7/17/2013

Ladrón de palabras (I)

He sentido un efecto de sonido de pisadas, como a hojas secas, pero sin embargo caminábanos descalzos por la arena de la playa. He oído el viento soplar cuando no había ni una brizna de brisa, agitando un ensordecedor mar embravecido que permanecía calmo  y he podido escuchar con claridad una canción romántica mientras una pareja discutía a gritos, con su niño llorando a mandíbula batiente entre carcajadas. Daniel, aunque movía la boca, no pronunciaba ninguna palabra, pero le pude leer los labios. "Se equivocaron con nuestra banda sonora, ¿Verdad?", dijo. Como si en una película de Tarantino sonaran todos los temas de Disney. Tenemos un DJ incompetente y adormilado que confunde los discos, que raya los vinilos. Pero nosotros tenemos en casa un piano. Y ahí estamos, componiendo unas melodías inéditas sobre un pentagrama infinito, defectuoso y pintarrajeado, pasando el típex, poniendo nuevas corcheas y negras. Escribiendo letras. Encajando efectos. Y borrando silencios.

11 comentarios:

Miguelángel Flores dijo...

Quién no se siente descompasado en algún momento del día? Menos mal que, quien más y quien menos tiene en casa tippex y un piano de cola. Y si no, siempre hay una mesa de madera y unos nudillos que encarrilen.
Un abrazo, Manu.

Lola Sanabria dijo...

Los pianos viejos guardan en sus teclas toda la sabiduría. Y las miradas, las sonrisas, los pucheros, los movimientos de pies y de manos y tantas otras cosas, son más elocuentes que cien millones de palabras huecas.

Un abrazo mudo.

AGUS dijo...

Quizá sea mejor bailar al son de nuestra propia música. Mejor ser autor que mero intérprete. Una pieza muy irónica, con una acerada carga social detrás, pero que versa sobre la condición humana y su anhelo de libertad. Abrazos, Manu.





Miguelángel Pegarz dijo...

Genial la visión. Esa es la actitud que siempre me gusta y defiendo, crear la propia música.

Juan Leante dijo...

En algún momento hay que ponerse manos a la obra y tomar las riendas en medio de la mayor de las tormentas. Eso es mejor que esperar a que DJ reconozca que no sabe nada.
Saludos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

A contratiempo vamos Manu. Tenemos que procurar componer nuestras propias melodias, de lo contrario no volveran locos.
Disfruta tus vacaciones y a los tuyos si están en ello.
Besicos muchos.

Rosa dijo...

Muchas veces la banda sonora que nos acompaña está desacompasada pero, quizá esa es la gracia de la vida.

Besos desde el aire

Anita Dinamita dijo...

Noto una voz diferente en este micro, y me gusta mucho. Y el fondo, me gusta. Cada quién que se cante la canción que quiera, porque la música de fuera no suele acompañar.
Abrazos

Gemma dijo...

Hay ruidos tan estridente ahí fuera que a veces sería deseable no tener que oírlos a todas horas. Por salud, principalmente. Buen micro. Abrazos

Nacho Sánchez dijo...

Vivir en una isla abandonada, ser una persona "burbuja" o el raro de la clase siempre ofreció un punto de vista diferente a los 360 perfectos de la esfera.

Elena Casero dijo...

yo también veo una voz diferente en este micro. Y una escena.
Lo que más me gusta, quizás por el significado, es la última frase: Borrando silencios.
Al final, lo conseguiréis.

Un abrazo