5/07/2007

CARLOS EL MADRUGADOR


La primera vez que recuerdo haber visto a Carlos Herrera fue presentando un programa de copla con Bibiana Fernández hace años. Años después, cuando trabajaba en RNE fui un día a ver a Carlos Herrera. Llegué a su estudio y el periodista no estaba allí. Una mesa llena de contertulios hablaba con su espíritu allí presente. Un milagro tecnológico llamado dúplex. Cuando me dijeron que Carlos Herrera hacía el programa de radio desde su casa de Sevilla a través de conexiones con los estudios centrales me lo imaginaba en pijama con el cafelito sobre la mesa camilla de su salón, tapado con las faldillas para mantener el calorcito del brasero. Y luego pensaba en la situación del resto del equipo, que trabajaba toda la noche para él, allí, en la redacción, recopilando noticias y desenredando teletipos. Ahora soy yo el que se levanta a las 6 de la mañana, y no debe ser bueno para la salud, aunque ahora comprendo la mala leche que tenía el equipo de Carlos Herrera. Así que, cada mañana me acuerdo de aquella época. Entonces pongo la radio y escucho su voz: "Me alegro, por fin es lunes qué bien. El que no esté levantado a qué espera, vamos, que hay que levantar el país, venga", arenga con ironía andaluza. Entonces, escucho cómo la semana pasada llamaba "arrabaleros" a los que defienden la República (la gente que vive en los arrabales), una expresión clasista que tiene por desarrapados indigentes a los que no quieren la Monarquía. Sin embargo, hoy dice que tiene envidia de la República francesa porque han elegido a un tío que ama la patria, la moral, la autoridad y el esfuerzo, un hijo de inmigrantes llamado Sarkosy. Por contraposición, se entiende Royal ama a los apátridas, la inseguridad, el crimen, la inmoralidad, y a los vagos. Me pregunto qué pensará de los madrugadores. Pos eso, pos "malegro".

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué recuerdos desentrañando teletipos para aquí, el divo... Y eso que aquí la menda era una humilde becaria, que curraba como todos eso sí...
Curioso personaje éste señor. En lo personal despierta en mí más de una ira, al igual que en su ideología cada día más patente y cada día más revenida hacia la derecha.. Sin embargo, cuando sale del ámbito político me parece un buen comunicador...
De todos modos es una estrella fundida, alguien que monta un gran pollo y dice que no empieza el programa porque no tiene un chocolate mugroso de vaso de plástico y de máquina mata-ratas en su mesa no merece más comentarios...
Y eso lo vi con estos ojitos enfermos...
Ain.

manuespada dijo...

Si no empezamos el trabajo cualquiera de nosotros por no tener un chocolate sobre la mesa a lo mejor también nos lo permiten, ¿no? Besos Ainaguí.

Evan dijo...

Por lo que interpreto él trabaja desde la comodidad de su casa, mientras los demás hacen el trabajo de investigación, etc durante la noche... eso es lo que entendí. Por más DIVO que sea, no me parece justo que se lleve los laureles.

Me equivoco???

Saluditos!!

manuespada dijo...

Que te responda la chica de arriba, que trabajó con él y te puede responder de primera mano. ¡Manifiéstate! ¿O ahora curras en casa?

Anónimo dijo...

Manifiéstome!!!!!!!!!

(De momento sigo viviendo del cuento... Veremos...)
Yo pertenecía al equipo de informativos nocturnos de RNE, por lo tanto, las dos primeras horas de programita de aquí el señor las hacíamos nosotros. Después ya pasaba al magazine propiamente dicho...
TREMENDOOOOOOOOOO
El menda-man (y siempre hablo de esas dos primeras horas) se dedicaba a leer un guión escrito por el equipo nocturno. Y PUNTO. Que lo haga bien o mal es harina de otro costal..
Aún recuerdo el primer día que tuvo que leer ni nombre y apellido para darme paso en un crónica. Bien es cierto que entraña cierta dificultad puesto que soy vasca, pero el hombre no fue capaz de leerlo bien!!
Entró mi crónica grabada, y mientras sonaba en antena montó el gran pollo preguntando de dónde salía "ésa"...
Evidentemente él se lleva los laureles de todo un equipo que curra, que está ahí dando el tipo y que no conoce ni Perry Mason.
No sé en Onda Cero cómo irá.. Me temo que no muy diferente.
He dicho.

Anónimo dijo...

Sr. de la Espada, no pruebe usted a no trabajar por carecer de un chocolate en su mesa.. Me temo que hacia usted lloverían más de cuatro gritos!!!!
O tal vez sea cuestión de probar.. Mmmmm... No sé...
Mejor unas copitas por la nuit, y sin trabajo!
Unos besos majete, ya va siendo hora de verse las caritas no?

ella y su orgía dijo...

Madre mía, menuda expresión la de levantar el país. Ya podía el país acordarse de más de una y de uno.

Besos orgiásticos.

woody dijo...

El tinglao está así montao (toma pareado). Cuatro estrellitas se llevan la pasta y la gloria, y el resto a currar. En cuanto a su "envidia" por la República Francesa, me alegra escucharlo. Eso sí, me acojonan todos estos que hablan de la moral, porque casi siempre quieren imponer la suya. Son los mismos que en su día se opusieron a la Ley del Divorcio y luego la dejan echando humo (Cascos, Rato y compañía) o los que le decían a las mujeres agredidas "aguanta hija que el matrimonio es indisoluble". Lástima de país, coño

Gayhetera dijo...

¿Y lo que nos reimos por la mañana en el coche cuando oímos cómo llama a Zapatero "Duduá"?

Gayhetera
www.lacoctelera.com/mariliendre

manuespada dijo...

Aínaguí, eso, a ver si nos tomamos unas cañas ya!!! Woody, lo de Cascos ya raya la ptología, jajaja, quçé afición a usar la ley del divorcio. Gayhetera, la verdad es que lo de Zapatero y su guitarra duduá tiene su gracia, es muy visual, como de las noticias del guiñol. Orgiástica, lo de levantar el país va por tu blog, seguro.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

No me extraña nada, pasa en todos los curros del mundo. Además, supongo que tiene que estar así establecido el puto sistema, para que unos pocos vivan de puta madre, muchos tenemos que escornarnos a diario y encima en el peor de los casos estar agradecidos.Tiene cojones.Un saludo y perdón por los tacos pero no he tenido un buen día en el aspecto laboral y supongo que con tu post me he terminado de encender. En fin.

caewlin dijo...

Si la gente supiera cuántas estrellas del mundo del espectáculo; que de cara al público son encantador@s, solidari@s, etc.; luego en el día a día del trabajo son clasistas, soberbi@s, déspotas, egocéntric@s, altaner@s, etc...
Pero en fin, el mundo es así y a estas alturas no nos vamos a quejar de que el cielo es azul y la hierba verde. Algunos son así de nacimiento y a otros l@s ha corrompido la fama, que es muy perra.