5/22/2006

LOCURA, ESTADO TRANSITORIO


Locura es un Estado transitorio. Dicho Estado no figura en los mapas, porque los atlas los fabrican en el Reino de Cordura, principal enemigo del Estado transitorio. El país de Locura tiene el único régimen anárquico del Mundo. De hecho es un quimera que los cuerdos no entenderán jamás, porque para llegar hasta los entresijos de la perfecta Locura hay que tener poco juicio. El mayor pecado de los cuerdos es la envidia, y para vengarse de la felicidad de Locura organizan safaris con el fin de dar caza a sus habitantes. Una vez que se hacen con ellos los encierran en habitaciones de goma y proceden a su estudio. Los miran con lupa, los analizan y se adentran en sus pensamientos. Lo único que ven en la mente de los habitantes de Locura son imágenes que no comprenden, manchas que evocan a mariposas y murciélagos, conceptos hundidos en las púas marinas o paquidermos volantes que cabalgan en manadas de a uno, sombreros de embudo, emperadores franceses con la lengua en el belfo, ojos en doble fila y rostros de luto alegre.En el país de Locura los valles son negros, helados, y las cumbres ciegan por su calor en forma de luz naranja. Al ser un Estado transitorio cambia de lugar cada pocas horas. Nunca permanece en el mismo sitio, pero los cuerdos siempre lo encuentran. Ellos sólo se preocupan en buscarlo, porque no lo comprenden. Los cuerdos siempre reflexionan apoltronados en sillas y todo buen pensamiento ha de ser caminado. Héctor Beltrán vivió en Cordura. Intentó desenmarañar las ideas que envuelven los números del firmamento. Durante años, noche tras noche, con la vista fija en el cielo, estuvo sumando cifras en su cuaderno para tocar con los dedos los secretos del Universo. Años de estudio. Física, Matemáticas, dígitos, guarismos... La razón de Héctor Beltrán se rebeló ya cansada por el excesivo uso y lo convenció para hacer un viaje a Locura. En uno de los safaris le dieron caza mientras escalaba una colina roja y hoy pinta extraños números en las paredes de goma de su habitación. Mientras, un habitante de Cordura toma datos sobre su comportamiento. Toma datos y datos. Demasiados datos. Tantos, que a su razón le está empezando a apetecer irse de vacaciones.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Bendita Locura...
Aina

ali dijo...

Siempre me he cuestionado la posibilidad de si un loco nos vera locos a nosotros... en ese caso, quien es el loco?

manuespada dijo...

Pues sí, Ali, como en "Alguien voló sobre el nido del cuco", el único cuerdo era Jack Nicolson...

blanche dijo...

pero la locura es transitoria ? y quien es realmente el loco ? el que se evade o el que se mantiene en la realidad ?

Anónimo dijo...

Nice colors. Keep up the good work. thnx!
»

Anónimo dijo...

Interesting website with a lot of resources and detailed explanations.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.

Cristian Jesus Valderrama Araya dijo...

Soy un cuerdo irreconosible, camino en pasajes de razón justificando mi injustificada locura, inentendiblemente vivo moriré, y eso me dibierte.

caewlin dijo...

Manu, este texto tuyo sobre la locura y la cordura es CO-JO-NU-DO (hablando mal y pronto).

Gaby dijo...

Excelente, encantador.
Me encanto.
Me declaro demente.