9/29/2007

DE LAS MORDAZAS


Desde que secuestraron El Jueves se está montando gorda en torno a la figura del rey. Me imagino al fiscal tirándose de los pelos, pero esas son las consecuencias de intentar acallar las plumas, los lapiceros, los bolígragos, los pinceles, las teclas de la máquina de escribir o del ordenador. Tras el secuestro de la revista vinieron las críticas de Anasagasti en su blog y sus posteriores declaraciones en varios programas. Luego vino la quema de fotos en Cataluña y la petición de abdicación de Jiménez Losantos. Ahora llegan los debates sobre la Monarquía en todas las televisiones, un ejercicio de democracia excelente, porque al fin se ven debates públicos sobre Monarquía-República. Basta ya de pacto tácito de los medios para hacer la pelota al rey, que llevamos 30 años de democracia (Frando estuvo 40) y aún hay autocensura en los medios. Recuerdo multitud de órdenes al respecto en los 10 años que llevo ejerciendo como periodista, entre ellas la ridícula premisa de no mencionar la palabra república durante la entrevista a un líder republicano por si nos llamaban de "arriba". La culpa de esto ni siquiera la tiene la Corona como institución, sino los propios medios y el miedo heredado, el eco de los sables de hace 70 años. El miedo a los fantasmas no nos deja soltar lastre. Al menos, de algo ha servido el secuestro de mi querida revista El Jueves. Enhorabuena chicos. Hoy hay más libertad de expresión. Y todo, gracias al efecto rebote de una mordaza.

8 comentarios:

woody dijo...

Lo jodido no son las mordazas, sino las "automordazas". A veces nos ponemos la venda antes de la herida...

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Ya era hora cojones. Para unas cosas queremos ser muy Europeos pero para otras no tenemos nada que envidiar a otras latitudes y altitudes.

Belén dijo...

Ayer sin ir mas lejos oí decir a la rahola que ya iba siendo momento de hablar de la república sin dolor, si no como adultos que somos... quizá a partir de ahora se hable algo mas que el modelo que llevó letizia en tal o cual evento :)

Besos!

Evan dijo...

Eso es lo que pasa, se hace efecto rebote con esto de las mordazas (censuras) y termina siendo peor el remedio que la enfermedad...

Un beso!

manuespada dijo...

Woody, cierto, la autocensura es la antítesis del periodismo, al menos, del periodismo valiente (¿te has leído "Sostiene Pereira"?)

Alberto, semos asín, a ver si los países del sur nos vamos quitando de una vez esos estigmas y complejos.

Belén, a unos les duele más que a otros, como si en una república no pudiera haber partidos de todas las ideologías, como en Francia.

Evan, lo triste es que durante el franquismo había censura explícita y se intentaba regatear a los censores, pero ahora ni siquiera intentamos luchar contra nuestra propia autocensura. En el fondo se trata de dejadez y comodidad, ¿para qué buscarte problemas?

ella y su orgía dijo...

Estupendo lo de los debates, pero ¿sirven de algo? ¿Para cuándo un referéndum sobre el temita?

Besos orgiásticos.

manuespada dijo...

Ella, los debates en sí mismos no sirven, pero lo que no vale para nada es autoprohibirte hacer debates.

humo dijo...

Creo que lo que se está montando es "una gorda"... mediática.
Casi todo lo que se dice en los medios interesa fundamentalmente a los dueños de los medios: la noticia más importante es la que más vende.
Y la autocensura no es otra cosa que el miedo a perder el puesto de trabajo: la peor autocensura es la del sinpapeles que no se atreve a decir ni mú, salvando las distancias.