10/20/2015

NUEVA TEMPORADA

Este comienzo de temporada fue duro en lo profesional, se acercan las elecciones y todos los candidatos quieren su hueco en la tele, por lo que me ha tocado echar unas cuantas horas de más. Como contrapartida he podido hacer unas extensas e interesantes entrevistas a los cinco hombres más buscados del momento: Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Alberto Garzón. Aunque agotador, ha merecido la pena vivir en primera persona este momento político histórico en el que tantas cosas pueden cambiar en este país, aunque sea en las formas de hacer política. Eso en lo periodístico. En lo literario, aunque he tenido la tentación de regalar un ejemplar de “Personajes secundarios” a cada candidato, he resistido ese impulso y he reservado los ejemplares que me quedaban para los amigos, todos esos que han estado siempre a mi lado. Vosotros sabéis quiénes sois. El recorrido del libro parece estar llegando a su fin, pero ha tenido una larga y extensa carrera con reseñas y entrevistas en todo tipo de medios y de webs. Además, el libro me ha regalado un gran momento, porque el hecho de compartir caseta en la Feria del Libro con Fernando Arrabal no tiene precio. Pero aquí no acaba todo, porque el libro “Sólo con hielo” (Talentura) de mi amiga Silvia Fernández ha sido elegido uno de los diez finalistas del Setenil, igual que el libro de mi también amigo, el investigador del hospital Niño Jesús, Alberto García Salido, que ha llegado a la final con “Demasiada roca solitaria” (Adeshoras). Suerte a ambos. Esperamos ansiosos al fallo.

Por último, me ha impactado la muerte a los 44 años del periodista de “La Voz de Galicia” Nacho Mirás, que iba contando en su blog con un gran sentido del humor y una increíble manera de asumir ese camino hacia el final de la vida su lucha contra el cáncer. Más me ha impactado aún leer el primer post de su blog, publicado unos dos años antes de enfermar. Se titula “Prioridades”, y después de lo que le ha pasado cobra más fuerza todavía. La felicidad está en las pequeñas cosas. Cuestión de prioridades. 

PRIORIDADES


De toda la jornada de hoy, lo único que ha valido la pena ha sido llegar a casa y que mis hijos se me hayan echado encima como si Justin Bieber hubiese entrado confundido en el instituto de Pontepedriña. Ellos son mis fans pequeñitos y yo, cuando entro por la puerta, soy su number one. El Rey. El Mesías. Dios. ¡Un canguro, papá, un canguro!, me dijo el pequeño. Y yo me abrí la chaqueta, lo metí dentro, cerré la cremallera dejándole solo la cabeza a la vista y saltamos juntos por el pasillo. Después hice lo mismo con su hermana, que cabe peor pero que todavía tiene acomodo en la bolsa marsupial de un padre XL. Ya en la cama, les leí los cuentos, los abrevé con agua del grifo, repartí besos y los arropé. Todo el proceso no duró más de veinte minutos apurados. Pero me han aportado mucho más que todas las horas que me he pasado hoy sin verlos. No he llegado a la cena ni al cepillado de dientes, y eso no debería volver a ocurrir. Es más, no va a volver a ocurrir salvo cataclismo. Los padres que se pierden por sistema las cenas de sus hijos corren serio riesgo de cenar un día con unos desconocidos que llevan su apellido y que viven de su dinero. Yo desconfío por sistema de quien, con obligaciones semejantes, se marca prioridades diferentes, lejanas, absurdas. Ni se imaginan lo enorme que es convertirse en un canguro con cremallera. Se llama felicidad. Y de eso se trata.

1 comentario:

Silvia Fernandez Diaz dijo...

¡Muchas gracias por la mención, Manu! Es gratificante ser tu amiga y que te acuerdes de mí en este momento tan importante. Un beso