3/23/2006

LA PRENSA SERIA


Los colaboradores de corazón estaban maquillados y listos para saltar al terreno de juego cuando ETA hizo público su comunicado. El Ministro Bono estaba llegando, así que no pudo entrar en plató, por lo que las lenguas más afiladas de la prensa rosa tuvieron que comentar el vídeo de los encapuchados en la gran pantalla de plató:

- Aquí vemos a unos señores vestidos con un modelito de David Delfín, recién llegados de pasarela Cibeles. Posan para la prensa bajo los flashes con el logo una conocida marca de camisas detrás, en el fotocol, se ve que son los patrocinadores de esas boinas francesas.
- Pues no los veo demasiado delgados para venir de Cibeles, Mari, al menos llevan la 38. ¿Qué dice esa tía guarra de la capucha? ¡Menuda pinta de zorra!
- Pero si no le ves la cara. Fuentes solventes me confirman que no se trata de gente modelo, sino que tienen un oscuro pasado pero que se puede hablar con ellos...
- Entonces... ¡invitémoslos a plató para despellejarlos a cambio de 5 kilos!
- Esta semana no tenemos presupuesto, se lo ha llevado todo Carlos Larrañaga. Vamos al siguiente tema.
No ocurrió tal cual (¿no?), pero apenas hay diferencia entre hacer el guión de una mesa política plagada de ministros y una mesa de corazón. Al fin y al cabo los políticos con muy frikis y el Periodismo de declaración y contradeclaración. A la hora de trabajar es igual un Acebes-Blanco que un Dinio-Marujita. Se insultan, tú lo pones, otros lo comentan y punto. Réplica-Contraréplica. Fue instrucitivo el día que aquel periodista político comentó un vídeo sobre Gonzalo Miró y Eugenia con un entusiasmo sinigual.

12 comentarios:

Cecilia dijo...

la ironia es uno de mis recursos favoritos!! ;)
saludos!!

sergio m. mahugo dijo...

Ayer escuché en la radio una noticia: habían salido para "pulsar" la opinión de la gente y el estado de ánimo de Bilbao. La redactora metió un corte que duró tres o cuatro minutos; era la conversación entre tres mujeres en una cafetería. Me pareció mil veces más interesante que la tertulia entre los contertulios de siempre.
Como me contabas tú en tu comentario... lástima de Periodismo el que nos ha tocado vivir!

anTón dijo...

...pero tú, todo lo dignificas querido Manu

anTón dijo...

...pero la basura ajena no dignifica la nuestra

Jose M. Sánchez "Daze" dijo...

"Pero apenas hay diferencia entre hacer el guión de una mesa política plagada de ministros y una mesa de corazón". Creo que ese es, precisamente, el problema de todo esto. Lo ciudadanos ya no nos interesamos por la política. Lo que nos gusta son los gritos y los insultos y las descalificaciones. En fin...como dice nuestro amigo Sergio..."lástima de periodismo que nos ha tocado vivir".Aunque hay que tener todavía ilusión por hacer un peridismo más serio, riguroso y, sobre todo, interesante. Saludos Manu.

manuespada dijo...

En el fondo todo reside en la espectacularización del medio. Vemos tanto, que nos hemos quedado ciegos, así que el truco es ir a más, hasta que toquemos techo.

Pedro Daví dijo...

A mi entender la pena reside en que tengamos que utilizar los recursos periodísticos para noticias sin importancia. Claro que el trabajo es el mismo. Pero tiene más sentido cuando la noticia es importante. De eso de todas formas también tenemos mucha culpa los televidentes. Venimos de currar con dieciocho mil problemas y lo menos que nos apetece es ver prensa seria.

jgmcse dijo...

a mi actual pareja sentimiental le encata la foto....le hace gracia....jajaja

jgmcse dijo...

A ver los llevo Quintero a su programa .... estaría bien :-)

manuespada dijo...

Pero si los lleva Quintero que él y el Risitas se pongan también una capucha, ¿por dónde fumaría?

Ainari dijo...

A mí es que ese rollo Ku Klux Kan con txapela... Ufff.. Menudo carnaval..
El periodismo que nos ha tocado vivir es en realidad el servilismo que nos ha tocado vivir...

caewlin dijo...

El problema es que no hay ningún partido político serio, con ética y sentido del deber cívico. Se hace cualquiercosa por ganar aún sabiendo que lo que hacen no conviene al país: "ya lo arreglaremos cuando lleguemos al poder". Pero tampoco hay medios serios e imparciales, ni jueces del Tribunal Constitucional que no sean "progresistas" o "conservadores", o sea, que no estén puestos allí por un partido o por otro. Es un bipartidismo enquistado en los tres poderes.