7/01/2009

DE VOCES


Hoy he tenido que ir a la SER a grabar una especie de autobiografía para la final de microrrelatos y me han venido a la cabeza mis comienzos en la radio, y la importancia que le dábamos a las voces (me encantaba poner voces a personajes de ficción, como en los dibujos animados, algún día volveré a la radio, sin duda). Cuenta mi amigo Tomás Hijo que se puso dicho seudónimo porque cuando llamaban a casa y preguntaban por él siempre decían: “¿Tomás padre o hijo?” Y respondían, “Tomás Padre”, o “Tomás Hijo”, así que se sustituyó el Sánchez por Hijo, que vende más libros. La voz, el acento, la entonación, y todo lo que acompaña a nuestras cuerdas vocales es de una gran herramienta para muchas cosas: para convencer, para dar pena, para imponerse, para vender etc., pero también genera muchos prejuicios. Cuando trabajé en Radio 5 (la cadena esa que da noticias todo el día), Radio Nacional imponía (impone) que nadie tuviese acento. Con eso consiguieron que un compañero de Morón de la Frontera acabase casi loco intentado “hablar fino”, como dicen los andaluces (como si a un zurdo le haces escribir con la derecha). Se iba a casa todos los días llorando, era incapaz de hablar sin sesear. No lo entiendo. Hay ocho millones de andaluces que hablan así. ¿Por qué se tienen que quitar el acento en los Telediarios? El caso más espectacular que he visto es el del meteorólogo canario Paco Montesdeoca. Habla con un acento cerrado, pero en cuanto se enciende el pilotito rojo habla como si fuera de Valladolizzzz. Durante otra etapa, esta vez en informativos de Antena 3, se hizo mítico el doblaje que hizo de Boris Yeltsin mi compañero Paco, recién llegado de Málaga. No tenían a nadie a mano y lo pillaron por banda para traducir al mandatario ruso, y claro, el cachondeo fue general durante semanas al escuchar en el Telediario a Yeltsin hablando de esta guisa:

“Er ehérsito shesheno sá rendío a lash tropa rusha. Yo, como prezidente de la confederashió ruza doy la guerra por terminá”.

De todas formas hay risas inevitables, porque, ¿os imagináis a Rambo doblado al italiano o a Woody Allen al ruso?

Peor fue lo del profe tartaja ante el que intentábamos mantenernos serios cuando nos echaba la bronca, o la voz de pito de la secretaria de una famosa, que habla a lo Gracita Morales a la que le dijimos que se dejase ya de broma, pero es que ella “habla así”, en plan, “señoritoooo”.

Hubo una época a la que los compañeros de la radio nos presentábamos a cásting de voz que veíamos en anuncios. Leíamos un texto y nos podían contratar para hacer cuñas en la radio o cosas por el estilo. En cierta ocasión, una empresa me llamó tras una prueba en la que leí unas frasecitas inocuas. Había visto el anuncio en una escuela de doblaje. “Te hemos escogido para el trabajo”. No sabía de qué se trataba, pero fui pizpireta a la cita. La empresa estaba ubicada en un piso vacío en Puente Vallecas. Me abre la puerta un tío inmenso y barbudo, tipo oso y me dice: “Adelante”. Al meterme en la habitación hay un equipo informático. Me da un texto y me dice: Tienes que leerlos en tres tonos, tono camionero-macarra, tono aniñado y tono neutro. ¡Joder! ¿Cómo paso del camionero al aniñado? Cuando leí el texto lo entendí todo. Decía algo así como:

“En esta línea estamos los tíos más machos y cachondos. ¿Quieres una cita con tíos con la tranca enorme como un piano? No sabes qué morcilla tengo, llama al…”

El caso es que estuve dos años grabando esos textos. Pagaban bien por un cuarto de hora y al fin y al cabo sólo anunciaba tarifas de una línea de contactos. Me pregunto si seguirá mi voz por esos mundos de dios erótico-telefónicos. Tengo otra amiga que dio un paso más allá y trabajó para una línea erótica en contacto con el cliente. La verdad es que tiene una voz preciosa y hace maravillas con ella. Durante la semana trabajaba en una redacción y los fines de semana ponía cachondos a sadomasoquistas solitarios. Me pregunto qué pensaría Carlos Herrera si llega a llamar y hubiera reconocido la voz de la compañera con la que dio las noticias una temporada (hace años). Me contaba que había desde amas de casa hasta empleadas de banco haciendo punto, como en la peli “Boca a boca”. Manejar la voz es todo un arte, puedes manipular, enfadar o engatusar, porque, como decía un famoso publicista, no jode que te llamen “hijoputa”, lo que jode es el tonillo.

12 comentarios:

POLIDORI dijo...

Y es que la voz puede hacer triunfar a gente o impedírselo. Al margen de otros talentos o habilidades. Es así.

