11/05/2008

HABLEMOS DE LA SOPA


Si hace un par de post hablaba de Bradbury y lo prolífico de su obra, en contraposición a Rulfo, hoy recuperamos el tema con un autor de una sola obra, una película, una serie, y un escritor suicida. En la serie Californication, el protagonista, ese actor que anteriormente descubría Expedientes X y cuyo nombre de Europa del Este tampoco buscaré hoy en google siguiendo con la tónica de huelga de buscadores caídos, es un escritor con una sola obra (de éxito, eso sí), algo que le hace buscar refugio en el alcohol y el sexo (de hecho el actor es adicto al sexo en la vida real).

José me recordaba hace poco una conversación de la peli "Descubriendo a Forrester". Sean Connery le decía a su joven alumno que se dejara de grandes palabras y buscase la Literatura en las cosas cotidianas, como una pregunta que le hizo sobre el espesor de la sopa: "Sigue preguntando por la sopa, el objeto de una pregunta es obtener información que nos importa a nosotros y a nadie más. Me preguntabas por qué tu sopa no espesa, bien, seguramente porque tu madre creció en una casa que nunca pensó en desperdiciar leche echándola en la sopa. Esa era muy buena pregunta. Escribe tu primer borrador con el corazón y reescríbelo con la cabeza. La primera clave de la escritua, es escribir, no pensar."El guionista se inspiró para el papel de William Forrester en J.D Stalinger, autor de tan sólo una novela, también de éxito, es más, de culto: "El guardián entre el centeno".

En cuanto a las grandes palabras de algunos escritores, hoy publica El País que un amigo de Hemingway (E. Hotchner, éste nombre sí he tenido que saltármelo de la huelga de buscadores) acaba de publicar "La buena vida según Hemingway" en Belacqua. El libro es un autorretrato en el que las fotografías del escritor alternan con reflexiones. Los textos, inéditos hasta ahora, surgieron durante las horas de conversación que ocuparon los 13 años en que Hotchner y el autor de "E viejo y el mar" fueron amigos. Al parecer Hemingway decía haber aprendido de Cézanne a describir paisajes y arremetía contra el barroquismo de autores como William Faulkner con frases como ésta: "¿De veras cree que las grandes emociones vienen de las palabras grandes? Se cree que no conozco las palabras de diez dólares. Claro que las conozco. Pero hay palabras más viejas y simples y mejores, y son las que uso yo".

Esta temporada, ahora que se cumple un año desde que se publicó "El desguace", me he propuesto no ser un escritor de una sola obra y he comenzado un nuevo proyecto de cuentos que me trae de cabeza. ¿Lo conseguiré? Es duro, pero intentaré no pensar y teclear pensando en la sopa espesa. Qué pena que a Mafalda no le guste la sopa, porque sería aún más genial.

11 comentarios:

Mita dijo...

Muy bien, ánimo, suerte e inspiración!
Bss

Mita dijo...

Manu, por qué no hay una foto y un enlace directo a tu libro y la editorial en el blog???

manuespada dijo...

Mita, sí que lo hay, a la derecha, donde pone "mi libro El Desguace", junto a otros enlaces. También hay algunos cuentos. Pincha ahí y puedes verlo.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Siempre, siempre, siempre escribir, para tirar siempre hay tiempo.
Saludos y salud

Cathy Pazos dijo...

Adelante y buena suerte.

Anónimo dijo...

Voila Matas habla de los bartlebys, que son los los escritores que rompen el lápiz. Recomiendotelo, querido amigo periodista.

manuespada dijo...

bartleby, gran relato, amigo literato.

Alberto López Cordero dijo...

¿Un mes del El desguace? Pero si yo lo tengo desde febrero.

Raúl dijo...

Pues que voy a decirte; suerte con ambos proyectos, el que ya corre solo, y el que intentas traer al mundo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Manu, ¡ánimo y a las gachas!, que decía mi madre. Estoy segura que saldrá un libro con espesura como la sopa, con tectura y color como los tarros de mermelada y con gran sabor, como por ejemplo: "La secretaria de Pollo"
Besicos.

manuespada dijo...

Alberto, en efecto, hace un año de "El Desguace", ya lo he cambiado. Un abrazo.