7/30/2008

DIME QUÉ VES...


¿Cómo son las personas según el tipo de programa de tele que ven?

EL “CORAZONES”: Nutre su cerebro con programas de corazón. Se sabe todos los cotilleos de los famosos. Llega un momento en el que no distingue realidad y televisión. Si se cruzase con Humberto Janeiro por la calle sería capaz de torturarlo porque piensa que le pone los cuernos a su pobre mujer. Sabe todos los chismes del vecindario. La única manera de sobrevivir al lado de este personaje es empatizar con él. En las juntas vecinales saca a debate si la pareja del 3º se casará en breve o por el contrario esperará unos añitos para conocerse mejor.

- Roberto no lo tiene claro. Yo creo que se lo está pensando mucho.
- No estoy de acuerdo. Ése lo que quiere es pillar.
- Cariño, déjame hablar a mí. Bien vecinos, votemos. Los que crean que se casan en menos de un año que levanten la mano.


EL “DOCUMENTALES”: Si alguien sólo ve documentales de animales para echarse la siesta, lo reconocerás por su manera técnica de hablar. Cualquiera diría que ha sido poseído por el espíritu del capitán Costeau.

- El apareamiento de Ana y Roberto se aproxima a medida que avanza la estación estival, momento en el que la hembra y el macho hacen aflorar sus instintos reproductivos. El cambio climático será aprovechado para la cópula.
- Oiga, ¿pero eso es que se casan o no?


EL “TESTIMONIOS”: Los aficionados a los talk-shows son muy protagonistas. Cada conversación se transforma en una tertulia con título propio: “La del 5º me tira la ropa”, “Mi niño me saca de quicio”, “Mi marido bebe arrobas de vino”, “Llevo años liada con mi cuñao”, “El perro de mi vecina se mea en mi felpudo” o “Me atrae el portero”. Cuentan sus problemas más íntimos en público cada vez que tienen ocasión:

- Lucía tiene sueños eróticos con mi marido, ¿qué tienes que decir, Pepa?
- Sólo son sueños.
- ¿Es que a ti te también gusta mi marido?
- Mujer, no es el lugar adecuado para hablar de esto, en el ascensor, delante de todos…
- ¡Que pase mi marido! ¡Ahí tienes tu silla! Cuéntanos...
- ¿Qué significa ese cartel en el que pone aplausos?


DON/DOÑA “REALITY”: Se pasa el día vigilando a los vecinos por la mirilla. La pareja de este personaje está amargado. La expulsa de la casa cada semana por cualquier nimiedad. Dice que el portal no es seguro y que deberían poner cámaras de vigilancia por todo el edificio. Si por ella fuera las decisiones se tomarían por teléfono o SMS:

- Si quieren que las tuberías nuevas las ponga la empresa de mi padre, “Fontanerías Niágara”, manden un SMS al 6098986 con la palabra Niágara. Si por el contrario quieren que las ponga mi cuñao Benito envíe la palabra “Ñapas” al móvil de mi marido.

EL “CONCURSITOS”: La pareja de este personaje está constantemente a prueba con sus preguntas.

- ¿De dónde vienes?
- Del trabajo, cariño.
- Mooooooccc, respuesta incorrecta. ¡Vienes del bar!
- Bueno, de camino me he tomado una cervecita.
- ¡Dos puntos menos! Hueles a ron. Por la cena de cinco días, dime los nombres propios y apellidos de los amigotes con los que has estado. Tienes un minuto a partir de ¡ya!
- Manolo y Paco.
- Pasapalabra. Cero respuestas acertadas por 8 horas de sueño en la cama son cero horas. ¡OOOOOOOOHHHHHHHH! Tu premio es pasar la noche en este estupendo sofá de piel de vaca.

Para tenerla contenta, el hombre organiza concursos de todo tipo en el edificio. En la última junta propuso que los vecinos le entregaran las tapas de los yogures para sortear una caja de herramientas. Ha organizado todo tipo de eventos: “Miss y Míster portal”, “El vecino más débil”, “Jornadas de póker y parchís”, “Pictionary” o “El juego de las películas”. En sus juntas siempre hay una silla de menos, pero sólo te podrás sentar cuando acabe la música del cassette.

EL “INFORMATIVOS”: Un pedante. Cree que sabe más de política internacional que el Ministro de Exteriores porque ve todas las ediciones del telediario. En realidad lo único que le interesa es saber cómo tenía decorada su casa Sadam Hussein cuando fue tomada por los americanos y criticar la pamela que la mujer de Zapatero llevó a la audiencia con los reyes.

