Ahora duermo en la caseta del jardín, sobre la manta. Mientras, él se desvela en la cama con mis ladridos.

15 comentarios:

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Tus ùltimas entradas, sobre todo ésta me hicieron pensar hoy en la peli "Amores perros" (2000), de A. Gonzàlez Iñarritu. Son historias incrustadas unas en otras al estilo de "Short Cuts" (93)de R. Altman. En ambas, como en tu micro, todos los personajes sufren una mutaciôn tras su encuentro al final,transformando sus vidas. Los perros son una metàfora de la perra vida que llevamos.
En tu caso, optas por metamorfosearte en perro kafkaiano y darle una vuelta a la tortilla existencial, lo cual es casi, casi, lo mejor en estos casos.
Como siempre, muy bueno y sugerente, Manu.
Besos.

manuespada dijo...

Eva, me encanta esa película, como todo lo de Iñarritu, a ver si voy a ver la última. Lo de la metáfora, sí tienes razón, por ahí van los tiros, las perras vidas tienen mucho que ver. Besos.

BB dijo...

Manu: Me ha encantado ese relato
kafkiano. Pienso, sin embargo,
que ya nos hemos convertido en
perros: ni hablamos: ladramos,
y tiramos dentelladas a diestra
y siniestra.
Genial, Manu.
Un abrazo
BB

Belén dijo...

Por eso yo tengo gato...

Besicos

Evan dijo...

Cambio de roles!!

Tus cuentos son imperdibles, Manu!

Un besote.

Alma dijo...

Siempre se ha dicho que los perros adquieren las características y apariencias de sus "amos".
Y como todo el mundo desconoce, el viceversa también es cierto.

Araceli Esteves dijo...

Muy bueno el relato de intercambio de papeles. Qué gusto me daría poder ladrarle a un perro...

1mati dijo...

ingenioso, cambiarse por el perro... si ya practicamente lo somos, esta vida si que es perra...
yo tengo dos y te digo que no es la primera vez que digo, que me cambiaria por ello, pero ya.
ellos si que viven bien... en algunos casos, mejor que bien, pero bueno eso es otro tema... perro o niño.
un besazo perruno

Mr Blueberry dijo...

Tío tienes una capacidad de sorprenderme con tus relatos de la hostia y además lo haces con pocas palabras, cosa que le da mucho más valor a lo que escibes...

Un gustazo pasarse por aquí como siempre...

Abrazotes

Sinuosa dijo...

... y por eso yo no tengo perro...
;)

Cathy Pazos dijo...

Me encantan los perros, pero en este caso, felizmente no tengo uno...

Besitos

Esencia de Nebulosa dijo...

Describes la lastimosa renuncia a uno mismo de forma magistral.

Enhorabuena!

Raúl dijo...

Pues que se joda, Manu, que se joda el maldito cánido.

irene dijo...

Me encantan los perros, y ya casi no tiene sentido esa frase de "lleva una vida de perros", ya quisieran muchos vivir como algunos perritos.
No ladres mucho, ¡pobre chucho!
Un beso, Manu.

irene dijo...

Me encantan los perros, y ya casi no tiene sentido esa frase de "lleva una vida de perros", ya quisieran muchos vivir como algunos perritos.
No ladres mucho, ¡pobre chucho!
Un beso, Manu.

Hoy tengo la cabeza un poco "pallá", no sé si lo publicaré dos veces, o ha habido algún error.