5/19/2009

RELATOS DE LA SER

Es curiosa la concatenación de acontecimientos que a veces le depara a uno la vida. Cuando era muy pequeño sonaba en casa los fines de semana por la mañana una vieja cinta de Víctor Jara. Me gustaba especialmente una canción titulada "Te recuerdo Amanda", protagonizada por una pareja de obreros (aunque también me gustaban Los Parchís y las pelis de Bud Spenser, debo tener un criterio un tanto polifacético. Algún día contaré lo que le pasó a una compeñera mía con Tino "ficha roja"). El caso es que Amanda esperaba a Manuel cada día a que llegara de la fábrica. Mis padres me contaron que Víctor Jara era un cantante chileno al que unos soldados le habían cortado las manos y la lengua por decir lo que pensaba en sus canciones. Joder, qué bestias esos militares, imaginad cómo se me quedó el cuerpo. Hace cosa de una semana leí una sinopsis sobre una novela titulada "Las manos cortadas", que trata precisamente sobre el Chile de Allende, y pensé: "Me la tengo que comprar, me gustaría saber qué pasó realmente en aquella época y cómo se vivió desde dentro". Precisamente, y para mi sorpresa, hoy en la SER estaba invitado el autor de la novela, Luisgé Martín. Y precisamente votó mi relato diciendo algo que me ha hecho mucha ilusión: que le hubiera gustado escribirlo a él. El caso es que he sido el ganador de esta semana con este relato protagonizado con una mujer y un hombre que nada tienen que ver con Amanda y Manuel, pero me ha parecido curioso cómo a veces las casualidades llaman a la puerta de uno. Gracias a todos los por mensajes.

PLATO FRÍO

Entonces reconocí la mirada de la fotografía. Era aquel cerdo del callejón. El policía asintió con la cabeza y le dio el retrato a otro agente. "Dicta una orden de busca y captura", le dijo. A la semana siguiente me llamaron para una rueda de reconocimiento. Me pusieron tras un cristal y entraron cinco hombres. "¿Cuál de ellos lo hizo?", me preguntaron. Dudé un instante, pero después de examinar los ojos de todos lo tuve claro: "El de la camisa azul". A los otros cuatro los soltaron, pero yo seguí al del jersey rojo hasta su casa. Saqué las tijeras y le dije: "¿Te acuerdas de mí?"

26 comentarios:

BB dijo...

Manu: Acababa de leer tu relato
en la Página Relatos en Cadena
y allí me enteré de que habías
sido el ganador. Esos seis mil
euros, son para el ganador de
la semana, o sea para tí?
Bueno, de serlo, un brindis con
cava, no estaría mal, no?
Un beso
B.

manuespada dijo...

BB, ya me gustaría a mí. Hay tres finales: una semanal, una mensual y otra anual. Yo he ganado la semanal y paso a la mensual, donde compiten los tres ganadores del mes, y el que gane sí que pasa a la ran final de los 6.000 euros.

Mr Blueberry dijo...

Enhorabuena tío...Al final no pude escucharte en directo, porque tuve que ir a la Seguridad Social a hacer unos trámites y cuando llegué a casa ya había acabado lo delos relatos...

Muy bueno y muy inquietante el relato y me encantan esas casualidades que se dan en la vida como la que cuentas de Victor Jara...

Un abrazote

Alma dijo...

La venganza es más dulce si la puede ejecutar uno mismo.

Un texto estupendo, no me extraña que haya ganado.

Enhorabuena

Odiseo de Saturnalia dijo...

oeoeoeoeoeoe... se puede ir mojando relatos, con unas cervezas????

enhorabuena chaval!!!!!

Miguel Baquero dijo...

Enhorabuena, amigo. Muy bueno el relato, a cuántos no les gustaría muchas veces tomarse la justicia por su mano. Espero que te hagas con el premio final. Mejor: confío en que te va a hacer con el premio final.

Raúl dijo...

Pues me encanta el micro, Manu. Y dado que no soy Luisgé Martín, no voy a decirte que me hubiera gustado escribirlo a mí, no porque no sea verdad, sino porque no te va a hacer tanta ilusión escucharlo. Seguro.
Enhorabuena.

Sinuosa dijo...

Un premio merecidíiiisimo. Me encantó.
A ver si hay suerte y te llevas el gordo.
¡Felicidades!

Sinuosa dijo...

Una preguntilla: ¿esos relato de la cadena ser, son de los que propone Juan José Millas?
Es que pico en el enlace y no encuentro otros.
Gracias.

Alba dijo...