EL “COCINITAS”: Desde que Arguiñano sale por la tele ha descubierto que su gran pasión es la gastronomía. Ha pasado de hacer bocadillos de chorizo a preparar vichesuá con champiñones. Lo identificarás por su barriga de casi 360 grados que comienza a la altura del pezón y termina medio metro por debajo de los testículos. Su mujer e hijos parecen clones con genes de albóndiga cruzados con células madre de queso de bola. Un rumor muy extendido en el vecindario dice que cada vez que esta pareja realiza el coito utilizan la grúa que usaron en la última mudanza.

“HUMOR EN LA NOCHE”: A este tipo de persona le encantan los humoristas de los programas de variedades que echan por la noche. Se troncha con las parejas de matrimonios. Se tratan mal, pero sin embargo se nota que se quieren tanto… Procura poner humor en su vida conyugal desde hace 40 años, que es el tiempo que llevan casados. Los vecinos al principio se reían con sus discusiones, pero han decidido hacer una colecta para someterlos a tratamiento psiquiátrico.

15 comentarios:

Lula dijo...

¿Y los que no vemos nada? Bueno... hasta que empiecen las Olimpiadas, que entonces me descubriré contemplando un combate de taekwondo entre un rumano y un coreano y me preguntaré qué narices hago yo de nuevo delante de la tele.

Confieso que también veo "Juan y Tolola" y "Los Little Einsteins" de refilón cuando se lo pongo a mi peque, pero no sé si eso cuenta. Qué desasosiego, no me reconozco en ningún perfil, ¿existiré?

Besos Manu.

manuespada dijo...

Lula, mucho mejor si no te ves en ningún perfil, eso dice mucho de ti. Besos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Jajajajaja, que bueno!
Creo que todos tenemos algo de estos personajes, pero he creido reconocer a uno en particular muy allegado a mí.
Eres un encanto, me encanta la gente que sabe hacer sonreir.
Besicos

Mita dijo...

Jo, qué me he reído. Voy a pasarles el post a mis amigas, jajja.Qué bueno.
No veo la tele, así que me encanta que me mantengas informada que para eso está la prensa,no?
Qué bien un amigo periodista en la capital del Reino.:)
Besotes

Belén dijo...

Estoy con Lula, los hay que no ven la tele por salud mental, jajajaj

Besicos

Luq+uVe: dijo...

Nosotros somos marinos... Navegamos continuamente por Internet y para cualquier cosa...

Como por ejemplo...
...
y otras más.

La televisión la utilizamos de pisa-papeles... Es que vivimos al aire libre y en Tarifa...

Tarifa plana, por supuesto: pagamos lo mismo vivamos la cantidad de vida que vivamos.

¡¡¡Tarifa plana!!! Claaaro, por eso sopla tanto el viento...

Bolero dijo...

Igual q Lula, no veo nada de nada la tele, ay q mal, no tengo dónde encasillarme con lo q me gustaría a mi pertenecer a un grupo
MUAKKKKKKKKKKKKKKKKKkkk

Cecilia Alameda Sol dijo...

Los más cultos los de los documentales, que se echan unas siestas delante de los cocodrilos que se están apareando...

Álvaro Dorian Grey dijo...

Yo soy de los de Lula. Sólo veo series infantiles.. Pocoyo, Los lunnis, etc.. ¿Somos raros??
Me he reido con este post, muy bueno.
Saludos y salud

Raúl dijo...

Manu, divertidisimo a la par que certero.

Benjuí dijo...

Pues...
Yo me trago TODO (menos lo de cocina) al menos un par de veces. Luego aprovecho los anuncios de las pelis para ponerme al día.
Lo único que me he negado a ver, por principio, es "Cuéntame..." porque no me daba la gana que el Imanol y la otra cursi pusieran cara a mis recuerdos, y "La señora", porque las telenovelas me provocan sarpullidos desde que me rompí una pierna y la señora que me cuidaba se veía todas.

Hay un programa del corazón que me hace reír, por cierto: el de la Patricia Conde. Lo que no vale es que se crean por encima del bien y del mal, pero es que el chaval que le da réplica es demasiao...

Alberto López Cordero dijo...

Tengo que reconocer que de vez en cuando veo un poco de todo eso...¿en que categoría entro?

EC dijo...

La televisión no se puede ver. Encenderla hoy es absurdo, como tratar de encontrar información o poesía entre los catálogos, folletos y demás filfa que recoges del buzón cuando vuelves de un viaje largo. Todo es publicidad. Las noticias son publicidad. Las películas son publicidad. Algunos dialogos de series que vi parecian escritos por y para subnormales. Sólo muy de tarde en tarde se encontraba antes algo -a las dos o a las tres de la madrugada- que merecía la pena ser visto. Pero esto ya dejó de ocurrir, así que tiré el aparato a la basura. Ocupaba un espacio que me hacía falta en la estantería.

Juani lopes dijo...

yo cuando veo la tele me gustan las series americanas
saluditos

Juan Carlos dijo...

Y los que ven porno?