6/26/2007

JUNIO


Ayer acabé la novela “La piel fría” (estupenda) y el autor analiza la vida como un ciclo, un círculo con principios y finales circulares, una órbita que siempre empieza y acaba en nuestra propia soledad. En junio siempre acaba un círculo, pero empieza otro. Acaba el programa, pero comienza la temporada de verano con el proyecto estival: nuevas caras en la redacción y la incorporación de un nuevo guionista, un tipo con cara de buen tío que, por cierto, ha escrito el guión de la única peli española que ha estado en la sección oficial de Cannes este año, un film titulado “La soledad”, y que ha tenido un gran éxito de crítica. Habrá que ir a verla. Con junio también se acaba el curso de relato, y ya estoy echando de menos las lecturas de los compañeros, los ataques de risa y las críticas del profe. Mañana también se marcha a su Marbella natal mi amigo Carlos, que nos ha acompañado en la aventura madrileña durante siete intensos años. Espero que allí cumplas tus sueños. Echaré de menos esos partidos interminables, esas cañas vespertinas y esas conversaciones sinceras que sólo se tienen con los amigos ciertos. Ainara ha pasado página del Periodismo y se ha embarcado en un nuevo trabajo, pero sé que volverá. David empieza-acaba con coche de empresa, aunque el León que él quería se ha quedado en un cachorro cuyo motor apenas ruge como un gato. Ya crecerá. El año que viene por estas fechas será un tigre. En definitiva: junio. El final y el principio de todo. Adiós. Hola. Hola y adiós.

3 comentarios:

Evan dijo...

De este lado del océano podríamos tomar a Enero como final y principio de todo, además coincide con la finalización del año.

Cuando un ciclo se cierra, otro se abre inmediatamente, no se si será mejor o peor, solo debemos estar alertas para disfrutarlo al máximo...

Me voy pensando...

Saludos, Manu

Luna Agua dijo...

Me pasa lo mismo que evan.
Acá se inicia el invierno y estamos en medio del trabajo laboral.O sea tenemos rato para empezar nuevis ciclos, aunque en tu escrito queda también entredicho, por elesquema del circulo, que lo nuevo o dejar lo antiguo, siempre puede suceder en cualquier momento.


Abrazos

kamenah dijo...

Para mí que todavía soy estudiante junio sí que marca una época de finales -exámenes finales- aunque este año conseguí librarme de ellos no sé muy bien cómo, pero el hecho de que este sea el mes en el que mis amigos y yo salimos menos de casi todo el año, no nos veamos las caras más que entre los flexos de la biblioteca o el césped del campus es bastante peculiar, eso sí, en julio volvemos a la carga con más energía y ánima que nunca.