Enhorabuena Manu. Escuché el programa. Era el mejor, sin duda. Ahora a por el mensual.

Muchos besos

Alejandro Ramírez dijo...

Felicitaciones, buen cuento.

Araceli Esteves dijo...

Muy bueno. Y mis más sinceras felicitaciones por haber quedado finalista de la semana. Estaremos atentos a la otra final y la requetefinal. Como te toquen los 6.000 eurazos te vas a tener que pagar algo.

manuespada dijo...

Sinuosa, el concurso está pinchando en este enlace: www.escueladeescritores.com Un saludo a todos.

Manu

Lola Sanabria dijo...

¡Enhorabuena Manu! A ver si pasas la mensual y luego la del año, en cuyo caso no te perdonaría una invitación.

Besos.

Belén dijo...

Jo, es que esa facilidad de relatos es lo que me funde de envidia cuando te leo querido manu...

besicos

P.D y mil besos!

Sinuosa dijo...

Muchas gracias, Manu, acabo de entrar en la página y leer a tus competidores. Tienes muchas posibilidades.
¡Animo!

Anónimo dijo...

Lo primero de todo, Enhorabuena, Manu. Escuché los relatos y yo también voté por el tuyo.
Lo que cuentas de Luisgé Martín es genial. Yo he leído el libro del que hablas también por el interés en Allende y aquella época, y me ha fascinado. Lo recomiendo fervientemente. Y por lo demás, suerte en las otras dos finales (ya doy por hecho que llegarás a la finalísima). Un saludo.

El Viajero Solitario dijo...

Mis felicitaciones, Manu. Ya te lo merecías, que llevabas varias semanas rondándolo.

Muy bueno el micro de esta semana. Las ansias de venganza del protagonista no dejan indiferente, en especial al de la camisa azal, que, sin comerlo ni beberlo, se tendrá que chupar, cuanto menos, alguna que otra noche en el calabozo.

De adolescente también me gustaba esa canción de Víctor Jara: Te recuerdo Amanda, las calles mojadas...

Herman dijo...

Sí señor, me alegro por ti. Mis felicitaciones por el reconocimiento.

Álvaro Dorian Grey dijo...

acabo de terminar de ver un telediario y m eescribes esto... ¡¡¡¡ es genial!!!! Felicidades ammigos, eres un crack...
saludos, salud y mucha suerte.

eva- lazarzamora dijo...

Este relato Manu me recordo la peli de R. Polanski "La jeune fille et la mort" con Sigourney Weaver y Ben Kingsley.
Muy bueno, como todo lo que escribes chiquitin.
Un beso y pasa un buen domingo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Manu, el relato es muy bueno. Ojalá te lleves el premio, pero de todas maneras,me voy a tomar una cervecita a tu salud, para que nos deléites con muchos relatos.
Besicos escritor.

Hank dijo...

Te felicito para no caer en el tedio de ser un "hijoputa negativo" (estoy hasta el moco de tanto autobombo bloguero, con perdón), pero lo que más me importa de tu entrada no es tu premio sino tu aporte, el maravilloso micro que has escrito: bueno sin paliativos. No es una anécdota, ni un chiste, ni una ocurrencia, como lo son la mayoría: es un micro en toda regla y de una calidad poco común.

Vale, felicidades de las buenas.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Hank. Los micros finalistas no siempre son de mi agrado porque a veces parece que prima la ocurrencia,lo anécdotico o chistoso sobre lo que debe ser un micro. Y aunque tu micro tiene sorpresa final vas dejando entrever lo que ocurrirá dosificando sabiamente la información. A veces en algunos micros se premia la sorpresa como único mérito literario y en mi opinión tirar siempre de ese efecto no es la clave de un buen micro; se abusa de ello.
Felicidades Manu.
Me ha encantado el relato de las palabras perdidas con el que ganaste un premio.

Cecilia dijo...

Me ha gustado mucho tu relato. Es difícil compendiar sentimientos, sensaciones, impresiones en tan pocas palabras, pero lo has conseguido. Manu, creo que el arte de las letras se te da muy bien.
Espero y deseo que se cumplan tus proyectos en este proceloso mar de la edición y la publicación. Por ti y por tus lectores.

El Viajero Solitario dijo...

Aunque tarde, muy tarde (he estado un tiempo ausente del mundo en general, y bloguero en particular), no quería dejar pasar la ocasión de felicitarte por tan buen micro, Manu. De esos que te provocan un escalofrío al final.
Lo del premio, lógica consecuencia.
Enhorabuena.