Saludos

Anónimo dijo...

Gracias por lo de la voz maravillosa.... ;-) Qué años aquellos!!!.... No sé dónde estarán aquellos sonidos que dejamos y utilizamos para calentar a sadomasoquistas caseros. Ni aquél Fernán Gómez que casi me provoca un ataque mortal de risa.
Siempre es un placer leerte, y aún más oírte, con una caña delante, claro.
Que ya lo sabes, que maite zaitut.
A.

Alba dijo...

La voz es muy importante, y el "tonillo" ya no te digo. Recuerdo que me gustaba mucho la película de El Resplandor, pero ya sabes que al principio no la pudieron doblar actores de doblaje, sino actores normales. No podía soportarla. Y mira que me gustaba. Después la vi con un doblaje normal y fue mucho mejor.

Besos

BB dijo...

Yo también pienso que la voz es
fundamental, puede convencer o
hundirte.
Tantos artistas del cine mudo
que no pudieron dar la talla
en el cine parlante, pues
las voces, que nadie había oído
jamás, resultaban casi ofensivas.
En un barco italiano, hace años,
pasaban películas dobladas a
ese idioma. Era desternillante
escuchar a John Wayne italianizado.
Una frase en un película gringa,
doblada al español: !!!corre, Jon, que nos alcanzan los injunes!!!.
Sería interesante poderte escuchar
en esas grabaciones eróticas.
¡Qué pifia!, diríamos por acá.
Me ha encantado tu post.
Y, por supuesto, ojalá ganes en
esa final de microrrelatos.
Cruzo los dedos.
Y, dicen por ahí, (parece una
guaracha cubana) que tengo una
voz...sugerente. Me lo creo.
Un beso
BB



´

Raúl dijo...

A esta entrada le falta un buen enlace con tu voz, no sé, algo así como una cuña de las que dices te encargaron hace unos años; a la de las trancas, me refiero, por ejemplo...
Deberías de hablar con Alma, para eso es una experta... para lo de las voces, quiero decir, no para lo de las trancas.
Sonrío.

eva-la-zarzamora dijo...

Eso me recuerda un dvd que grabé para la Oficina de Turismo maltés.
Era la ùnica mujer y se plantearon si una voz para España podîa ser femenina. Probaron el acento, el tono, la curba melôdica y lo pasé bomba, tanto que repetî en unos programas en Radio France sobre una posible gripe aviar. Nunca me reî tanto.
Y sî, una voz permite soñar o despertarte con una pesadilla cuando ves ciertas caras...
Besos Manu.
Escuchar tu voz no hubiera estado mal. Tu cara ya la he visto, je, je.

Evan dijo...

Hay voces que te hacen delirar... saber manejar la voz no es para cualquiera.

Besos Manu!!

Santi S. dijo...

Pues debe ser cierto lo de la importancia de las voces, porque a mi no hay voz de radiofónica de mujer, que no me ponga.
Buena entrada.
Abur.

mi nombre es Alma dijo...

Como dice Raúl que me vas a contar a mi de las voces que yo no sepa y de las radios nocturnas y diurnas de hace ya bastantes años, vanidosa que es una que hace con su voz lo que quiere (sonrío y me rio a carcajadas).

Eso si, una entrada como esta, merece una banda sonora con tu voz.

Y de regalo, hoy a Girondo, porque se pueden decir cosas sin saber ni lo que se dice.

Pincha en: hay que buscarlo

SUSANA dijo...

Muyyyy Bueno tu Post!!!

Y mirá si fueras argentino y te hubieras pasado la mitad de tu vida, escuchando a John Wayne con acento español, o a Henry Fonda o cualquier luminaria hollywoodense...cuando de repente escuchabas la voz real en inglés, decías...Ahhhhhhhh Nooo, me lo cambiaron!!!!

Por cierto, Guapo, nunca escuchaste los audios que dejo en mis artículosssss!

(ahora me disparás en la nuca, con De Voces II) Jajajajajaá!

Un abrazote Manu!

Miguel Baquero dijo...

Es gracioso eso que planteas de los rodajes a otro idioma, Rambo al italiano o Woody Allen al ruso. Recuerdo una risotada general en la entraga de los Oscar cuando echaron a Barbra Streisand doblada al español neutro, o sea, al mejicano. Y yo recuerdo haberme reído mucho una vez que estuve en Tarragona, puse la tele y lo primero que oi (te hablo de hace mucho) fue a J.R. en la serie Dallas diciendo a Sue Ellen: "Sue Ellen, tanca la porta". Ya sé que es una tontaería, pero me huzo muchísima gracia.

Sinuosa dijo...

Pues a mi me parece una profesión bonita, ya ves tú, esa de largar con distintos tonillos. jeje
Me encantó la peli del Boca-Boca.